jueves, 17 de febrero de 2011

Judíos en Irán (II)

En la entrada anterior pudimos comprobar cómo la situación de los judíos en Irán contradice con hechos las acusaciones que los medios lanzan contra los líderes revolucionarios, equiparándolos con el régimen nazi. Un vistazo a Google nos confirmará que esta equiparación ha calado en las conciencias de la población occidental: las caricaturas de Ahmadineyad con una esvástica o cualquier otro símbolo parecido son infinitas.
Los hechos, sin embargo, hemos visto ya que contradicen contundentemente tales acusaciones. Con ello debería bastar para desmontarlas, pero también me parece interesante resumir ahora cuáles son las ideas de la revolución iraní acerca del judaísmo en particular y de la pluralidad religiosa en general. Aunque él no es propiamente un ideólogo, me centraré específicamente en las declaraciones del propio Ahmadineyad, para que no haya duda de que este hombre, acusado de odiar a muerte a los judíos y de ser un fanático religioso, también está de acuerdo con lo que tal o cual ayatollah o intelectual iraní opina al respecto.

-En primer lugar, es necesario recordar aquí una de las mentiras más exitosas de la campaña mediática contra Irán -junto con la supuesta lapidación de Sakineh y el ahorcamiento bajo supuesta pena de homosexualidad. Se trata de una campaña previa a la invasión y a los varios intentos de revolución verde, que en estos días vuelve a ser invocada. Pues bien: la otra gran mentira que ha tenido éxito es la famosa frase atribuída a Ahmadineyad "Israel debe ser borrado del mapa." El hecho de que la inmensa mayoría de los telespectadores no tenemos la menor idea de la lengua persa facilita la manipulación. Sin embargo, quien desee comprobar qué es lo que realmente dijo Ahmadineyad, con pruebas y traducción palabra por palabra, puede consultar este magnífico artículo o su traducción al castellano. La traducción correcta sería: “El Imán (se refiere a Jomeini) dijo que este régimen que ocupa Jerusalén debe desaparecer de la página del tiempo”. Es evidente que vaticinar que un régimen terminará por desaparecer no es lo mismo que amenazar con destruir una nación. Lo que desea Ahmadineyah -y Jomeini, y cualquier persona de bien, desde luego- es que el "régimen" sionista que actualmente gobierna Israel sea historia, no que Israel, o los judíos sean "borrados del mapa". Por cierto, que la frasecita "wipe out the map" es lo suficientemente yanki, fascista y hollywodiense como para comprender que nunca la puede haber pronunciado un persa con buen gusto y cierto nivel cultural. Los persas no wipe out nada, los únicos que llevan haciendo eso desde hace tres siglos son los anglosajones.
Esta acusación se basa además en la intencionada confusión que llevamos denunciando todo el rato: se nos hace creer que sionista y judío es lo mismo, o incluso que sionista y semita es lo mismo. Un grupo de asesinos se pretende adueñar no ya de la etnia y la religión judías, sino de todos los semitas del mundo.

-Pero Ahmadineyad, lógicamente, sabe distinguir muy bien entre la política criminal sionista y la religión judía. En este vídeo, por ejemplo, podemos verle recibiendo a un grupo de judíos jaredíes de Nueva York, que le ofrecen sus respetos y que le explican que la religión judía no solo no tiene nada que ver sino que condena explícitamente el sionismo.
Los jaredíes son los que aquí conocemos como judíos ultraortodoxos. Contrariamente a lo que la propaganda nos pretende hacer creer, el sionismo no es el resultado del fanatismo religioso de ciertos grupos de judíos especialmente celosos de su fe. Todo lo contrario: el sionismo es un movimiento esencialmente político-nacionalista, no religioso, y muchos de sus mayores impulsores se han declarado ateos.
Así pues, los judíos realmente religiosos saben que la Torah, como es lógico, prohibe los crímenes horripilantes que los sionistas perpetran a diario. Además, concretamente el Talmud (Ketubot 111a) exige a los judíos no fundar un estado por la fuerza. Para los judíos religiosos, el Reino de Israel solo será instaurado al final de los tiempos y por fuerzas divinas, no humanas.

