lunes, 25 de abril de 2011

Javier Sádaba, el Islam y las prohibiciones.

El catedrático de Ética y Filosofía de la Religión de la Universidad Autónoma de Madrid, Javier Sádaba, intervino el pasado 9 de Abril en una tertulia sobre "Las prohibiciones" emitida en un programa de RNE. Allí el filósofo fantaseó con la circunstancia de que algún día alguna alumna acudiese a escuchar sus clases con un velo puesto y con lo que él le diría entonces a esa alumna. Afortunadamente la radio pública nos brinda todavía la oportunidad de disfrutar de la sabiduría de este profesor sin necesidad de incomodarle con nuestro atuendo. Además, que yo sepa, no se ha inventado aun ningún dispositivo para que la radio, la TV o internet les sean bloqueadas a las mujeres en función de cómo vayan vestidas. Todo llegará, supongo.
Recordando mis tiempos escolares, me voy a permitir hacer un comentario de texto filosófico sobre cinco breves pasajes de su alocución. Es verdad que no se trata de un texto filosófico propiamente dicho, sino de fragmentos de una tertulia. Pero como Sádaba es un reconocido experto en Wittgenstein, él sabrá muy bien la importancia que pueden llegar a tener los simples apuntes de clase cuando es un gran maestro el que habla.

Estructura y procedencia del texto.
Se han recogido cinco fragmentos de Javier Sádaba (JS) que, juntos, apenas superan los tres minutos de duración. El criterio de recolecta ha sido el de priorizar los contenidos más relacionados con la cualificación profesional del autor, a saber, la Ética, la Política y la Filosofía de la Religión.
Quien lo desee puede contextualizar los fragmentos escuchando la tertulia completa en el enlace indicado arriba: la extracción de los mismos se ha realizado en aras de la comodidad del lector.





1. El Islam, según Sádaba.

¿Islam o Islamismo?

Empezando con una cuestión terminológica, llama la atención que un catedrático de Filosofía de la Religión diga "Islamismo" (0:48) y no Islam para referirse a la religión practicada por los musulmanes. Es verdad que el cada año más sorprendente Diccionario de la RAE establece Islamismo como nombre de la religión y define, en cambio, Islam como el conjunto de los hombres y pueblos que siguen esta religión. Estas dos definiciones de la RAE no están de acuerdo con el uso habitual, según el cual islamismo es la ideología que pretende que la vida política debe regirse por principios islámicos. Tampoco lo están con el uso científico, ni en lengua española ni en otras lenguas, como puede comprobarse buscando el término Islam en los diccionarios especializados (en castellano, por ejemplo, la traducción del Diccionario de Religiones comparadas de S.G.E. Brandon.)
Éste último punto, que la literatura científica denomine unánimemente Islam a la religión -y no al conjunto de sus seguidores, como quiere la RAE- es el que resulta más sorprendente en el caso de JS que, como catedrático de Filosofía de la Religión, sin duda alguna tendría que conocer a fondo dicha literatura científica.
De todos modos, y por respeto a su magisterio, utilizaremos el término islamismo en el resto de este comentario como nombre de la religión.

Religión monoteísta dura.
En 0:50 continúa JS con su caracterización del Islamismo, esta vez clasificándolo como "religión monoteísta dura". Aquí tenemos un problema de ambigüedad de lenguaje, pues no sabemos si el adjetivo "dura" describe al monoteísmo o a la religión.
-Si lo que JS quiso decir es que el islamismo es una religión dura, que además es monoteista, estamos ante un ejemplo muy claro de uso connotativo del lenguaje. El filósofo sería aquí poeta y nos abriría su corazón para quizá expresar cuánto le desagrada el islamismo. Pero, claro está, muy bien pudo querer expresar otra cosa. "Religión dura" es una expresión cuyo verdadero significado escapa al análisis.
-Si lo que JS quiso decir es que el islamismo es una religión que confiesa un monoteísmo duro, en el sentido de monoteísmo estricto, entonces hay que alabar su tono didáctico, aunque también reconocer que el matiz "duro" aplicado a "religión monoteísta" es hoy casi un epíteto innecesario, ya que las grandes religiones monoteístas actuales (Cristianismo, Islamismo, Judaísmo y Sikhismo) serían todas, según JS, "duras", puesto que como fundamental e incuestionable artículo de fe afirman la existencia de un único Dios.
Que yo sepa, el Zoroastrismo es la única religión actual con un número significativo de seguidores que confiesa un monoteísmo blando o henoteísmo, según la terminología de Max Müller. Así que más bien parecería lo adecuado adjetivar la excepción que adjetivar la regla. Salvo que, claro está, una vez más, el poeta y sus amores y odios se antepongan al filósofo.

