viernes, 18 de septiembre de 2009

Salir de las sombras.

Una vez más, Amnistía Internacional señala al gobierno español como único en su entorno, en cuanto a la falta de respeto al derecho Internacional se refiere. En el ámbito europeo, ni siquiera Italia, gobernada por la derecha y acostumbrada durante decenios a luchar contra el crimen organizado, posee una legislación tan lesiva contra los derechos humanos.
En España, un detenido puede permanecer incomunicado durante 5 días, que se convierten en 13 si éste es acusado de terrorismo. Conviene recordar que se trata de personas inocentes a priori y que, en numerosas ocasiones, son puestos en libertad por falta de pruebas.
La incomunicación supone un limbo legal similar al de Guantánamo y un ámbito de impunidad para la tortura y los malos tratos. La colocación de cámaras paliaría esta situación al registrar, en teoría, lo que sucede en el interior inexpugnable de las dependencias policiales, pero no existe voluntad alguna por parte del Ministerio de Rubalcaba de paliar nada.
El derecho Internacional contempla estas dos premisas fundamentales:
1. El detenido tiene derecho a conversar en privado con un abogado de confianza.
2. El detenido tiene derecho a efectuar una llamada telefónica para dar a conocer su detención a su familia.
Ambas son vulneradas sistemáticamente por la legislación española. El Relator de la ONU para los Derechos Humanos ha llamado reiteradamente la atención a los sucesivos gobiernos españoles por este tema. El próximo noviembre deberá, de hecho, volver a rendir cuentas, pero, lejos de derogar esta ley abusiva, el último Gobierno de Aznar la endureció y el PSOE la conserva intacta.
España se ha adherido al Tribunal de La Haya, -imagino que básicamente para evitar que se traten ciertos temas sucios del reino. De hecho, este Tribunal -que, por otro lado también es una farsa- ha requerido a España a un cambio urgente en su Constitución, ya que no resulta compatible su pertenencia al Tribunal Internacional con el artículo que proporciona inmunidad absoluta al Rey, independientemente del delito que cometa, robo, violación, golpe de Estado...
Estos asuntos "espinosos", son sistemáticamente ignorados por los medios de comunicación supuestamente libres e independientes del reino, esos mismos que mandan tropas a lejanos países centroasiáticos para instaurar a tiros la democracia. Para conocer una noticia de semejante importancia únicamente contamos con los medios locales de Euskadi y con ciertas webs antifascistas.
Fuera de España el tema ha sido ampliamente tratado por los principales medios de comunicación internacionales. Así pues, para un 90% de españoles, incluyendo a los que sinceramente se sitúan a la izquierda política, España es un país en el que se respetan los derechos humanos. Y si finalmente llegan a conocer que la ONU dice algo en contra... es que nos tienen manía.
Como decían los "manifestantes" de la Plaza de Oriente con Franco a la cabeza "Si ellos tienen ONU nosotros tenemos DOS"
Para los incrédulos dejo esta noticia con audio de un medio "neutral" como Radio Netherland

Y por último dejo este video de una entrevista realizada por la cadena australiana SBS al secretario de Estado para la Seguridad, Antonio Camacho que, incomodado por las preguntas sobre casos de tortura, exigió al periodista David O'Shea que apagase la cámara.