domingo, 19 de julio de 2009

ALIMENTOS HALAL.

La palabra "halal" significa en árabe lo permitido o legal. Se aplica a todos los ámbitos de la vida de un musulman, aunque a menudo y, sobre todo en los lugares de habla no árabe, se suele restringir a la comida.
Lo contrapuesto a lo halal es lo haram, osea, lo prohibido y es de estos alimentos de los que hablaré a continuación, alimentos que nos están vetados a los musulmanes.
Son alimentos prohibidos los siguientes:
-La carne y sangre de cerdo y todos sus derivados, así como la utilización de productos no alimenticios elaborados con grasa de este animal, por ejemplo, algunos cosméticos.
-Los animales no sacrificados según la forma halal. Los animales no deben haber muerto de forma cruenta ni natural. Se sacrifican practicando ciertas incisiones que garanticen que la carne quede limpia de sangre y que eviten sufrimiento al animal.
-El alcohol. Aunque el Corán menciona expresamente la prohibición de ingerir vino, ésta se ha hecho extensiva al resto de las bebidas alcohólicas. No obstante, existen musulmanes que ingieren bebidas alcohólicas de cereales de forma moderada, como los alevíes.
Para los musulmanes chiítas está prohibida, así mismo, la ingesta de mariscos y crustáceos.
Afortunadamente, debido a la inmigración de musulmanes sobre todo magrebíes y paquistanís en el estado español cada vez son más frecuentes las carnicerías y comercios halal. Tampoco es preciso recurrir a recetas foráneas -aunque por otra parte son estupendas. Podemos perfectamente adaptar nuestra cocina para que resulte halal, sustituyendo los productos procedentes del cerdo por otros cualesquiera.
En este blog, todas las recetas están pensadas con ese criterio, junto con el del fomento de los alimentos ecológicos y la promoción de sus productores en detrimento de multinacionales e intermediarios, así como el de la lucha contra los transgénicos.
Finalmente, existen algunas discrepancias relativas a ciertos asuntos como si es o no halal cocinar con alcohol. Hay quienes opinan que durante el proceso de cocción éste se evapora y, por tanto, podría utilizarse y quienes opinan que no se evapora por completo y por tanto es haram.
Conviene aclarar también que los medicamentos que contengan alcohol y sean necesarios, al no poder ser sustituídos por otros, lógicamente quedan excluídos de esta prohibición. Tampoco se puede considerar como falta, ingerir un alimento haram que se desconoce que lo es.
En el estado español existe un Instituto Halal, situado en Córdoba, encargado de la certificación de empresas productoras de estos alimentos destinados a la comunidad musulmana.

2 comentarios:

bLuEs dijo...

Teniendo en cuenta que muchos pensadores han sido austeros en cuanto a sus hábitos alimenticios.,... ¿Te parece que esto que aquí comentas es también una "disciplina para la mente" o sólo debe de ser visto desde el lado religioso?

Gracias y saludos.

Dizdira Zalakain dijo...

Me gusta mucho tu pregunta. Creo que en mi caso hay un gram componente de discipllina mental. Lo digo porque, al convertirme al Islam siendo adulta y por una indagación personal, he tenido que asumir este modo de alimentación ajeno a mi cultura. Antes yo disfrutaba bebiendo buen vino y no concebía una receta sin ese acompañamiento, Pero esa renuncia me ha supuesto un grado de disciplina mental que, creo, me ha fortalecido. Algo parecido sucede con el ayuno de Ramadán. aparte de un tiempo de especial meditación introspectiva y oración, supone un esfuerzo físico terrible. El año pasado fue mi primer mes de Ramadán y me costó mucho pero, aunque pueda sonar ridículo, al finalizarlo te sientes purificado y más fuerte, no solo en la fe sino en lo que tú dices.
Saludos.