Con la verdad absoluta.
Aunque la forma peculiar de la exposición de JS (a la que dedicaremos luego un apartado) hace difícil asegurarlo, parece que el Islam es caracterizado además como religión con la verdad absoluta. Se entiende que JS no afirma esto, sino que afirma que la religión pretende afirmarlo. En cualquier caso, al igual que en el punto anterior, parece una caracterización poco definitoria, ya que no abundan las religiones que establezcan que sus creencias no son verdad.
El adjetivo "absoluta" no sé muy bien qué añade a "verdad." Si se refiere a la necesidad que establecen las modernas investigaciones filosóficas de distinguir entre verdades "relativas" y "absolutas", la distinción tampoco es muy definitoria pues no parece que existan muchas religiones que hayan establecido su cuerpo doctrinal teniéndolas en cuenta. Así pues, puesto que otras grandes religiones además del Islamismo (como el Cristianismo, para el que Cristo es la Verdad, o el Budismo, que habla de las Cuatro Nobles Verdades) creen en una serie de doctrinas que consideran verdades incuestionables, parece que de nuevo el poeta y sus filias y fobias es el que habla por boca del filósofo, atribuyendo al Islamismo una característica que casi podría considerarse definitoria de cualquier religión.

Velo, burka y ablación de clítoris.
En el contexto de su caracterización del islamismo y de algunas prácticas de esta religión que son susceptibles de ser prohibidas por la legislación civil, JS menciona en dos ocasiones a lo largo de la tertulia el trío "velo, burka, ablación de clítoris." (1:28 y 2:15)
Con el fino juicio moral que caracteriza a un hombre que ha dedicado su carrera profesional a la Ética, JS advierte que la ablación de clítoris no es lo mismo que el velo o el burka. Para establcer sutiles distingos como éste es para lo que se echa tanto de menos esa República de los filósofos con la que soñaba Platón.
Pero, además de la más que correcta distinción moral, propia del catedrático de Ética, hubiera estado bien hacer una distinción científica, propia del catedrático de Filosofia de la Religión -y no una demasiado compleja. A saber, que si bien el uso del velo y del burka pueden ser considerados como formas, más o menos acertadas, de interpretación de la doctrina islámica, la ablación de clítoris no tiene nada que ver con el islamismo ni con ninguna de sus interpretaciones oficiales. La ablación de clítoris, como no debería desconocer JS, es una práctica preislámica que perdura hoy entre comunidades de diversas religiones y condenada reiteradamente por sus respectivas autoridades religiosas, tanto musulmanas como cristianas. Es más, el Islam, salvo en el caso de la circuncisión masculina, es reacio a cualquier tipo de modificación o mutilación corporal que no tenga motivos médicos, de modo que la ablación no ya es que no sea una práctica islámica, es que es directamente una práctica haram.
Estoy convencida de que un catedrático de Filosofía de la Religión, doctorado en Teología, no ignorará algo tan elemental. Así que, una vez más, tendremos que pensar que el poeta ha utilizado el recurso de elaborar una lista dejando tácito el criterio de elaboración para que sean sus oyentes quienes lo deduzcan. Algo así como decir: "Había en aquella granja cerdos, estiércol y tertulianos."


