viernes, 15 de abril de 2011

¿Qué pasa en Costa de Marfil? (3) Las elecciones de 2010.



Los sucesos.

Las elecciones presidenciales en Costa de Marfil se celebraron en dos vueltas. Esto es debido a que el Art. 36 de su Constitución, aprobada en 2.000, estipula que, en caso de que ningún candidato obtenga la mayoría absoluta, se debe acudir a una segunda consulta en la que solo competirán los dos candidatos más votados.
En la primera vuelta, celebrada el 31 de Octubre de 2010, los tres candidatos más votados fueron:

-Laurent Gbagbo 38% (1.756.504)
-Alassane Outtara 32% (1.481.091)
-Henri-Konan Bédié 25% (1.165.532)

Como ningún candidato obtuvo mayoría absoluta (más del 50%), se convocó una segunda ronda para el 28 de Noviembre, en la que habría que elegir entre los dos candidatos más votados: Gbagbo y Outtara.
Bédié pidió el voto para Outtara. Esto en teoría habría debido significar la casi segura victoria de Outtara, pues la suma de ambos porcentajes alcanza el 57%. Sin embargo, hay que tener en cuenta que una cosa es que Bédié pida a sus votantes que apoyen a Outtara y otra que éstos le hagan caso. El PDCI de Bédié había sido el enemigo acérrimo de Outtara y fue precisamente Bédié quien impuso la ivoirité para impedir a Outtara presentarse a las elecciones.
El radical cambio de chaqueta de Bédié a buen seguro no iba a convencer a sus electores, el ideario de muchos de los cuales tenía como punto clave precisamente la ivoirité. Así que era improbable que quienes un día apoyaron a Bédié más que nada por su rechazo a Outtara ahora fueran a seguir la consigna de votarle. Así pues, la incógnita para la segunda vuelta estaba en si los votantes del viejo PDCI iban o no a obedecer la incongruente consigna de voto de su líder.

Durante la segunda vuelta, como veremos, se produjeron graves y decisivas violaciones de las normas electorales vigentes, gracias a las cuales Outtara se autoproclamó vencedor en contra de toda legalidad, pero con el apoyo de la ONU. Es decir, la ONU, encargada de velar por la legalidad del proceso electoral, toleró y perpetró gravísimas infracciones legales con el objetivo patente de propiciar la victoria fraudulenta de Outtara.
Es preciso conocer cuál es la legislación vigente en Costa de Marfil en materia electoral.

La Comisión Electoral y el Consejo Constitucional.
Hay dos organismos encargados de organizar las elecciones y proclamar los resultados. Son la Comisión Electoral Independiente (CEI) y el Consejo Constitucional (CC)
El funcionamiento y composición de estos organismos se rige por la Constitución y por una serie de ordenanzas que modifican algunos de sus artículos.

Procedencia de las normas electorales vigentes.
Hay que tener en cuenta que estas modificaciones del texto constitucional nunca han sido refrendadas por el pueblo, sino que han sido impuestas al gobierno legítimo por la ONU y los golpistas bajo chantaje: o se aceptan las modificaciones o se prosigue con las acciones militares.
Muchas de estas normas son sumamente injustas y abusivas.
En especial lo es la composición de la CEI, determinada por la Ley n°2004-642 y que en el momento de las elecciones estaba compuesta por una aplastante mayoría de partidarios de Outtara.
-El Presidente de la CEI, Yusuf Bakayoko, es pro-Outtara.
-El Bureau está compuesto por 6 miembros, 5 son pro-Outtara y solo 1 pro-Gbagbo.
-El Comité Central cuenta con 16 pro-Outtara y 6 pro-Gbagbo.
-La totalidad de las 19 comisiones electorales regionales están controladas por los pro-Outtara.
-De las 415 comisiones electorales locales, 385 están controladas por los pro-Outtara y sólo 35 por los pro-Gbagbo.
Pero lo mas increíble es que la ley establece que incluso los grupos armados que ni siquiera son partidos políticos deben tener sus representantes en la CEI

Ahora veremos como, sin embargo, los golpistas y la ONU ni tan siquiera han respetado sus propias normas.

Las normas clave.

