lunes, 4 de enero de 2010

Miss SinTecho

El mundo de las modelos es muy bonito y no digamos el de las misses. Está compuesto de cosméticos caros, trajes de alta costura y dietas hipocalóricas que consiguen otorgarles ese aire andrógino y desvaído que tanto gusta a los diseñadores de moda, en su mayoría gays. Bueno, también están las "agotadoras" sesiones de fotografía -ahora ya menos gracias al PhotoShop- y las apariciones en fiestas de revistas de moda, promociones de productos de perfumería, actos "solidarios", etc. Vamos, que apenas disponen de tiempo para relacionarse con esos empresarios tan maduros y selfmade que las pretenden, las invitan a "no-cenar" y a broncearse en sus yates. Sé que generalizar puede ser injusto, pero mis afirmaciones creo que pueden considerarse como estadísticamente correctas.
Ahora bien, ¿qué ocurre cuando a una de estas cabecitas enlacadas les da por pensar? Pues, por ejemplo, lo que ha ocurrido en Bélgica. Es cierto que, debido al revuelo mediático organizado, el certamen de Miss SinTecho no se va a repetir, pero creo que vale la pena referirme a esta noticia.
En efecto, la modelo belga Aline Duportail se puso a pensar cómo arreglar un poquito el mundo y tuvo la genial idea de recoger a varias indigentes de la calle y organizar su propio concurso de miss. Su madre, lejos de quitarle la idea de la cabeza o darle una bofetada para que espabilara, la secundó entusiastamente con el apoyo logístico de su asociación. En este tragicómico espectáculo participó también una red de tiemdas de segunda mano parecida a nuestra Traperos de Emaús, llamada Televil. También colaboraron económicamente diversos negocios locales -pequeños y grandes- que esponsorizaron la ocurrencia.
Lo mejor de todo es el premio a la ganadora: un año de alojamiento gratis.
Así que, las indigentes fueron aseadas, vestidas y maquilladas y desfilaron durante 5 veces hasta obtener su corona. Qué tiempos estos en los que la dignidad de una mujer vale lo que cuesta un año de alquiler. El concurso lo ganó una sintecho de 58 años que, imagino que a la tranquilidad de dormir caliente un año, sumó la vana ilusión de sentirse un ser normal e integrado en la sociedad aunque sea de esta forma circense.

Madre Coraje y su hija ya habían fomentado el año pasado otra iniciativa tan "original" como la elaboración de un calendario de sintecho desnudos, con una performance igualmente nudista por Bruselas, en la que lo épatant consistía en ver juntos el bello y joven cuerpo de la modelo junto a los viejos y maltratados de los sintecho.

Quedo a la espera de la próxima idea salvadora de este simpático dúo que, con los tiempos que corren, no me extrañaría que llegasen a presidentas del gobierno belga.
A todo esto, y viendo las fotos del solidario evento siempre, me he preguntado lo mismo: ¿por qué razón a una mujer fea no se le permite presentarse a un concurso de Miss pero a una modelo tontaina se le ofrece una tribuna para expresar sus profundos pensamientos e incluso escribir columnas en los diarios? Supongo que tiene que ver con los malos tiempos que corre la cultura en nuestro mundo, pero también con este problema radical: con un simple vistazo, divergencias subjetivas aparte, se sabe si alguien es guapo o no. Detectar la belleza o fealdad física es un acto casi inmediato, apto para cualquiera. Pero para apreciar la inteligencia es imprescindible ser inteligente. En fín, esto da para otro post. En el de hoy solo quiero hacer uso de mi paralelismo favorito para terminar. Imaginaos un concurso de Miss Auschwitz: la más guapa no será envíada a la cámara de gas hasta el próximo año. Qué hermosa iniciativa hubiera sido ¿verdad? No propongo lo de posar desnudos, porque he visto fotos de Auschwitz y, por lo visto, eso ya lo hicieron.

4 comentarios:

bLuEs dijo...

Seamos conscientes o no todos necesitamos dar sentido a nuestra existencia de alguna forma. Cuando ese sentido se llena con frivolidades no suele quedar mucha necesidad de reflexionar sobre nada. Sartre, seguramente debido a sus problemas de visión, se sintió necesitado en hacer una disertación sobre la mirada. Cuando no pasa esto y uno se ve en un mundo frívolo...¿Para qué se va a pensar lo que significa la amistad si parece que todos son amigos?. Algo así suele pasar en esos mundillos.

Después también están estos "inocentes" concursos. Freud decía que el chiste puede ser una forma velada de decir lo que no se puede decir. Aunque no es justo el caso de estos concursos aquí también se disfraza de inocente juego lo que en realidad es otra cosa. Un poco de autocomplacencia viendo lo buenas personas que somos dando sitio a los marginados,... o comprobar que hay personas de distinta clase..

Tampoco tenía idea de esto. Es curioso de la cantidad de cosas curiosas de las que te enteras. O será que yo estoy muy en babia.

Saludos

Maria C dijo...

Hola Dizdira,sinceramente me deja indecisa la actitud de Madre Coraje y su hija,por un lado es una forma grotesca e ironica de mostrar la realidad del mundo pero por el otro es de una crueldad increible ya que juegan con las necesidades de las personas y su dignidad como tales.Un beso

Jose Luis Forneo dijo...