2. La Ética y la Política, según Sádaba.

Lo de Sarkozy tiene su sentido
.
Al comienzo de la selección de fragmentos, JS alaba la política del partido de Sarkozy en materia de laicismo. Dice que ese laicismo viene de hace un siglo. Sin embargo el laicismo francés de hace un siglo era notablemente distinto al que practica y promueve Sarkozy.
-El laicismo de hace un siglo propugnaba la libertad religiosa individual y el de Sarkozy propugna la intervención del Estado para limitar algunas -algunas sí, otras no- de esas libertades (conculcando, por cierto, el Artículo 18 de la Declaración Universal de Derechos Humanos)
-El laicismo de hace un siglo propugnaba la neutralidad del Estado en materia religiosa y el de Sarkozy legisla exclusivamente contra una religión: el Islamismo. No solo eso, en repetidas ocasiones el Jefe de Estado (Sarkozy) en intervenciones públicas vincula al Cristianismo con la nación Francesa y la identidad europea.
No me explayaré más sobre esta cuestión, magníficamente argumentada aquí.
Así que resulta difícil establecer cuál es el criterio del catedrático en esta materia. Pues primero parece estar de acuerdo con el nuevo laicismo de Sarkozy (0:02) pero luego considera modélico el laicismo francés tradicional (0:16). Sin embargo, ambos discrepan en puntos tan esenciales como el respeto o no de un artículo de la Declaración Universal de DD.HH.

Libertad siempre que no haya daños a terceros.
Contar con los ipsissima verba de todo un Catedrático de Ética siempre es intelectualmete estimulante -aparte de éticamente aleccionador, claro está. Porque este tan original e ingenioso principio suyo, que podríamos resumir "Mi libertad acaba donde empieza la de los demás" bien vale todos sus años dedicados a la profunda investigación en temas éticos.
Pero, claro está, las innovaciones a veces pillan descolocados a sus propios creadores y no es raro verlos todavía razonar sin tener en cuenta el descubrimiento genial que acaban de hacer. Seguramente es por eso que, tras afirmar varias veces y de diversos modos este principio a lo largo de la tertulia, luego lo olvide inmediatamente después, cuando lo aplica al caso imaginario de la alumna que asiste a sus clases con velo (2:00). Ya que -al menos yo- no encuentro ninguna libertad de terceros (ni de segundos, ni de nadie, de hecho) conculcada ni limitada por que una alumna se ponga un velo en clase.
Tal vez lo que ocurre aquí es que no entiendo el concepto daño a terceros (1:52) al que se refiere JS. Yo creía que esto era una terminología propia de las aseguradoras y que implicaba que alguien que no tiene que ver en un asunto sale perjudicado. Pero ésto, aplicado a un problema ético me resulta inaudito.
Según la ley ética de JS, si yo me peleo con mi vecina y la mato, tengo libertad de hacerlo, salvo que un tercero vea limitada su libertad (por ejemplo, si al matarla le mancho la alfombra a otra vecina distinta.) Pero no creo que JS tenga una ética tan rara. Aunque, quién sabe, los filósofos parecen excéntricos al vulgo cuando en realidad solo están siendo geniales.
Wittgenstein hablaba de que usamos "juegos de lenguaje" distintos para contextos vitales distintos. Como JS es un reputado experto en su filosofía es posible que aquí se haya permitido la licencia de hablar de Ética utilizando el lenguaje de Línea Directa o Mapfre.

Un profesor no solo enseña, también aconseja.
Para los que creen que la enseñanza está deshumanizada y que la Universidad ya no es lo que fue en un tiempo, hay que decir que JS es un profesor que desmiente esta idea. No se limita a impartir el temario, a corregir exámenes, a dirigir tesis y a toda esa rutina impersonal por la que el Estado le paga. Como un padre amantísimo a su hija, como un pastor a su oveja descarriada, el buen Sádaba se dirigiría personalmente a su alumna musulmana (en teoría mayor de edad y ciudadana en plena posesión de derechos y deberes) y le aconsejaría que se quitara el velo (2:32) La razón esgrimida aquí no se atiene expresamente al principio moral previamente establecido sobre los daños a terceros, lo que nos impide asegurar -valga aquí el término- que realmente ése sea el axioma rector. Se limita a afirmar que "tengo una idea muy negativa(...) respecto al velo" (2:27) Pero lo que no sabemos es por qué tiene esa idea tan negativa. Y es una pena porque debe tratarse de una razón de peso si es que logra que un catedrático abandone sus tareas docentes, se dirija personalmente a una alumna y le aconseje y le pida que se lo quite.

