miércoles, 3 de marzo de 2010

3 de Marzo de 1975: los asesinatos siguen impunes.

En esta fecha se cumplen los 34 años de los sucesos ocurridos en Vitoria-Gasteiz, en los que 5 obreros fueron asesinados por las fuerzas de seguridad españolas.
Los trabajadores celebraban una asamblea en la iglesia San Francisco de Asís del barrio gasteiztarra de Zaramaga, para defender sus derechos laborales. Eran tiempos en los que los trabajadores no estaban tan sometidos mentalmente y físicamente y todavía se organizaban para defender sus derechos.
el gobierno de Arias Navarro temía que la protesta se generalizase y dio órdenes tajantes a la policía: la iglesia debía ser desalojada de forma contundente. Lo hicieron utilizando gases lacrimógenos y fuego real. Como consecuencia de esta intervención, cinco trabajadores resultaron asesinados y una centena heridos.
En la actualidad, después de más de tres décadas, estos crímenes continúan impunes y, mientras se encarcela a ciudadanos inocentes por delitos tan kafkianos como "enaltecimiento del terrorismo", cuya mera existencia es de por sí un acto de terrorismo de Estado, un personaje como Fraga Iribarne, Ministro de la Gobernación por entonces y responsable directo de los asesinatos, disfruta de una vida plácida como Presidente de Honor del principal partido de la oposición tras haber sido durante varios lustros Presidente de la Xunta de Galicia.
La amnesia española es así: ninguna mención en los informativos, ninguna investigación judicial. Claro: estas son víctimas del terrorismo de Estado, así que no merecen homenajes gubernamentales. Por el contrario, cuando los supervivientes, algunos de ellos con importantes secuelas físicas, se han manifestado recordando la luctuosa fecha han sido reprimidos por la nueva policía democrática y calumniados por la prensa igualmente demócrata vinculándolos con ETA.
Aunque no presidan sindicatos que mandan a la cárcel a quienes no les caigan bien, aunque no perciban indemnizaciones millonarias de nuestros impuestos, sino más palizas y vejaciones también pagadas por nosotros, ellos son las auténticas víctimas. Las víctimas que siguen siendo perseguidas y apaleadas fueron víctimas ayer, pero lo siguen siendo hoy. No lo son a manos de un grupúsculo de exaltados radicales. Lo son a manos de toda la maquinaria del Estado: la Policía, los medios de comunicación, los jueces... La condición de víctima está muy ligada al poder del verdugo. Ante un verdugo global, impune y poderoso como el que asesinó a estas cinco personas, no hay más remedio que homenajearlos desde el casi silencio de una octavilla, una página web o una pequeña manifestación.
Vaya pues este humilde homenaje:

Romualdo Barroso
Francisco Aznar
Pedro Martinez Ocio
Jose Castillo
Bienvenido Pereda

Acompaño videos con las comunicaciones de los asesinos a sueldo que son jaleados en la página de YouTube en la que están colgados sin que nuestros jueces, tan sensibles con la apología del terrorismo hagan nada por evitarlo.




4 comentarios:

Maria C dijo...

Hola Dizdira,el solo ver esas imágenes me ponen los pelos de punta,las vi tantas veces en vivo y directo,viví toda mi vida frente a una plaza que era casualmente el centro de reunión de los manifestantes contra la dictadura y seguimos en que el mundo es un pañuelo,las victimas salvo algunas que cambiaron su estatus a políticos del momento(acomodados-camaleones) no recibieron nada o reciben una miseria ya pocos recuerdan el padecimiento de tantos que hizo posible que ahora vivan como viven(lo cual no quiere decir bien,pero por lo menos mas libres).Mis respetos a los caídos y a los sobrevivientes.Un beso.

Jose Luis Forneo dijo...

la misma policia de hoy, pero los obreros mas asustados. Ese era su finalidad y casi la consiguieron. Digo "casi" porque la resistencia obrera siempre estara lantente, ya que es consustancial al sistema de explotacion capitalista. El capital, por mucho que imponga la ideologia del miedo, no podra solventar la realidad de que hay privilegiados y explotados, y solo acabara con las contradicciones con el cambio sistemico.

Las victimas del sistema, como es habitual, continuan olvidadas. Solo son importantes y dramaticas, criticables, las victimas que provoca la lucha contra la injusticia.

bLuEs dijo...

Este caso no lo conocía pero, por lo que yo sé, es uno de una serie similar. Otro ejemplo más de la forma en que trabaja el poder y su sistema de "represión".

Saludos

Dizdira Zalakain dijo...

María C:
Tienes razón en que el mundo es un pañuelo. Por lo que sé, con las dictaduras latinoamericanas ha ocurrido lo mismo. Ni Argentina, ni Chile, ni Paraguay, ni tantos otros países han depurado responsabilidades salvo excepciones puntuales y los antiguos verdugos siguen viviendo plácidamente, controlando las grandes fortunas del país y muriendo en la cama de viejos.

José Luis: En estos momentos siento envidia de los griegos de los que hablas en tu blog http://cuestionatelotodo.blogspot.com/2010/03/los-comunistas-griegos-toman-el.html.
Las circunstancias de España son bastante parecidas y aquí solo se mueven LAB, ELA y STEE-EILAS sin olvidar la CGT y otros pequeños sindicatos afines. El resto de los sindicatos están vendidos y los trabajadores solo piensan en retener como sea sus infraempleos pasando por el aro que sea. Espero que tengas razón y el movimiento obrero no se deje someter.

Blues:
El poder ilegítimo actúa inpunemente porque la sociedad se lo permite. Mientras no seamos conscientes de que el legítimo poder reside en el pueblo no cambiarán las cosas, pero eso exige un esfuerzo de concienciación primero y de movilización después. Es una cuestión de ideología pero también de dignidad.
Gracias y saludos.