miércoles, 21 de abril de 2010

Se desvela la islamofobia en Pozuelo de Alarcón.

El 29 de Julio de 1513, la reina doña Juana, a la que conocemos hoy con el sobrenombre de "la Loca" publicó una pragmática en la que obligaba a las moriscas a despojarse de la almalafa -la vestidura típica de las moriscas- y a llevar la cara descubierta bajo pena de perder las ropas y 2000 maravedíes la primera vez, 4000 maravedíes y cien azotes la segunda y pérdida de todos los bienes y entrega a la justicia real la tercera. Ante las dificultades de poner en efecto tan cristiana medida, fueron sucediéndose leyes a nivel local y nuevas y cada vez más duras pragmáticas reales. Por ejemplo, el edicto del cabildo de Baza de 1524 es interesante, ya que en él se intenta dar una justificación a semejantes medidas represivas. Por lo visto, la prohibición del velo tenía como objeto evitar la deshonestidad y la desvergüenza. (!)
La presión siguió en aumento hasta que la pragmática de Felipe II de 1566 llegó hasta los límites demenciales, no ya de prohibir el uso del velo, sino de hablar árabe o interpretat música morisca. Los moriscos estaban obligados a tener abierta por las noches las puertas de sus casas. De ahí se pasó a la expulsión sin más miramientos.
Es interesante hacer notar que en aquel siglo XVI muchas cristianas viejas tenían la costumbre de taparse el rostro con un velo exactamente igual que las moriscas. Sin embargo el velo solo parecía molestarles a las autoridades civiles y religiosas cuando eran éstas últimas quienes lo llevaban. Y también hay que hacer notar que en aquel siglo XVI a nadie se le ocurría esgrimir el feminismo como excusa para la prohibición del velo. Las excusas eran igualmente peregrinas, como la que hemos visto de Baza, pero cada época tiene sus fetiches...
Cinco siglos después de aquéllos bárbaros tiempos nos trasladamos a la época de la moderna España democrática y respetuosa de las libertades y nos encontramos con que una niña del IES Camilo José Cela de Pozuelo de Alarcón tiene prohibida la entrada a clase desde hace días porque, como es musulmana, lleva hiyab. El Consejo Escolar de este Instituto, ante la polémica generada por la situación, se ha reunido y ha votado. Quince votos contra solo dos han decidido que Najwa tiene que quitarse el hiyab si quiere entrar a clase. Se queda una tranquila viendo en manos de quiénes está la educación de nuestros hijos. El caso de este democrático y liberal instituto no es único: en la Comunidad de Madrid, dos de cada cinco colegios prohíben expresamente en su reglamento el uso del velo.
En el siglo XVI se esgrimían motivos peregrinos y muy varíados. Cuando para prohibir algo se recurre a estupideces y, además, cada uno se inventa una distinta, es evidente que se trata de excusas y que el motivo es inconfesable -al menos públicamente. Veamos los que se esgrimen hoy:

-El Consejo Escolar estima que Najwa no puede ir a clase porque el reglamento interno del centro impide que los alumnos lleven la cabeza cubierta. Pero... ¿qué sentido tiene esta norma? ¿En qué afecta al desarrollo de las clases que un alumno lleve una gorra, por ejemplo? Esta norma, aparentemente absurda, va mezclada con otras con lógica evidente como la de no comer en clase, obedecer al profesor o no utilizar auriculares o teléfonos móviles. Una repasa el reglamento y no encuentra otras normas absurdas. No se dice nada del tipo de peinado, o de tatuajes, o piercings, o guantes o de los colores de las ropas, etc. Así pues ¿puede alguien creer que esta norma no tiene la finalidad exclusiva y evidente de agredir a las niñas musulmanas? Lo hace, además, tratando de ocultar el auténtico motivo, que es la prohibición del velo, prohibiendo cualquier prenda que cubra la cabeza, en el conocimiento de que en España no está de moda, como en otros países, el llevar gorras u otros sombreros.