A las duras y a las maduras.
Si a la alumna del ejemplo hipotético de JS, se le ocurriera negarse a seguir el sabio consejo del profesor, entonces él le diría que "esté a las duras y a las maduras, es decir, que si viene alguien con un pin diciendo "Mahoma miente", que no se moleste." (2:38)
Confieso no entender el sentido de esta frase. Pero no es raro, la filosofía no es lo mío: no entiendo en absoluto a Heidegger y Kant requiere de tanta atención por mi parte que necesito un Gelocatil después de media hora de lectura.
En principio, parece que lo que hace JS es pedir a la alumna que no se moleste. Pero claro, es que molestarse es una cosa casi inevitable, por mucho que uno se esfuerce. Además, es algo que en principio no tiene por qué exteriorizarse. De nuevo debemos interpretar las palabras de JS. Tal vez en realidad lo que pida a su alumna es que no exteriorice su molestia, que no se queje. Ello parece implicar que, de hacerlo, su queja no será tenida en cuenta por él, el profesor, y que él no pedirá ni aconsejará a quien lleva el pin que se lo quite.
Interpretada así la parábola, vamos a intentar analizar ahora las enseñanzas éticas subyacentes.
-La primera, y de orden general, es que el profesor universitario, que JS parece concebir como una especie de pequeño legislador dentro de su aula, tiene autoridad para pedir y sabiduría para aconsejar que una alumna vaya vestida de una determinada manera o que alguien lleve o deje de llevar un pin.
-La segunda es que para ese pequeño legislador una ofensa (llevar un pin) no es justa o injusta per se, sino en función de que otra persona haya incumplido una norma suya equiparable. Si este criterio de Ética Pública se pusiese en práctica fuera del aula de Sádaba, tendríamos que quien incumple una norma podría impunemente ser víctima de un delito equiparable. Ello colocaría a JS más próximo a la concepción de justicia del Código de Hammurabi que de un moderno estado de derecho.
-La tercera es que JS parece que considera ofensas equiparables llevar un velo y exhibir un pin en el que se afirme que una determinada creencia religiosa es mentira. Aquí me quedo sin poder opinar: aparentemente parece una barbaridad. La verdad es que no creo que ninguna alumna musulmana -fuera de la fantasía de JS- se quejara porque alguien llevase ese pin, pero si lo hiciera ¿no parecería una queja más legítima que la expresada por llevar ella un velo? Llevar un pin con un mensaje así parece un acto intencionado de menospreciar las creencias de alguien. No es que sea una cosa grave , pero desde luego parece peor que llevar un pañuelo puesto en la cabeza, lo cual no se concibe qué menosprecio, insulto, ataque o daño pueda causar a nadie.
Pero JS dijo que tenía una idea muy negativa respecto al velo. Quizá él haya descubierto ofensas, daños y, en suma, delitos, en ese pañuelo que nosotros aun no hemos descubierto.