-Por último, me parece imprescindible escuchar este discurso pronunciado por Mahmud Ahmadineyad en Isfahan. Creo que es una excelente muestra del ideario político-religioso de la revolución iraní, que podríamos resumir así: la revolución islámica iraní es tolerante con las religiones que no son el Islam, las respeta y las valora, cree en sus principios de rectitud y justicia. A quienes combate la revolución iraní es a quienes oprimen a la gente, a los que dicen ser musulmanes, judíos o cristianos pero incumplen las exigencias de justicia que sus respectivas religiones les imponen.


14 comentarios:

R.A.F.A.E.L. dijo...

En un comentario tuyo anterior, Dizdira, hablabas de una "raza judía". Digo aquí lo mismo que escribí en Cuestionatelotodo, del compañero Forneo.
Todos los judíos iraníes que vi en el minidocumental de tu entrada anterior tenían caras de persas, pero profesaban abiertamente la religión judía. El judaísmo es una religión, muy proselitista además, al menos en el pasado. Por eso estoy de acuerdo con quien, tras un arduo trabajo de investigación, ha demostrado que no existe un pueblo judío como tal (ni una raza), sino una religión judía (con sus diversas escuelas y polémicas internas, claro está).

Has vuelto a nombrar a Ahmadineyad, y de nuevo hemos de repetir que él no es antijudío, sino totalmente contrario al régimen israelí. Sin embargo, la señora Clinton no dudó en manifestar públicamente su deseo de fulminar Irán. Los grandes medios tradujeron deliberadamente mal unas palabras de Mahmud sobre Israel; luego esos medios reconocieron farisaicamente que se habían equivocado. Pero a pesar de la "sincera" voluntad de rectificación, la falsa noticia sobre la intención de borrar Israel del mapa siguió circulando a lo largo y ancho de casi todo el planeta. Falsimedia se las trae; ya lo sabemos.

Me gusta, Dizdira, que reconozcas, al igual que lo reconocemos todos, que aunque la voluntad del pueblo iraní chocará contra mentalidades de Occidente, es asunto de los iraníes decidir sobre el sistema que quieran o no mantener para ellos.

Por último, te invito, si aceptas, claro, a recibir un breve artículo lleno de excelentes fotografías acerca de la realidad de la mujer iraní. Realidad que nada tiene que ver con lo que nos pretende hacer creer la propaganda islamófoba.


Recibe mis saludos más cordiales. Es un placer leerte.

R.A.F.A.E.L. dijo...

Se me olvidaba un detalle. Los judíos ultraortodoxos sostienen que no se puede crear nada semejante a un estado israelí hasta la llegada del Mesías. Por eso están absolutamente en contra de ese engendro que es la entidad sionista,amenaza número uno para la paz mundial.

Anónimo dijo...

Como este blog tiene mucho que ver con la gastronomía, ahí va este enlace recomendado:

tenacarlos.wordpress.com/2011/02/16/democracia-al-dente/

Anónimo dijo...

Atentos al manipulador título de este vídeo colgado en youtube:

www.youtube.com/watch?V=0Rnv-b1g4ic

Anónimo dijo...

Perdón. El vídeo es www.youtube.com/watch?V=0Rnr-b1g4ic

Un saludo.

Anónimo dijo...

v minúscula, no mayúscula. Perdón otra vez. Debe de ser cosa del cansancio.

Polaroid dijo...

No hay raza judía porque sólo hay una raza: la raza humana.

Dizdira Zalakain dijo...

Rafael:
Claro que estaré encantada de recibir ese reportaje fotográfico.
Con respecto a los judíos ultraortodoxos y su rechazo al sionismo, puedes incluso comprobar en el post el link al texto del Talmud en el que se basa tal rechazo. Hay que aclarar que aunque todos los jaredíes son antisionistas, algunos de ellos han preferido las comodidades que les ofrece el estado de Israel -que les subvenciona de modo que puedan vivir en sus barrios "puros" sin trabajar. Así que este sector de los jaredíes vive sumido en la contradicción de residir cómodamente en un Estado que no reconocen.

Anónimo 1:
Carlos Tena, tan ingenioso y acertado como siempre. Faltan más articulistas como él en la izquierda de este país.

