jueves, 6 de mayo de 2010

Salma Yaqoob

Hoy es día de elecciones en UK, el país en el que se inventó el bipartidismo, ingenioso sistema consistente en que un representante de los intereses de la burguesía hace como que se pelea con otro representante de los intereses de la burguesía, pseudopeleas que sirven para llenar de estupideces la prensa política. Este modelo, como tantas otras lacras de la isla, también ha sido exportado a la Europa continental. Las elecciones en UK, lo mismo que las de casi toda la actual Europa, son perfectamente aburridas y prescindibles. Si no se celebrasen, nadie notaría la diferencia. Pero esta caricatura de democracia a veces permite alguna pequeña nota de color, como podría ocurrir si en las elecciones de hoy, la candidata por el partido RESPECT a la circunscripción de Birmingham Hall Green obtiene más votos que su rival del partido "laborista", Roger Godsiff. Entrecomillo "laborista", porque la denominación es hoy una radical ironía: el partido debería denominarse abiertamente "capitalista." Es curioso que sigan sintiendo vergüenza de llamarse así.
Como musulmana, no puedo dejar de hablar de la candidata de RESPECT, Salma Yaqoob , que aparece en los carteles electorales con el mismo hiyab que lleva siempre. En las pasadas elecciones quedó segunda, y ello a pesar de que su partido fue perjudicado por denunciadas prácticas fraudulentas en el voto por correo. Algunos ex-parlamentarios del partido "laborista", hartos de la deriva derechista de su grupo, han expresado públicamente su apoyo a Salma y a su partido.
RESPECT pretende representar el voto de auténtica izquierda, asumido en Escocia por los nacionalistas de izquierdas y que, hasta hace cinco años había quedado huérfano en Gales e Inglaterra. RESPECT son la siglas de Respect, Equality, Socialism, Peace, Environmentalism, Community and Trade Unionism (Respeto, Igualdad, Socialismo, Paz, Medioambientalismo, Comunidad y Sindicalismo). Se trata de un partido bastante tibio para mis gustos, pero desde luego en Gran Bretaña hoy puede pasar por radical.
Las claves del éxito de Salma Yaqoob hay que buscarlas en la tradición de voto de izquierdas en Birmingham y en el hecho de que uno de cada tres de sus ciudadanos es musulmán.
La victoria de Salma no es ni mucho menos imposible. Si consigue su escaño, tendremos a una parlamentaria británica con hiyab en la misma Unión Europea en la que, en Bélgica, llevar un pañuelo por la calle está prohibido.
Dije arriba que en la Europa continental hemos importado muchas lacras de Gran Bretaña. Pero aun más significativo y triste es lo que no hemos importado: por ejemplo, la tolerancia religiosa.