El deber de desobedecer (en países que no son los nuestros).
Quizá venga al caso ahora comentar algo sobre la trayectoria política de JS. Quien no lo conozca debe saber que este sabio de Portugalete es un intelectual de referencia en la izquierda y en el nacionalismo vasco. Que considere que lo de Sarkozy tiene sentido no es motivo para llamarle inconsecuente, en primer lugar porque los filósofos tienen el privilegio de ser inconsecuentes y en segundo lugar porque no necesariamente todo lo de Sarkozy le parecerá bien. Una cosa es multar a una mujer por llevar velo (que está muy bien) y otra deportar a unos gitanos por... ser gitanos... (que está muy mal -espero-)
Cuando Iniciativa Internacionalista se presentó a las elecciones europeas, Sádaba manifestó su entusiasmo por esta formación en las páginas de Gara. Así que como ciudadano vasco con ideas próximas a la Izquierda Abertzale, supongo que se sentirá sumamente afectado por una norma que sin duda considerará injusta, la que le prohibe a él y a otros cien mil vascos más ejercer su derecho al voto, o la que impide a varias decenas de miles presentarse a unas elecciones. También denunció la injusticia del proceso 18/98.
Así que, cuando habló del deber de desobedecer cuando las normas no son justas, cabía esperar que aprovechase la ocasión para hablar de esa norma que a él personalmente le afecta y unirse así a los miles de personas que salen a la calle en Euskadi a protestar, entre porrazos y detenciones policiales. De hecho, sus compañeros de tertulia y la moderadora, conocedores de su curriculum ideológico, debieron temerse algo así y empezaron a alarmarse (2:50), a impedirle continuar y a protestar airadamente. "¡Eso es muy peligroso!"
Sin embargo nuestro valiente filósofo, como Sócrates ante los 500 atenienses del jurado, dijo:

"Yo en este momento hay cierto tipo de personas que están lanzándose a la calle
en unos países que no son los nuestros que están desobedeciendo y me parece muy bien"

Teniendo en cuenta el contexto internacional, se entiende que esos desobedientes que Sádaba alababa por su desobediencia eran los rebeldes libios y sirios, los twitteros de Egipto, etc. Es una pena que excluyera a los desobedientes de los países que sí son los nuestros, a esos que están encarcelados o con una costilla rota por defender que él, Sádaba, pueda votar a su partido preferido. Y es una pena que no aprovechara que le han contratado en RNE como tertuliano para hablar de ellos en un medio de difusión estatal.
Pero no se lo tomemos a mal. Estoy convencida de que no hubo en él ni asomo de cobardía por más que lo parezca a simple vista. De hecho, en la tertulia del domingo siguiente afirmó con orgullo no tener ningún miedo a ser políticamente incorrecto.
Así que, seguramente, puesto que es un hombre tan sensible a pequeñas cosas como llevar un velo en clase, lo que ocurrió es que no quiso faltar al respeto a sus contertulios. Eso es todo. Buenos modales. Ética con mayúsculas.


3. Aspectos formales.


No quiero terminar este comentario de texto filosófico sin referirme a la peculiar forma en que toman cuerpo los pensamientos de JS en esta tertulia. Como veterano profesor, harto de impartir clase, y como filósofo experto en Wittgenstein, acostumbrado a bregar con la precisión terminológica del Tractatus, es evidente que él podría hablar como Cicerón si quisiera. Pero JS sabe que está en una tertulia de domingo retransmitida para todos los españoles y ha sabido buscar un tono popular, informal, divertido, incluso gramaticalmente incorrecto, y todo ello para llegar mejor a ese gran público que tan necesitado está de su filosofía. Es por ello, supongo, que ha elegido un modo de hablar que recuerdo un poco al carismático Pocholo Martínez-Bordiú. Tanto, que a veces tampoco a él se le entienden algunas palabras.
Transcribiré lo más exactamente que pueda algunos simpáticos ejemplos de su oratoria subrayando los rasgos de carácter expresivos para que se aprecien mejor sus chispeantes matices:

0:20
-(...)Ecir: en los espacios públicos, los espacios digamos eh.. en donde nos convivimos todos, bueno pues deben de ser en una sociedad democrática pues neutros (...)
Aquí tenemos una expresión que podría ser orteguiana, un uso reflexivo de convivir. Parece dicho a lo tonto, pero tiene su enjundia.

0:48 -(...)Porque el Islamismo es una religión monoteísta dura -no la tengo ninguna simpatia por cierto ¿no?- con la verdad absoluta y eso crea conflictos(...)
Un castizo laísmo, seguramente una graciosa concesión de vasco al Madrid que le ha acogido. Y un laísmo referido no ya a persona, sino a cosa. Un laísmo a lo grande, que para eso es uno de Bilbao -o de cerca.