Anónimo 2:
El tipo que ha colgado el video, además de facha es tonto: por mucho que manipule el título, está dejando decir a Chávez un mensaje que solo una mente perturbada como la suya puede considerar una ofensa para los judíos. Es como si alguien que me odia me regalase para fastidiarme un anillo de oro con una etiqueta que pone: "anillo de hojalata".

Polaroid:
No me metería yo a debatir sobre si existen razas o no dentro de la especie humana, pues es un tema científico que supera mis conocimientos y francamente me trae sin cuidado. Lo único que quiero indicar es que, en cualquier caso, exista o no algo así como una raza judía, ni el régimen iraní ni ninguno de los que condenamos el genocidio que perpetra el estado de Israel en Palestina, tenemos nada en contra de esa supuesta o real raza. Estas imbecilidades las dicen los nazis.

Saludos a todos y gracias por vuestros comentarios.

R.A.F.A.E.L. dijo...

Éste es el enlace sobre la mujer iraní:

www2.irna.ir/occasion/turismo-en-iran/descubra-Iran/La-mujer-irani/la_mujer.htm

Eleutheria Lekona dijo...

1/2

1. Fue, por cierto, en un programa de Carmen Aristegui cuando yo escuché por primera vez – casi íntegro- un discurso que ofreció Mahmud Ahmadineyad al interior del Consejo de Seguridad de la ONU. Recuerdo haber quedado gratamente sorprendida por las palabras de este hombre y de ese período data una convicción mía, una por la cual pienso que Ahmadineyad no es el loco que EUA pretende hacer ver que es. Pero incluso, de no haber escuchado tal discurso, con mucho cuidado me habría tomado y me tomaría las acusaciones que el maniqueo gobierno yanqui lanza contra Ahmadineyad o contra cualquier cosa que obste a sus intereses. Personalmente, poseo un conocimiento muy general sobre la situación política iraní y otro tanto sobre la historia de este pueblo persa. Y lo que sí sé es que vale la pena tener bien en cuenta que Irán, como muchos gobiernos latinoamericanos, ha sido también víctima de la "mano invisible" de papi USA, tal y como se comprueba con los hechos acaecidos en tiempos de Pahlevi y que no fueron sino uno de los tantos intentos –por parte de una nación hegemón- por tomar control de la zona a instancias de las enormes reservas que en petróleo y gas natural posee (por supuesto, ese hostigamiento ha acicateado el surgimiento de procesos revolucionarios tanto en América Latina como en la República Islámica iraní). Y que en los últimos años Irán ha sido objeto de las más grandes descalificaciones y mendacidades por parte del gobierno del Norte, al punto de haber sido etiquetado con el ridículo mote de país perteneciente al eje del mal, por ejemplo. Si se toman en cuenta estas cosas, puedo uno oponer cierta resistencia a tomarse como verdaderos todos los rumores que se difuminan sobre aquel país desde los distintos y serviles medios de información con que cuenta Occidente.

2. En mi opinión, resulta fundamental distinguir sionismo de judaísmo y tener bien claro que, tal y como tú lo relatas aquí -o como nos lo cuenta también Alfredo Jalife- combatir al sionismo ni equivale a combatir al judaísmo (muchos sionistas no profesan el judaísmo), ni –menos- equivale a incurrir en actos antisemitas, pues, en relación a esto último, parece que la verdad histórica comienza a develarnos un hecho que conviene tener en cuenta: el sionismo está compuesto, en su mayoría, por judíos asquenazíes y los judíos asquenazíes no son de origen semítico, sino turcomongol. Una cuestión que seguramente tú y muchos de los que visitan tu blog ya conocen. De cualquier modo, dejo aquí este vínculo a un artículo periodístico que detalla más sobre este punto. El artículo versa sobre el contenido del libro que recientemente publicara el historiador israelí Shlomo Sand y que lleva por título “¿Cuándo y cómo se inventó el pueblo judío?” (en realidad, ya algunos otros libros han sido escritos antes que detallan sobre este evento).

Eleutheria Lekona dijo...

