martes, 6 de julio de 2010

San Enfermines

Las ferias y fiestas de una localidad son de esas cosas sagradas con las que es mejor no meterse, so pena de terminar linchada. Pero habrá que hacerlo.
Durante todo el año, el solidario y democrático ciudadano se comporta con el civismo y la consideración que le han enseñado: no dice palabrotas delante de los niños, condena todo tipo de violencia y lee periódicos bajos en contenido ideológico. Una tiene la sensación de que tal dechado de urbanidad debe ser producto de un alma enjaulada. En efecto, así es: vienen los días especiales, en los que la jaula se abre y sale la bestia violenta, frustrada y cutre que realmente era aquel ciudadano del telemaratón solidario. La jaula se puede abrir algunos días especiales: despedidas de soltero, victorias de mi equipo de fútbol... A veces se queda abierta mucho tiempo, como en las guerras. Pero una ocasión muy especial y puntual a su cita la constituyen las ferias y fiestas patronales, que en muchos lugares del estado español constituyen una magnífica licencia para matar, herir, vejar, destrozar y degradarse.
Por motivos que nadie puede explicar, un obispo de Amiens del siglo III, supuestamente decapitado por la autoridad romana, es aclamado como si del Mesías se tratase todos los 7 de Julio en la ciudad de Iruña. Y entonces comienza un espectáculo en verdad propio de aquel siglo III decadente en el que la chusma solo se divertía si había sangre y dolor inocente de por medio. No voy a describir en qué consiste un encierro de San Fermín, porque es una fiesta universalmente famosa y que cuenta con la bendición de Hemingway, por lo que, encima, se le pretende otorgar valor cultural. Todos los partidos políticos y grupos de poder de la ciudad, desde la Izquierda Abertzale al Opus Dei, dan su visto bueno oficial a la fiesta que consiste en torturar animales a la vista de niños y mayores. A todos les parece correcto que también cada año unos cuantos descerebrados mueran en los encierros. Y es que una fiesta sin muertes violentas, no es una fiesta ¿verdad, plebe?
Las fiestas como las de San Fermín desvelan el interior enfermo de una sociedad que acumula violencia bajo su capa civilizada durante todo el año, y que, luego, unos días señalados, abre las letrinas para que toda la mierda que lleva dentro inunde las calles de la ciudad.

Para sintonizar con el tono jocoso y desmadrado que estas fiestas exigen, me permito colocar aquí un vídeo de El Reno Renardo dedicado a esa fiesta nacional que parece gustar también a muchos republicanos. Advierto que el vídeo contiene escenas muy desagradables en las que vemos a esos artistas de la tortura animal ejerciendo su noble tarea. Ciertamente, es horrible el vídeo. Pero más horrible es que toda una sociedad apruebe que esto sea una diversión.



Vistes un traje de luces/Arcadas lo que me produces/Ruín, cobarde y farlopero/Te escondes tras el burladero/Purito y Brandy Soberano/Pa echar la tarde de verano/Sádicos y malnacidos/Jalean desde los tendidos/Menudo pase de muleta/Que manejo del capote/Haces otra pirueta/Y un cuerno arranca tu cipote
Quiero verte atravesado/Empitonado y desangrado/En tu fiesta nacional/Ver tus tripas en bandeja/Cortarte el rabo y la oreja/En tu fiesta irracional
8 metros de intestino/Saliendo cual palomino/Por el esfinter anal/Esto es más que un arañazo/Higado páncreas y bazo/Estás abierto en canal
Quiero ver tu cráneo abierto/Y aprovechar el momento/Pa jiñar en su interior/Todas esas banderillas/Clávalas a tu familia/Cual brocheta de jamón.

8 comentarios:

pcbcarp dijo...

Pues más parece un videoclip sobre la igualdad toro-torero

Dizdira Zalakain dijo...

Igualdad en cuanto a neuronas, desde luego...

Jose Luis Forneo dijo...

El toro se defiende, el torero gana dinero a costa de su sadismo y el de los espectadores. En cuanto a las fiestas como forma de dejar salir al "animal" que se lleva dentro, muestran como la evolucion del ser humano a traves de la educacion ha fracasado soberanamente en la sociedad occidental. Eso de que la educacion es todopoderosa solo es posible si conviene que la educacion cree a personas civilizadas y libres, en vez de a sumisos que siguen siendo todavia unas malas bestias.

bLuEs dijo...

Desde luego mucha parte de lo que subyace detrás de lo ligado a los toros suele ser el sadismo encubierto de la sociedad que busca ser canalizado "legalmente". En este aspecto no se diferencia de cualquier otra diversión cruel como la caza del zorro. Sin embargo (y aquí sé me voy a buscar problemas) no me opongo completamente a los toros (aunque generalmente tengan mucho de nefasto y de sádico) por motivos parecidos por los que no me opongo al boxeo. Habría que distinguir lo que es el toreo (que desde luego no es un arte) o lo que son los juegos macabros con toros (que son la mayoría de los casos).

Una parte de la "valía" del toreo es que hay un reencuentro con la necesidad de "sentimiento trágico" de la vida. En cuanto a esto podría ser parecido a lo que sucede en las guerras. Ahora bien, que las guerras (al ser situaciones límite) nos puedan llevar a sacar algo valioso o que nos hagan reencontrarnos con dimensiones básicas del ser humano no quiere decir que deban de ser completamente elogiables.

No sé si me explico muy bien. Sería un tema largo de hablar y depende mucho de cada sensibilidad.

P.D.: Curiosamente estábamos hablando sobre este tema aquí.

Dizdira Zalakain dijo...

José Luis:
Suscribo cada palabra,

Blues:
Gracias por el link. He leído el post del autor del blog y algunos de los comentarios.. La opinión del blogger -ojo, digo solo su opinión, no el autor de la misma- me parece abyecta. No me refiero a la opinión concreta sobre los toros, sino al marco filosófico general en el que la encuadra y de la que ésta se deriva. Sería largo explicar por qué me parece abyecto este marco y este no es el lugar para hacerlo. Tampoco me apetece hacerlo en el blog del autor, porque seguramente resultaría descortés... Solo resumiré mi opinión diciendo que la frase del blogger

"Creo que la ética es, ante todo, un Sprachspiel, que diría Wittgenstein: un juego del lenguaje."

es repugnante. Aunque me temo que está basada en una deficiente comprensión de la filosofía de Wittgenstein. No sé si pretende afirmar que para Wittgenstein la ética era también un Sprachspiel. Si afirma eso está equivocado, pero eso es lo de menos. Lo grave es que él piense en serio que la ética es un juego del lenguaje. Si no fuera porque estoy convencida de que afirma eso por mantener cierta pose intelectual, calificaría semejante afirmación como de psicopática.

Maria C dijo...

Horroroso!!!100 por 100 de acuerdo con Jose Luis.
bLuEs la diferencia es que en el boxeo dos teoricos "seres pensantes" se pegan por deporte? o mas bien por ira reprimida y dinero?
Me aclaran por favor quien consulta al toro??

Maria C dijo...

Un beso Dizdira,saludos a todos

Dizdira Zalakain dijo...

¡Qué alegría volver a verte por aquí María C!
Sí, es verdad que el vídeo recoge imágenes espeluznantes, pero lo más espeluznante es que son las imágenes reales que forman parte de la "fiesta nacional". Menuda fiesta y menuda nación.