-La Comunidad de Madrid afirma que ellos no pueden intervenir ahí, porque la Ley permite a los Consejos Escolares decidir sus propios reglamentos internos. Me gustaría saber si respetaría la Comunidad de Madrid esa autonomía en el caso de que el Consejo Escolar prohibiese a los niños llevar banderas de España o crucifijos, por ejemplo.

-Pero que la normativa es una mera excusa, se echa de ver cuando comprobamos cómo otros representantes de los poderes públicos justifican de otras maneras el hecho de que llevar hiyab debe ser prohibido. Así, por ejemplo, vemos que otro miembro del mismo gobierno regional desmiente la excusa de que se trata de evitar que los alumnos lleven la cabeza cubierta. El consejero madrileño de Presidencia, Justicia e Interior, Francisco Granados, ha dicho: "El Gobierno regional está en contra de la utilización del velo por parte de los niños que van a clase. Creemos que es un elemento de diferenciación y de discriminación que es malo fomentar"
Es evidente, por tanto, que la normativa del centro escolar es una mera excusa.
Rosa Díez, opina sobre el tema que hay que impedir que Najwa lleve el velo porque éste "es una expresión de discriminación de las mujeres." Qué suerte tienes, Najwa, de que doña Rosa te defienda de la discriminación.
Pero para defender a Najwa, nadie como el Defensor del Menor de la Comunidad de Madrid, Arturo Canalda, que afirma que el IES Camilo José Cela "no está poniendo en situación de inferioridad a la niña porque el derecho a la Educación lo tiene garantizado, ya que la Consejería oferta la posibilidad de que cambie a un colegio donde no exista esa limitación." Claro, es verdad. En la Sudáfrica del Apartheid, había colegios que también tenían ese tipo de limitaciones, pero los niños negros siempre podrían ir a otros que no las tuvieran.

Por último, y como muestra de la solidaridad interreligiosa y del ecumenismo posconciliar de la que hacen gala nuestros católicos, os dejo algunas de las declaraciones del presidente de la Confederación Católica de Padres de Alumnos (CONCAPA), Luis Carbonell:
"Si en este colegio está prohibido, pues hay que respetar la norma" "Cuando vamos a casa de una familia o a visitar un país respetamos sus costumbres" "Cuando visitamos un monumento respetamos las normas que imperan en el mismo y, por ejemplo, nos cubrimos la cabeza"

Cubrámonos la cara de vergüenza ante este monumento a la necedad y al fascismo.

Fuentes:
El País: http://www.elpais.com/articulo/sociedad/va/pasar/ahora/Najwa/elpepusoc/20100421elpepusoc_4/Tes
López de la Plaza, Gloria: "Las mujeres moriscas granadinas en el discurso político y religioso de la Castilla del siglo XVI (1492-1567)

4 comentarios:

Jose Luis Forneo dijo...

Para nada la CAM es neutral en el asunto. Al contrario apoyan totalmente al colegio en su actitud islamofoba, y ademas fomentan la persecucion a quien decide usar voluntariamente un pañuelo en la cabeza (como otros llevan cruces, gorros o estrafalarios piercing de moda).

El derecho a la educacion esta por debajo, para los siempre "tolerantes" miembros del gobierno autonico madrileño, que el de la libertad religiosa (porque en el fondo lo que se esconde detras de la actitud del ejecutivo postfranquista de la CAM es una guerra cultural, una discriminacion a lo extranjero, es decir xenofobia, racismo)

Dizdira Zalakain dijo...

Depende a qué extranjero. Porque si los niños judíos -por ejemplo- vistieran de algún modo extraño, me da la impresión de que no tendrían ningún problema para acudir así a clase.
Saludos.

bLuEs dijo...

Me resulta interesante la comparación histórica que has hecho. Después de todo la idea de"progreso" en la humanidad parece más ilusoria que otra cosa. Con temas como el del artículo parece que la dirección es más bien cíclica (en el sentido de repetir los mismos errores) que lineal (en el sentido de avanzar hacia algún lado que merezca la pena).

Cubrámonos la cara.

Saludos

Dizdira Zalakain dijo...

Si. Lo curioso es que hay quienes dicen tranquilamente que perseguir a quienes desean llevar una determinada vestimenta es un signo de modernidad.