2/2

Y la importancia de hacer tal distinción –entre sionismo y judaísmo- radica en comprender cómo el sionismo utiliza -a su favor- el argumento religioso y el argumento racial a fin de, como caso, canalizar toda crítica de que sea objeto hacia esos dos, llamémosles, frentes. ¡Y que si les ha resultado útil tal maniobra!, con argumentos similares fundaron el estado de Israel en tierras palestinas, contrariando las más básicas normas del derecho internacional. Bajo esos mismos argumentos siguen, hoy día, atormentando a palestinos, iraníes, libaneses y a todo aquello que se oponga a sus ansias imperialistas. Y resulta así que muchas personas se hallan en un punto del tiempo en el que combatir, despotricar o denunciar las muy variadas y nefandas acciones que comete el sionismo contra los pueblos –que no son privativas del sionismo, claro- se hace a precio de ser tildado ¡no sólo de antisemita, sino hasta de simpatizante del nacional socialismo! Y que, como ya sabemos, toda esta confusión no sería posible a no ser por la ignorancia y la apatía de gran parte de Occidente, su resistencia a curiosear, preguntar, indagar, cuestionar, dudar, descartar, comprobar, analizar, pensar, informarse.

Saludos Dizdira,
Eleutheria.

Dizdira Zalakain dijo...

Rafael:
Una curiosa galería fotográfica, que oscila de lo hermoso a lo chocante. Muchas gracias.

Eleutheria:
Ya le había oído en alguna entrevista a este Shlomo Sand desmontando el mito de la raza judía. De todos modos ese mito no me parece tan peligroso como se quiere hacer ver, ya que ni siquiera es un mito que importe a la gente
Para lo que sirve el mito del conflicto étnico y el mito del conflicto religioso es para que los medios oculten la auténtica naturaleza de lo que ocurre en Palestina. Allí no hay ningún conflicto, lo que hay es un genocidio perpetrado sin que nadie, salvo los propios condenados a muerte, mueva un dedo por evitarlo. Y los motivos de ese genocidio no son ni religiosos ni étnicos, son políticos y económicos.
Pero tienes toda la razón en que la ignorancia y la apatía intelectual son las que favorecen que la propagación de estas metiras pueda convencer a la inmensa mayoría de la opinión pública -incluyendo a personas cultas. Estoy segura de que si, por ejemplo, se hiciera una encuesta entre profesores universitarios españoles acerca de Irán y el antisemitismo, el 90% estarían de acuerdo, pese a las evidencias en contra no tan difíciles de hallar, en que, en efecto, Ahmadineyad y su gobierno son antisemitas.

Saludos a ambos

R.A.F.A.E.L. dijo...

Vaya, es bueno saber que los tres conocemos algo del autor de la obra "La invención del pueblo judío". Por cierto, lo mejor del enlace de la mujer iraní que te envié, Dizdira, no es, en mi opinión, la galería de fotos, sino el texto que contribuye a la desmitificación de las condiciones generales de vida del género femenino en Irán.

Saludos.

Saludos.

Eleutheria Lekona dijo...

Ah Dizdira, estoy de acuerdo contigo en eso que señalas, el mito no es importante para la gente. Su peligrosidad -creo yo- radica no en que exista, sino en que -para el sionista- deje de existir. De no ser así, no habría ocasionado tanto malestar en algunas personas que se califican de personas judías y que, al mismo, tiempo defienden y justifican la creación del Estado de Israel. Luego, creo que el mito sí sirve para que se oculte lo que ocurre en Gaza, pero también sirve y ha servido en el proceso de creación del estado israelí en tierras palestinas, ¿con qué otros argumentos, por ejemplo, se habría podido convencer a las personas que emigraron a Israel tras la SGM de tal emigración, de su justicia y de que ocurriría sin mayores repercusiones (como una posible –y comprensible- oposición del pueblo palestino ante tal despojo, por ejemplo)? Sin el mito, la fundación de Israel en tierras palestinas habría sido, por lo menos, un proceso mucho más lento. Y, claro, la verdadera causa de tal genocidio es de naturaleza política y económica, ni étnica, ni religiosa.

Bueno, un tema que da para muchos intercambios y para reflexionar mucho también.

Por cierto, me tomé la libertad de visitar el lugar cuyo URL te ha dejado R.A.F.A.E.L., me dio mucha risa comparar algunas de las fotos contra tu comentario “que oscila de lo hermoso a lo chocante”. Afortunadamente, son más las imágenes hermosas que las chocantes y –como dice R.A.F.A.E.L.- vale bastante la lectura de los comentarios.

Un gusto visitarte.
Saludos,
Eleutheria.