sábado, 2 de mayo de 2009

Patatas con ajo.

Hoy vamos a preparar una receta típica de la cocina tradicional de Murcia, donde se suele tomar en los merenderos de la huerta, como acompañamiento del cordero o pollo a la brasa. Estos lugares se encuentran por los alrededores de la capital murciana o en las numerosas pedanías que la circundan. Pero también por todas las huertas de la Región. Suelen ser una especie de patios repletos de limoneros y naranjos donde se busca el fresco en las tórridas noches de verano y donde se come muy bien a precios muy asequibles. Es una tradición algo parecida a la de nuestras sidrerías, aunque los murcianos no saben venderla y eso es genial porque, de esta forma, no se llenan de guiris y así no suben los precios..
En cualquier caso, estas patatas resultan una guarnición estupenda para pescados, verduras, etc.

Ingredientes:

-Patatas,
-Aceite,
-Sal.
-Mayonesa,
-Ajos.
-Limón.


MODO DE ELABORACIÓN.
Pelamos las patatas y las cortamos en dos mitades, longitudinalmente. Si las patatas son grandes se cortan en más rodajas, porque conviene que éstas no sean demasiado gruesas. Las salamos y las colocamos en la bandeja del horno que, previamente hemos untado con aceite para que no se peguen. Antes de meterlas en el horno les damos la vuelta para que se impregnen de aceite por las dos caras.
Las ponemos en el horno precalentado unos cinco minutos a una temperatura de 180 a 200 grados durante unos 20 minutos, pinchando con un tenedor para comprobar que están tiernas.
Mientras se están asando las patatas, preparamos el ali-oli. Una vez más, acudiremos a la fórmula sencilla y compramos la mayonesa ya hecha..
Ponemos en un recipiente dos dientes de ajo por cada 250 gramos de mayonesa y un chorrito de limón para que resulte menos empalagoso. Lo pasamos por la batidora y ya está listo.
Luego vamos untando las patatas con el ali-oli según las comemos.

Consejillo del día:
Muchos opinan que es mejor preparar el ali-oli asando los ajos previamente porque resulta menos fuerte e indigesto. Yo lo sigo haciendo crudo porque me encanta el sabor a ajo, pero hay estómagos delicados y puede ser una buena idea.