Se trata de una nueva muestra de la cultura de la frivolidad. Para acallar un poco al pepito grillo que llevamos dentro, ponemos parches simbolicos, ni siquiera reales, a la contradiccion que existe entre nuestra forma de vida y nuestras religiones, creencias, ideologias (quien todavia las tiene).

Asi que para alegrar a los niños hambrientos de Africa, les damos nuestras consolas usadas y tan contentos (nosotros, porque ellos siguen sin comer), y luego nos compramos otros mas caros que los anteriores (siguiendo con el ciclo del derroche inutil y absurdo).

¿Por que a una fea (un termino muy relativo) no le dejan presentarse a un concurso de Miss y a una Miss tonta la convierten en periodista o actriz a la primera de cambio? El capitalismo frivolo solo premia la frivolidad, y no interesa fomentar a los inteligentes (son demasiado criticos y aguafiestas), asi que se prefiere lo superficial, para que nadie cuestione los metodos demasiado crueles del poder o, si lo hace, que para luchar contra ello organice un concurso de miss para sin techo, o en vez de tirar a la basura su movil de 300 euros lo regale a una asociacion para hacer feliz a los desposeidos del mundo (total para ellos son tambien basura, y asi parece que has hecho algo bueno).

Por cierto, que lo del movil lo digo porque cada vez que veo los moviles que se compra la gente (y gente que no es rica que digamos) alucino... Vamos a ver, lo inteligente, se supone, es comprar por el minimo dinero posible una herramienta que necesitas.. Si necesitas un movil, para hablar con el cuando lo necesites, ¿porque pagas 200,500, 1000 euros por uno en vez de 40? En fin, este es otro tema, aunque relacionado (el inteligente y feo no se compraria nunca algo asi, a no ser que lo que le haga sentirse integrado, lo que la sociedad fomente, sea lo frivolo, lo estupido, lo superficial).

De ahi el que lo que venda sea la chica bailando con poca ropa en el programa de ocio de la tarde y no una chica vestida normal, o como le de la gana, hablando de cosas interesantes.

Dizdira Zalakain dijo...

Hola, Blues:
Muy curioso y bien traído tu comentario sobre Sartre.
Desde luego que el sistema fomenta la irreflexión: cualquier famosilla tiene claro que debe operarse en cuanto comiencen a aparecer las primeras arruguitas para seguir en la brecha pero a ninguna se le ocurre aprovechar ese estatus económico para formarse, estudiar un poco.
Por otra parte, hace años la gente consideraba la cultura como un valor en sí mismo. De hecho, era habitual ver en sociedad a muchas personas presumir de una cultura que no poseían. Pero en estos momentos, y por lo menos en España, ocurre justo lo contrario: conozco a gente muy cercana que se autodegrada fingiéndose ignorante para integrarse mejor en un grupo sin destacar demasiado intelectualmente y, como dice José Luis más arriba, para no resultar un aguafiestas crítico y amargado.
Con respecto a de dónde saco las noticias raras... Pues muchas veces viendo telebasura. Tengo la idea, quizás equivocada, de que no se debe desconectar del todo del rumbo de la mayoría porque, si bien vives tranquilo en tu aislamiento, corres el peligro de no ver lo que se te viene encima. Es algo así como estar alerta para el "apocalípsis". Es verdad que ello no me va a ayudar a evitarlo, pero responde a la necesidad humana de ser conscientes de qué nos espera. Por otro lado, se trata de un problema moral: resulta difícil evitar fijarse en cómo se van hundiendo trozos de humanidad a tu alrededor, aunque de momento tu trozo se mantenga más o menos firme.

María C:
Yo pensé lo mismo. Por un momento se me ocurrió que, además de la autopromoción , la modelo ésta podía ser bienintencionada. Pero esto es casi peor. Mostraría la corrupción ética y estética que estamos padeciendo. Además, ya sabes que de buenas intenciones está empedrado el camino del infierno.

José Luis:
Ahora cualquier lerdo tiene un i-phone o al menos un móvil de pantalla táctil para fardar con los colegas -o quizá solo para sentirse alguien estupendo. En muchos casos te lo regala la compañía siempre que les devuelvas el viejo. Parece absurdo incluso desde la perspectiva de las compañias, ¿Para qué quieren ellas ese viejo trozo de plástico? Pero la explicación siempre es la misma: el lucro.
.Los microcircuitos tienen pequeñas partículas de un componente mucho más caro que el oro, sumamente escaso en nuestro planeta denominado coltán. El control del coltán está detras de la interminable guerra del Congo, que es interminable porque conviene que así sea para poder seguir robando coltán en el único país que lo tiene en proporciones significativas. Cuando donamos o devolvemos nuestro viejo móvil estamos regalando un pequeño tesoro. A nadie se le ocurre cambiar la batería para que siga funcionando en perfectas condiciones, puesto que casi siempre un móvil deja de funcionar porque la batería se gasta. Apenas pueden encontrarse baterías de repuesto. Estrenar móvil se ha convertido en una moda como otra cualquiera y, mientras, como dices, las multinacionales haciendo negocio y promoviendo guerras a nuestra costa, a costa de nuestra estupidez.


Un saludo para los tres.