jueves, 18 de marzo de 2010

Pastela marroquí de pollo.

La pastela es un plato típico de Maruecos que, sin embargo, tiene un origen español. De ahí su nombre "pastela", que allí se pronuncia bastil-la. Se trata de pasta filo o brik rellena de ave, cebolla, almendras y especias. Aquí vamos a hacerla con hojaldre, que es más fácil de encontrar en nuestro país, aparte de otras modificaciones.

Ingredientes, para 4 personas:
-250 gr. de masa de hojaldre precocinada.
-500 gr de pollo,
-1 cebolla,
-1 puñado de piñones,
-100 gr de paté de pollo,
-Aceite de oliva,
-Un puñado de uvas pasas
-Sal,
-Pimienta,
-Comino,
-Canela,
-1 huevo.
-Un poco de harina.

Modo de elaboración:
Para preparar el relleno, cortamos el pollo en trozos pequeños y los sazonamos con sal, pimienta y comino.
Tostaremos los piñones en una sartén y los reservamos.
Después, colocamos en una sartén espaciosa un chorro de aceite de oliva y sofreimos la cebolla que habremos picado previamente. Cuando esté dorada, añadimos el pollo desmenuzado para que se dore también.
En otra sartén derretimos paté en un poco de leche, removemos y cuando se forme una salsa espesa agregamos el pollo y lo mezclamos bien con el foie. Después terminamos añadiendo los piñones y las pasas y espolvoreando la mezcla con canela.

Pasamos ahora al hojaldre. Existen multitud de masas ya preparadas. En este caso hemos elegido una congelada, así que el primer paso es descongelarla dejándola unas cuantas horas fuera de la nevera. Seguidamente, untamos la bandeja del horno con harina para que no se pegue. Si la masa viene demasiado gruesa, podemos afinarla con un rodillo -si no tenemos rodillo vale una botella de cristal, por ejemplo, que también debemos untar de harina. Una vez extendida la masa en la bandeja, la cortamos en cuatro trozos y vamos colocando en el centro de cada porción nuestro relleno de pollo. Lógicamente, no tienen por qué ser cuatro: podemos preparar una sola pastela grande o repartirla en muchas pequeñas "pastelillas" individuales. Untamos los bordes del hojaldre con huevo batido y, con esto, los cerramos dándoles la forma que más nos guste. Después podemos usar el huevo sobrante para "pintar" los hojaldres: eso les dará un tono más atractivo al cocerse en el horno.
Precalentamos el horno 10 minutos a 220º C y mantenemos la bandeja entre 15 y 20 minutos.

bil-hanā' wa ash-shifā'