lunes, 12 de octubre de 2009

Pasta con boletus y Torta del Casar

Vamos a seguir aprovechando que estamos en plena época de recolección de boletus o a conformarnos, si no tenemos el privilegio de poder consumirlos recién cogidos, con los boletus en conserva que no están nada mal. Esta vez los emplearemos como complemento a unos spaghetti. Para elaborar la salsa utilizaremos, además, un a variedad de queso extremeño: la Torta del Casar. Este queso de textura cremosa y delicado sabor es cada vez más conocido y asequible en cualquier zona del estado español -sin contar que se vende ya en muchos lugares del mundo cen plan delicatessen.

Ingredientes:
-250 gr de spaghetti,
-250 gr de boletus,
-100 gr de Torta del Casar, (puede sustituirse por otro queso cremoso)
-Leche,
-1 diente de ajo,
-Perejil,
-Orégano,
-Pimienta negra molida,
-Albahaca,
-Sal.

Modo de elaboración:
En primer lugar procederemos a cocer la pasta. Para ello, ponemos un cazo al fuego con agua sal y un poco de aceite de oliva. El aceite no es para que la pasta no se pegue: la mayoría de las marcas de pasta ya no lo hacen. Es para mejorar su sabor y textura. Esperamos a que hierva el agua y añadimos la pasta. Si es fresca se cuece rápidamente, en unos 4 minutos; si es seca tarda algo más, entre 10 y 15. Cuando la pasta esté al dente, la escurrimos bien y la reservamos.
Vamos ahora con los boletus. Si son frescos, echamos en una sartén un chorrito del mejor aceite de oliva que tengamos y un diente de ajo entero, sin pelar. Cuando empiece a dorarse añadimos los boletus bien limpios y troceados y los espolvoreamos con perejil y sal al gusto. Los mantenemos a fuego muy bajo durante unos 20 minutos.
Si las setas son conservadas en aceite, hacemos lo mismo con 3 pequeñas diferencias:
1. Los colocamos en la sartén con su propio aceite.
2. Los tenemos a fuego muy lento solo 5 minutos.
3. Como es posible que ya lleven sal, no las salaremos o lo haremos solo hasta el punto que nos guste.
En ambos casos es preciso salarlos y, cuando estén cocinados, debemos escurrir bien el aceite y retirar el diente de ajo, después de lo cual reservamos los boletus.
Nos toca ahora preparar la salsa. Para ello, en una sartén profunda derretimos ponemos un poco de leche a calentar y luego el queso cortado en trocitos. Removemos a fuego lento hasta que el queso se vaya derritiendo añadiendo leche gradualmente si la salsa espesa demasiado. Cuando tenga una textura cremosa, agregamos la pimienta, el orégano y la albahaca. La salsa tiene que ser lo suficientemente abundante como para impregnar bien toda la pasta.
En este momento, incorporamos los spaghetti a la salsa y lo mezclamos bien para que queden bien impregnados y, finalmente, colocamos los boletus encima. Nos quedará un plato de pasta muy rico.
Buen provecho.