1:44 -Ahora: una vez dicho éso y que yo hago lo que me da la gana respecto a mí mismo, respecto a mí mismo con tal de que no haya eh zz daños a terceros porque yo estoy a fa estoy a favor de todo tipo de libertades siempre y cuando como hemos dicho antes respete ¡y voy a entrar precisamente! Digo esto para entrar en lo otro."
El anacoluto es síntoma de un pensamiento magmático. Profundo e incendiario, como el de Sádaba.

2:13 -Vamo, yo inmediatamente distingo el velo o el burka. Incluso, no es lo mismo que la ablación del clítoris, que es inmoral universalmente y por lo tanto eso hay que prohibirlo... Yo a la desoconsajaría que se quitara el velo y le deja... primero tengo una idea muy negativa lo digal sura tal o los jadiches tal respecto al velo."
Termino con este párrafo lleno de verdad, humildad e inteligencia. El anacoluto magmático está presente de nuevo. El profesor desaconseja -o eso parece entenderse- a la alumna que se quite el velo. Y ello a pesar de que luego afirma que tiene una idea muy negativa con respecto a él. ¡Qué hombre tan tolerante!
A pesar de haber cursado Teología en la Gregoriana y de ser un experto en religiones no quiere abrumar al público con citas pedantes "sura tal jadiche tal" ¡Qué más dará el número!
Ah, y por cierto, no sabía yo que hadiz se pronunciase jadiche. Qué hombre éste. Hasta árabe debe saber.


"Los límites de mi lenguaje son los límites de mi mente"
Ludwig Wittgenstein.

12 comentarios:

eSedidió dijo...

Por lo que veo nos hemos despertado con el día irónico, pues. O masoca, que aguantar a sabadabadá más de 15 segundos es propio de tal condición. De todos modos he echado unas risas, que no es poco en estos días.

Solo una cosiña: pocholo no es nieto del caudillo. Es más: no es nada del caudillo, solo comparte apellidos guionizados con sus nietos, primos por parte de padre o similar.

RioLena dijo...

Apenas piso la universidad (la misma Facultad de la UAM en la que reina Sádaba) a pesar de estar matriculada en un curso (medianamente aburrido) de Humanidades para mayores. Tengo muy claro (y demasiado visto) que un profesor (y ya no digamos todo un cátedro que incluso sale en la tele o en la Ser) de hoy en día (en mi juventud los PeNeNes y las Coñoñas eran como más coleguillas) se permite cualquier cosa que sus alumnos estén dispuestos a aceptar: ser un perfecto dictadorzuelo o todo un padre in pectore o un simple pasota incapaz de llevar adelante el programa previsto. Total, es una universidad pública y los consejos cuestan poco dinero al que los da.
Cierto es que se puede considerar hasta normal que un filósofo sea inconsecuente, pero en mi barrio y en función de la importancia que le podamos dar al asunto en cuestión, solemos ponerle un apellido a eso: gilipollas. Bueno, si gilí en más RAE y más políticamente correcto, pues lo cambiamos.
Lo de daños a terceros es una manera bastante moderna de lavarse las manos. Puede que el tal Pilatos siga estando mal visto, pero su gesto siempre ha sido utilísimo y procura una maravillosa coartada (Pilatos y Maquiavelo debían ser primos o al menos familia lejana) para que yo no me moje ni me pringue porque puede haber unos terceros y en función de la interpretación que yo hago de lo que esos terceros opinan que tu tienes que hacer, pues ya voy yo decidiendo por ti.
De verdad, Dizdira, ¿tu crees que alguien en este país sabe algo sobre el islam (o islamismo o países árabes) distinto a lo que publica El País o de lo que el imaginario colectivo recuerda de los moros?.

Anónimo dijo...

Esto demuestra una cosa:

Un título universitario en España no son garantía ni de lejos de que esa persona esté capacitada para desempeñar las funciones que ese título dice otorgar.

