sábado, 17 de octubre de 2009

Porrusalda

Esta palabra significa en euskara literalmente "caldo de puerros" aunque por extensión ha pasado a denominar a la porrupatata, que es más o menos lo que vamos a cocinar hoy. Es una receta tradicional e indispensable en la cocina vasca que puede servir como una rica cena o primer plato. Las abuelas siempre la han recomendado para la falta de apetito o los problemas digestivos y lo cierto es que se trata de una comida muy sana y reparadora.

Ingredientes, para 4 personas:
-7 patatas grandes,
-3 puerros,
-5 zanahorias,
-Sal,
-Aceite de oliva,
-Pimentón picante,
-Nuez moscada.

En primer lugar, aclararemos que las especias mencionadas no se han utilizado tradicionalmente en la preparación de la porrusalda. De hecho, la cocina vasca, tan bien surtida en materias primas, es sin embargo muy pobre en la utilización de especias, reduciéndose las mismas prácticamente al ajo, la cebolla, la sal y el perejil. Me refiero, claro está, a la cocina tradicional preparada en los hogares, no a la nueva cocina vasca y todas sus reinvenciones. Por todo ello, el uso del pimentón y la nuez moscada es opcional aunque, personalmente, creo que dotan al plato de un sabor delicioso.
Vamos a cocinar, por fín, después de tanta teoría.

Modo de elaboración:
Pelamos las patatas y las troceamos con un cuchillo, cortándolas hacia fuera, como arrancando los pedazos, lo que hacemos para que la patata quede más cremosa y penetre mejor el sabor.
Pelamos también los puerros, cortando el penacho y el otro extremo con el cuchillo y despojándolos de un par de capas. Luego, los cortamos en rodajitas.
Cortamos igualmente las zanahorias en rodajas.
Cuando tenemos todas las verduras limpias y cortadas, ponemos en un puchero grande un buen chorro de aceite de oliva junto con las patatas, los puerros y las zanahorias. Conviene salar las patatas aparte antes de ponerlas al fuego.
Cubrimos las verduras de agua y las tapamos. Lo dejamos unos diez minutos a fuego alto para que rompa la patata y después lo mantenemos a fuego lento entre media hora y 3 cuartos hasta que la patata esté bien tierna. Este plato se suele preparar más bien caldoso.
Si nos decidimos por añadir las especias, lo hacemos cuando falten unos diez minutos.
Se puede comer junto a unos tacos de bacalao rebozado, por ejemplo, como podéis ver en la receta de la Vichyssoise.
On egin.