sábado, 21 de noviembre de 2009

Atún con salsa de piquillos.

Vamos a aprovechar que seguimos en plena temporada para cocinar un plato de atún. Por cierto, que el atún es un lujo que en Somalia solo se pueden permitir a base de utilizar la fuerza. Los buques pesqueros de otros países entran en sus aguas territoriales y no solo roban pescado sino que arrasan el ecosistema, pues lo hacen con redes pelágicas, arrastrando toneladas de peces que luego, ya muertos, tiran al mar por no resultarles rentables. Hay algunas empresas que todavía insisten en utilizar métodos tradicionales, no destructivos. En su publicidad, al menos, Conservas Ortiz asegura que el bonito lo pescan con caña. Ojalá sea cierto.
En esta receta, no obstante, hemos utilizado atún fresco de la pescadería del supermercado que, según siempre la etiqueta, estaba pescado en el Cantábrico.

Ingredientes:

-Una lata de pimientos de piquillo,
-Una rodaja de atún por persona,
-1 patata grande por persona,
-1 cebolla,
-1 diente de ajo,
-Nata,
-Leche,
-Aceite de oliva,
-Mantequilla,
-sal,
-Pimentón.

Modo de elaboración:

1. Prepararemos la salsa de piquillo. Existen varias maneras de hacerlo, pero ésta es la más sencilla.
En una sartén, colocamos un chorrito de aceite, un diente de ajo entero y los pimientos. Los dejamos tapados y a fuego bajo durante unos 20 minutos, vigilando de vez en cuando que no se peguen ni se quemen, hasta que tengan una textura tierna, casi de confitura. Cuando estén cocinados, retiramos el ajo y los colocamos junto a unos 100 ml de nata en la batidora y un poquito de aceite de oliva.

2. Vamos a preparar ahora una guarnición de patatas que aprendí a cocinar gracias a un cocinero francés ¡que tenía su restaurante en la huerta murciana! Algún día hablaré de él. Cocemos las patatas en agua hirviendo con peladura. es muy conveniente añadir al agua un chorro de leche, ya que las patatas quedan mucho más tiernas. Cuando estén cocidas, cosa que comprobaremos pinchando con una varilla o un tenedor, las enfríamos con agua del grifo y les quitamos la piel con los dedos. Sale sola. Las partimos en gajos y las pasamos por sal y pimentón.
En este momento, derretimos un trozo de mantequilla en una sartén y freímos las patatas en la mantequilla, dándoles la vuelta continuamente. Como ya están cocidas, con un minuto será suficiente. Este sistema les proporciona una textura y un sabor muy agradables.

3. Y, finalmente, vamos con el atún. Esto también es muy sencillo. En una sartén colocamos un chorro de aceite de oliva con cebolla muy picadita. dejamos que se poche y colocamos encima el atún que hemos salado previamente. Le debemos dar la vuelta de vez en cuando. En el atún es muy importante encontrar el punto justo para que no se haga demasiado porque se seca fácilmente y queda muy estropajoso, pero también hay que evitar que se quede crudo. En general, si el atún tiene un grosor medio y el aceite ya está caliente, suele bastar con cuatro o cinco minutos sin tapar la sartén y a fuego medio. Podemos ponerlo a fuego alto al principio para sellarlo y proporcionarle una textura exterior más crujiente.
Una vez en su punto, solo nos queda enplatar el atún con su guarnición de patatas y adornarlo con la salsa de piquillos.
Buen apetito.

5 comentarios:

Maria C dijo...

Muy buena receta,lastimosamente atun aqui solo de lata,probare a hacerlo con surubi que es un pescado de rio pero sin espinas que tiene un filet lo suficientemente grueso para la receta,siempre me dejas con el agua en la boca.Un beso

Dizdira Zalakain dijo...

No tenía ni idea de lo que es un surubi. Lo he mirado en internet y parece adecuado para la receta. Si tiene un sabor parecido al salmón puede ir muy bien.
Besos.

bLuEs dijo...

No llego al nivel de la gente vegetariana que no come carne por consideración con los animales pero matar injustificada y gratuitamente a cualquier ser vivo va contra toda razón (ya sea humana o religiosa).

Ojalá pesquen con caña.

Saludos

Maria C dijo...

La verdad el surubi a mi entender tiene poco sabor,es el sinonimo en mi opinion del lomito,no se como lo llaman en España,seria la parte mas tierna de la vaca,pero me diste una buena idea tenemos salmon de rio aunque a veces es dificil conseguirlo y no son muy grandes,gracias.Saludos

Dizdira Zalakain dijo...

María C:
Ya me contarás cómo te sale.
Blues:
A mí me pasa lo mismo. Como la carne y el pescado justos. Con la carne halal esto está garantizado porque el Instituto Halal lleva a cabo un seguimiento completo, pero no siempre puedo acceder a esos alimentos y entonces soy bastante obsesa mirando etiquetas y todo eso. De todas formas, si de mí dependiera sacrificar animales, sería totalmente vegetariana.
Saludos a los dos.