Para muestra de ello (de los montones de ejemplos que hay) este señor.

Ernesto dijo...

¿Tendría huevos este tipo a hablar de forma similar sobre el sionismo? Y no digamos sobre el judaísmo, esa religión tan demócrata.
Que fácil es criticar al Islam, menudo valor hay que tener para hacer eso, joooder, dentro de poco le vemos con la Rahola.

R.A.F.A.E.L. dijo...

Me gusta que escribas sobre este tema, porque de este modo los islamófobos se van quedando sin argumentos con que reafirmar su miedo y su odio patológicos.

Quiem mejor que una islamita para poner lo que sea y a quien sea en su sitio.

¡Salud, Dizdira!

Dizdira Zalakain dijo...

eSedidió:
Ya está corregido lo de Pocholo. Fíjate que yo creía que eran familia. ¡Qué decepción! Siempre había fantaseado con que Franco, como Napoleón, hubiese querido fundar una nueva dinastía. Y con que el Príncipe de Asturias fuese Pocholo Primero. A mí me haría más gracia que el de ahora, la verdad.
Lo de Sabadabadá... uuuf.. he estado a ésto de colgar un vídeo con la musiquilla del programa. Pero de lo del apellido no tiene él la culpa.

RioLena:
Lo que cuentas de la Universidad supongo que tiene que ver con que hoy se ha convertido prácticamente en una continuación del cole. Te felicito porque hay que echarle narices para atreverse a ir a la Universidad, tal y como está el panorama.
En cuanto a tu pregunta, sí, yo creo que en España se sabe poco del Islam. Pero también se sabe poco de casi cualquier otra religión, incluso del Cristianismo. La ignorancia por sí sola no basta para explicar el linchamiento mediático, aunque desde luego es un buen caldo de cultivo para que éste funcione mejor.

Anónimo:
Hay profesores universitarios excelentes. Pero por alguna razón casi siempre son los que nunca salen en las tertulias. Pero de todos modos es verdad que a veces una no se explica cómo cierta gente ha podido llegar a ocupar una cátedra... Si alguien conoce en persona el mundillo éste de la Universidad, que me imagino será tan corrupto como el resto, podría quiza explicarlo.

Ernesto:
Uff... ¡Rahola! Harían buena pareja, sí. De todos modos es alucinante que un tío que nació en 1940 y que se supone se ha especializado en religión haya tardado tantos años (unos 60) en descubrir -o en manifestar públicamente- lo horrible que es el Islam. ¿O es que en el sueldo de catedrático/tertuliano está decir lo que te mandan?

R.A.F.A.E.L.
Bueno, no creo que yo pueda poner en su sitio a nadie (ni siquiera a Sádaba), pero al menos una se desahoga con ese dulce veneno que es la ironía.

Muchas gracias a todos por vuestros comentarios.

Gloria dijo...

Saludos Dizdira.
Tengo que leer con calma y más tiempo esta nueva entrada tuya para poder opinar.
Solo pasaba a dejarte un rápido saludo y mi apoyo..
Abrazos fraternales.

Jose Luis Forneo dijo...

Un tipo como Sadaba por muy progresista y abierto que quiera parecer es, como han dicho antes, un dictadorzuelo que cree que en sus dominios el es el unico que puede juzgar. El problema es la misma universidad, que esta hecha hoy en dia para que los catedraticos sean, pese a su pose, sumisos, y que ellos y sus departamentos, sus reinos, sigan alimentandose de subvenciones varias y las investigaciones y verdades "cientificas" demuestren solamente lo que es ya de antemano lo correcto.
Si hay una institucion dogmatica y sometida hoy en España, y mira que las hay, esa es la Universidad y, especialmente, los catedraticos (y mas aun los que van de mediaticos).
Mi paso por los departamentos de la Complutense, por ejemplo, que tiene fama de "izquierdosa" fue de lo mas descorazonador y desesperanzador que he vivido. Todo se basa en el peloteo, el nepotismo y la competencia por las subvenciones de las instituciones...Un mal recuerdo, en definitiva..
Por cierto, como no, el hijo de Sadaba consiguio su plaza fija en el dpto de Sociologia...

