jueves, 21 de abril de 2011

Alubias con rape y langostinos

Además de la patata, el tomate y el pimiento, las alubias, tal como las conocemos hoy, son originarias de América. Las variedades que existían en Europa eran las habas, que no es que estuvieran mal pero no eran lo mismo, la verdad. Dicen que Pitágoras prohibía el consumo de habas. Aparte de esta ilegalización, y la lógica moderación que debe autoimponerse todo aquel que tema a la aerofagia, no sabemos que esta legumbre haya estado ilegalizada nunca más, por lo que llama la atención su continuo cambio de nombre. Solo en España se las denomina de una docena de maneras distintas, sin que tampoco esto sirva de mucho para distinguir las verdes de las secas. En Hispanoamérica conviven denominaciones de origen latino ("frijol" y de origen autóctono "acoyotl" o "caraota.")
En Euskalherria y La Rioja es muy apreciada una variedad llamada potxa, que resulta especialmente tierna. Pero, vamos, que las alubias de Barco de Ávila o las fabes asturianas también tienen justa fama.
Para cocinar las alubias, podemos comprarlas crudas y cocerlas, lo cual requiere tiempo y previsión, o comprarlas ya cocidas. Aunque los cerdos yankis están ya empezando a invadir Centroamérica con judías transgénicas, a España, que yo sepa, no han llegado aun y la mayoría de las marcas que se suelen vender en el súper son de pequeñas empresas. Aprovechad ahora: algún día todos los estantes estarán ocupados por los botes de colorines anunciados en TV con un estúpido nombre anglosajón por fuera y basura comestible por dentro.

En resumen, esta receta admite cualquier tipo de alubia blanca cremosa y de tamaño grande, precocida o cruda. Tambien admite otros pescados además del rape: mero, rodaballo, o perca, por ejemplo.

Ingredientes (para 2-3 personas):
-400 gr de alubias blancas
-1 rodaja grande de rape,
-18 langostinos (orientativo, claro)
-1 puerro,
-2 chalotas,
-1 bandeja de ajos frescos,
-Sal,
-Pimienta negra molida,
-Unas hebras de azafrán,
-Pimentón dulce,
-Cayena molida -si nos gusta el picante,
-Aceite de oliva.

Modo de elaboración:
Si las alubias están crudas:
Las tenemos en remojo durante 24 horas y las ponemos a cocer a fuego lento hasta que estén tiernas y suelten un característico jugo espeso. Las salamos a nuestro gusto hacia el final de la cocción.
Si las hemos comprado cocidas.
Vacíamos el bote y pasamos las alubias por agua fresca, para que se les vaya el sabor a conserva.

Pelamos ahora los langostinos, reservando cabezas y cáscaras para elaborar un fumet ultrarrápido y troceamos la rodaja de rape en pedacitos de bocado.
Salpimentamos los langostinos y el rape y los doramos en poco aceite (si los langostinos los hemos comprado ya cocidos, esto no es necesario). No debemos dejar que se hagan demasiado porque terminaremos de cocinarlos con el guiso.
Reservamos también el pescado y pasamos a elaborar el prometido fumet.

¡El fumet ultrarrápido!

Se trata de una alternativa al caldo tradicional, que, sí, queda muy sabroso pero que consume gas y tiempo que da gusto. Así que aquí va la ultrarrápida explicación del fumet que también es ultrarrápido.
Cubrimos los restos de los langostinos con agua tibia y lo trituramos con la batidora, colándolo después.
Ya está.

Reservamos igualmente el fumet.
Ahora elaboraremos la salsa. Para ello, calentamos un buen chorro de aceite y pochamos el puerro, las chalotas y los ajos tras haberlos pelado y picado muy finos. Cuando estén dorados y tiernos, pasamos las verduras también por la batidora.
Ahora vertemos en un puchero la salsa de verduras y las alubias. Lo mezclamos bien y añadimos el pescado. Cubrimos el guiso con el fumet. Removemos bien. Cuando tengamos todos los elementos mezclados, añadimos el pimentón, el azafrán y la cayena y rectificamos de sal si es preciso. Lo dejamos diez minutillos a fuego lento y removemos de vez en cuando.
Seguro que vuestros amigos, familiares y gorrones os felicitan por el plato. De no ser así, es hora de volver a usar la batidora, con un buen alargador.

¡Buena digestión!

8 comentarios:

Ciberculturalia dijo...

Estupenda y sencilla receta que pondré en práctica.

Por cierto, enhorabuena por las entradas dedicadas a la Costa de Marfil, que por sugerencia del blog "Cuestiónatelo todo", me he leído con sumo interés.

Es curioso cómo recibimos la información por parte de los grandes medios, completamente deformada. Ahora con la guerra de Libia lo vemos con toda claridad.

Gracias por el esfuerzo.Un abrazo

Anónimo dijo...

Voy a usar fabes de la granja para esta receta y quedar como dios.

Dizdira Zalakain dijo...

Ciberculturalia:
Muchas gracias por tus palabras, que compensan de sobra el esfuerzo.
Con respecto a la receta, espero que te salga bien si te decides a cocinarla.

Anónimo:
Uf, si tienes fabes ya está todo dicho.

Eleutheria Lekona dijo...

Gracias por la receta Dizdira. Nada más de ver la foto se antoja un buen.

Aprovecho también para desearte bienestar en estos días de merecido descanso. No estoy bien enterada de si en el Islam tengan prácticas litúrgicas asociadas a estas fechas; yo me imagino que sí porque ustedes reconocen en Jesús a un profeta –según entiendo. Como sea, son días de vacación y como que se pone uno contento.

Un saludo afectuoso.

Dizdira Zalakain dijo...

Muchas gracias, Eleutheria. Igualmente.
Los musulmanes, aunque es verdad que consideran a Jesús como uno de los grandes mensajeros de Dios, no celebran ninguna festividad religiosa especial en estos días.
Te deseo que disfrutes de tus vacaciones.

Wundemar dijo...

Cierto: Jesús para los musulmanes es un profeta especialmente respetado y relevante.

Las entradas de laimprentadefar.blogspot.com fueron exportadas a cosmogundemaro.blogspot.com

Cordiales saludos, Dizdira.

P.D.: Confieso que nunca toleré las alubias.

ISABEL dijo...

Confieso que no soy muy de alubias, pero haré este plato seguro, tiene una pinta buenísima

Dizdira Zalakain dijo...

Wundemar:
Sí, gracias, ya lo sabía.
Pudes sustituirlas por otras legumbres.

Isabel:
Gracias, ojalá te salga riquísimo.