miércoles, 23 de febrero de 2011

Compota de manzana.

La compota es un postre tradicional de Euskal Herria y muy típico de las Navidades. Ahora está dejando de consumirse en favor de propuestas mucho más sanas y naturales, como el turrón de chocolate y los polvorones industriales. A ver si no terminamos cambiando el besugo por la panga...
Pero la compota "de diario" que propongo hoy es bastante más sencilla y digestiva que las compotas navideñas tradicionales, hechas básicamente de ciruelas y orejones. También es muy refrescante para tomar entre horas.
Puede acompañarse con miel, helado, nata, frutos secos, etc.


Ingredientes:
-Manzanas (mis favoritas son las reinetas)
-Azúcar moreno.
-Canela.



Modo de elaboración:
Como digo, la cosa no puede ser más simple. Pelamos las manzanas, quitándoles el corazón y las cortamos en forma de obleas o monedas finas. Las colocamos en una olla, cubriéndolas apenas de agua.
Añadimos azúcar al gusto y las espolvoreamos de canela en polvo.
Las mantenemos a fuego lento y tapadas hasta que adquieran una consistencia parecida a la mermelada. La casa se llenará de un aroma delicioso. Dejamos que se enfríe y a disfrutar. En la nevera se conserva muy bien y fresquita está muy rica.
Buen provecho.

2 comentarios:

R.A.F.A.E.L. dijo...

Uno de mis manjares favoritos, aunque nunca lo he preparado ni con azúcar moreno (a pesar de que me gusta más que la blanca) ni con canela (que no me mola demasiado).

Las manzanas golden las prefiero a las reinetas.

Con todo, seguiré tus indicaciones al pie de la letra, a ver si me sale una compota exquisita.

Agurrak, Dizdira!

Dizdira Zalakain dijo...

Bueno, pues ya me dirás. Con las manzanas reinetas y el azúcar moreno sale algo menos dulce, que es justo lo que me gusta a mí, Pero esto va en gustos.
Agurrak.