Saludos

Dizdira Zalakain dijo...

Gloria:
Me alegro mucho de saber de ti. Espero que retomes pronto tu blog y me lo hagas saber. Tengo ganas de volver a leerte. Un abrazo.
José Luis:
Yo tuve una experiencia muy similar también en la Complutense. Solo vi mamoneo, zancadillas y mediocridad. Gracias a que fueron solo 2 años porque los 3 primeros los cursé en la Facultad de Zorroaga, antes de que la trasladasen al campus y, todavía entonces era un lugar agradable. No sé qué profesores te encontraste en la Complutense, pero tengo entendido que hay algunos buenos profesores como Carlos Fernández Liria o Diego Guerrero que, además, -creo- pueden considerarse auténticamente "de izquierdas". Aunque, ciertamente, si el sistema está basado en el mamoneo -y ahora con Bolonia supongo que más aun- de poco sirven las excepciones.

Jose Luis Forneo dijo...

Conozco a Diego Guerrero. En realidad yo estuve en el Dpto de Sociologia, por lo que solo conoci a Guerrero de refilon, en charlas y algun programa concreto. En mi departamento todo era, sin excepcion, mamoneos, peloteos y alabanzas a los catedraticos, que son los grandes hacedores de puestos e investigaciones... Luego en los pasillos, es como todo, mucha libertad de investigacion, mucho hay que cambiar la universidad, pero en el fondo todos firmes para conseguir plazas y subvenciones. Patetico. Diego Guerrero esta aislado, como corresponde a un tio como el que, puede ser mas o menos criticable en algunas cosas, pero se mantiene firme en sus convicciones. Tambien me movia por el dpto de Politicas, pero alli mas de lo mismo. Mucho buen rollito de izquierdas pero a la hora de la verdad, nada de nada, reproduccion social pura y dura.

Saludos

Anónimo dijo...

Hola Dizdira, primero felicitarte por tu blog.Reflexionando sobre el fondo del asunto que para mi es el choque de culturas, te voy a comentar algo que me paso hace poco,fue un dia estremadamente caluroso para las fechas que eran y para el lugar Hondarribia,paseando en bici hacia la playa me encontre con una mujer de elevada estatura cubierta con un velo negro que le cubria totalmente de la cabeza a los pies y que paseaba con dos niños, la imagen en un primer momento me sorprendio (crei que era un disfraz)luego me impacto al darme cuenta por el habla de que probablemante el atuendo venia por su condicion religiosa islamica. Era tan sumamente chocante la imagen de ver a todo el mundo como si fuese pleno agosto y a esta señora como un fantasma de negro.Que dificil es empatizar con otras culturas de las que no sabemos nada, que facil es criticar y menospreciar a los demas simplemente por que no les entendemos. Una señora haciendo lo que ha visto y vivido siempre, lo mas natural para ella y a mi me parecia como un estraterrestre .

Dizdira Zalakain dijo...

Ahí está la cuestión. Seguramente a ella le parecería aberrante, estúpido, monstruoso, etc. vernos a nosotras con pantalón corto. Pero lo razonable es que cada una vista como quiera, no pensar que esa señora iba vestida de esa forma porque su marido la obliga ni tonterías así, ni pararse a convencerla de que se cambie de ropa.
También es un error pensar que esa ropa la lleva por motivos religiosos. Yo soy musulmana y no voy así. En muchos países del Magreb -como en España hasta hace cincuenta años- tener la piel bronceada se consideraba poco atractivo para las mujeres. Llevar al aire el escote o los muslos ellas lo consideran más una ordinariez que una inmoralidad.
En fin, que es una cuestión más de costumbres que de religión. Y, sobre todo, de respeto y de convivencia.
Muchas gracias por tus palabras. Ojalá tod@s fueran tan respetuos@s como tú.