viernes, 9 de octubre de 2009

La hoja parroquial de Oiartzun: Elizako Papera


Entre la izquierda es habitual una postura dogmática que no acabo de entender: el desprecio hacia las creencias religiosas y la seguridad de lo incompatible entre una postura radical de izquierda y la adscripción a una fe.
Este recelo se basa en un famoso malentendido de la frase de Marx "La religión es el opio del pueblo" que se cita sacada de su contexto. En la explicación que ofrece el materialismo histórico, la religión, al igual que el arte o la filosofía funcionan como ideologías, pero que en una determinada formación social funcionen así no implica que siempre deban hacerlo o que sean intrínsecamente favorables a la explotación. En un mundo socialista la religión, el arte y la filosofía tienen más cabida que nunca, liberadas de su sumisión a las funciones ideológicas.
Más concretamente, en nuestro país está muy presente en muchas personas de izquierdas la labor de justificación ideológica que la Iglesia ha tenido y tiene de los regímenes franquista y neofranquista. Y la que siempre ha solido tener a lo largo de casi toda la historia de España. Se pierde así de vista que el problema de la Iglesia Católica no reside en que esté por ejemplo en contra del preservativo, o en que su jerarquía sea machista. El problema está en el inmenso poder político y económico que acumula el Vaticano y que le da la posibilidad de imponer sus criterios éticos, aunque esto sea lo de menos. Lo peor es que ha sido una aliada fiel de los explotadores y los asesinos de ayer y de hoy, aliada, en suma, del poder. Un poder que, además, hipoteca su doctrina ética y la obliga a circuscribirse al ámbito individual -los ritos, la sexualidad, etc- abandonando los temas sociales.
Pero este análisis dejaría de lado, sin embargo, la labor cotidiana que numerosos religiosos y seglares de base llevan a cabo cada día luchando contra la cúpula de su propia iglesia, por un lado, y contra la incomprensión de mucha gente de izquierdas, por otro. De estos cristianos llamados de base, aunque yo los llamaría más bien marginales, es de los que quiero hablar. Me centro en la religión católica por 2 razones:
1. Porque es la religión mayoritaria en nuestro ámbito cultural.
2. Porque como musulmana creo que puedo ofrecer un punto de vista más desapasionado.
Podría mencionar numerosos nombres de famosos cristianos de izquierdas conocidos por todos y hacer una pequeña reseña de sus biografías, pero me parece más interesante y esclarecedor para mi argumentación, transcribir sin más, literalmente, un artículo de la hoja parroquial de este mes que se buzonea por voluntarios en mi pueblo. He de aclarar que no conozco al cura que supongo que la escribe, ya que no acudo a misa ni participo en actividades católicas de ningún tipo. No sé ni su nombre. Solo sé de él que, cada vez que redacta su Elizako Papera mensual -un folio doblado- dice, de forma sencilla y tajante, lo que muchos periódicos supuestamente de izquierdas, pero vendidos al capital, como Público, no quieren o no se atreven.
A ver si este pequeño ejemplo ayuda a que algunas personas dejen de moverse por prejuicios y analicen libremente las actitudes y compromisos personales de cada uno.

LA CRISIS Y LA GRIPE PORCINA.

Dos temas muy del día y que están consiguiendo mucho espacio y mucho papel en los medios. ¿Pero qué sabemos los simples ciudadanos de esos dos puntos? Algunos mucho de la crísis; la están sufriendo en sus propias carnes. Saben lo que es estar en el paro, que ese dinero se acabe, que no se vea la luz por ningún lado y sienten lo que es ser impotente en estas circunstancias. Más cuando ven que los que la han traído no la van a sufrir y que los que la gestionan andan bastante de la mano de los causantes. Añádase la falta de solidaridad auténtica que se hace patente cada día en el ancho mundo. Como siempre en el sistema capitalista -hoy no hay otro- será el asalariado o el candidato a serlo quien lo sufra y aporte el remedio en sudor y lágrimas.
En cuanto a la famosa gripe, parece más que nada invento de los laboratorios, al menos en lo respectivo a su gravedad y alcance. Periódicamente nos alertan sobre epidemias gripales o parecidas. Después del SIDA, que se demostró realmente grave, vino el ébola y las vacas locas y la gripe aviar y ahora la porcina. Por lo que sabemos, no han causado entre las cuatro últimas tantas muertes en todos estos años como las que se dan por la gripe común cada año. Pero sí nos consta que los laboratorios se han forrado con la venta de vacunas preventivas y medicinas curativas que se han quedado Dios sabe dónde.
Esto sí es un pecado y muy grave contra la humanidad, como lo es el haber generado la crísis económica y lucrarse con estas pestes. Otro casi tan grave es el jugar con la información y con la gestión de esperanzas a medida de los intereses políticos y económicos. Todo esto de moral y de cristiano, nada.

4 comentarios:

bLuEs dijo...

El fracaso de los gobiernos que se autodenominaron marxistas procede en buena medida de creer que el marxismo se limitaba a crear condiciones económicas favorables para el proletariado. Aparte de que lo único que consiguieron es sustituir una burocracia por otra olvidaron que Marx habló únicamente de las condiciones económicas como medio, no como fin. En el fin se encuentra también lo que citas, religión, arte, filosofía, etc ... Por eso la repetida malinterpretación de la famosa frase no tiene nada que ver con ser marxista.

A mí también me sorprende que siempre se acabe por buscar un tono ateo a las tendencias políticas de izquierdas. Leyendo la cita me ha venido a la cabeza una entrada publicada hace poco y que, en parte, se refiere al tema . http://pacotraver.wordpress.com/2009/10/04/crimenes-patentes-e-industria-farmaceutica/

Saludos.

Dizdira Zalakain dijo...

Qué casualidad. Hace unos días estuve leyendo sobre Teresa Forcades. Aparte del tema de las farmaceúticas -que ya sabes que me obsesiona- esta mujer ha escrito un libro en el que ha tratado el tema de la Teología feminista. Intentaré conseguirlo: en principio parece una persona inteligente y con ideas propias. Gracias por el link: no conocía el blog.
Saludos.

Jose Luis Forneo dijo...

El video de Teresa Forcades es claro y contundente, pocos son asi de directos. Teneis razon en que la izquierda a veces es gelidamente racional, olvidando que el ser humano es mucho mas complejo que la logica o las matematicas. Aunque tambien es cierto que las iglesias y otros poderes lo saben y son capaces de controlar el deseo, el espiritu, y la ideologia de los hombres. La religion y la izquierda no son incompatibles, lo verdaderamente incompatible con la izquierda es la explotacion y el sometimiento (sea cual sea su forma)

Dizdira Zalakain dijo...

Me alegra que pienses así. Yo desprecio y critico igualmente el papel de control social y la explotación que en tantas ocasiones ha ejercido la religión. Me interesa como experiencia personal mística e introspectiva y tambián como motor de cambio social.
En cualquier caso, mucha gente suele regirse por estereotipos y si no te amoldas a uno de ellos, no sabe a qué atenerse.