1- Artículo 59 (revisado) de la Constitución:
“La Comisión Electoral Independiente procederá a la recogida general de los votos y a la proclamación de los resultados provisionales del escrutinio."
"La Comisión Electoral Independiente comunicará al Consejo Consitucional, al Representante especial del Secretario General de Naciones Unidas en Costa de Marfil y al Representante del Mediador un ejemplar de las actas junto con los documentos justificativos en un plazo de tres (3) días
desde el comienzo del escrutinio.
2- Artículo 94 de la Constitución:
El Consejo Constitucional controla la regularidad de las operaciones de referéndum y proclama los resultados.
El Consejo estatuye sobre:
-La elegibilidad de los candidatos a las elecciones presidenciales y legislativas;
-Las reclamaciones y quejas relativas a la elección del Presidente de la República y de los Diputados.
El Consejo Constitucional proclama los resultados definitivos de las elecciones presidenciales
3-Artículo 60 (revisado) de la Constitución:
Todo candidato a la elección de Presidente de la República puede presentar, mediante petición por escrito al Presidente del Consejo Constitucional, una reclamación concerniente a la regularidad del escrutinio o su recuento. La petición así como los documentos en apoyo de su reclamación deben ser depositados en el plazo de tres (3) días desde el cierre del escrutinio.
4- Artículo 98 de la Constitución:
Las decisiones del Consejo Constitucional no admiten ningún recurso. Se imponen a todos los poderes públicos, a toda autoridad administrativa, jurisdiccional, militar y a toda persona física o moral.

Los hechos de la primera vuelta.
Antes de pasar al listado de irregularidades de la segunda vuelta, utilicemos como término de comparación la única irregularidad significativa de la primera vuelta y veamos cómo en este caso se tramitó respetando la normativa sin que por ello nadie se dedicara a masacrar civiles o a organizar golpes de estado. Estos fueron los pasos:
1-La CEI anunció los resultados provisionales del escrutinio en el plazo y ante las instancias estipuladas en el art. 59.
2-Henri Konan Bédié, tras conocer su relativamente pobre resultado (un 25%) denunció que se habían cometido irregularidades e impugnó los recuentos. Sin embargo, la reclamación fue presentada ante el Consejo Constitucional fuera del plazo de tres días estipulado por el art. 60, por lo que
3-de acuerdo con el art. 94, el Consejo Constitucional desestima el recurso y
4-de acuerdo con ese mismo art. 94 proclama los resultados definitivos que, de acuerdo con el art. 98, devienen inapelables.
Aquí las normativas se cumplieron y las cosas funcionaron como es debido. Comparemoslo ahora con lo sucedido en la segunda vuelta.

Los hechos de la segunda vuelta:
1. La CEI no ofrece resultados provisionales en el plazo requerido.
Una vez celebrados los comicios y pasados los tres días que estipula el art. 59 (es decir, pasadas las 24:00 del día 1 de diciembre) el Presidente de la CEI no había ofrecido los resultados provisionales del escrutinio. Hay que tener en cuenta que este plazo es imperativo, no indicativo. A partir de esos tres días la CEI carece ya de competencia para ofrecer los resultados, pasando ésta a manos del Consejo Constitucional.
En efecto, el presidente del Consejo Constitucional compareció ante la TV pública para declarar que, ante la incapacidad de la CEI para ofrecer los resultados provisionales en el plazo estipulado, de acuerdo con la legislación, el CC se hacía cargo del expediente y tenía la obligación de proclamar los resultados definitivos en un plazo de siete días. (art. 63 revisado)
¿Por qué ocurrió esto?
Hay que hacer un inciso para explicar por qué la CEI no presentó los resultados provisionales en el plazo requerido de tres días. La CEI debe adoptar acuerdos por consenso y una vez que se hayan efectuado dos recuentos o sumas de escrutinios, uno manual y otro electrónico y se compruebe que ambos coinciden.
La tarde del 30 de Noviembre, cuando aun no había concluído el preceptivo recuento electrónico y sin mediar consenso previo, el portavoz de la CEI (también simpatizante de Outtara) procedió a la lectura de los resultados. Ante la irregularidad manifiesta y como el portavoz hacía oídos sordos a las protestas, dos representantes pro-Gbagbo se levantaron e impidieron al portavoz que diese lectura a los resultados. Este acto ha sido vendido por la prensa como un gesto violento y antidemocrático por parte de los partidarios de Gbagbo, que no querían reconocer que habían perdido. El mundo al revés.
Lo que realmente había ocurrido es que los recuentos a mano estaban burdamente trucados, inflando las cifras a favor de Outtara. Sencillamente, las cantidades de votos de cada circunscripción se habían sumado mal. Y es evidente que se había hecho de mala fe pues ¿por qué el portavoz se precipitó a leer los resultados antes de que se procediese a la suma electrónica? No solo las sumas totales estaban mal hechas: en 2000 de las 20.000 actas los votos fraudulentos pro-Outtara estaban tan burdamente inflados que ni siquiera se dieron cuenta de que había más votos que votantes censados. Vamos, que hubo 2000 mesas que superaron el 100% de participación. Concretamente, en cuatro de las 19 regiones del país se registrarón participaciones superiores al 110%.
Aquí tenéis un vídeo en el que pueden contemplarse los documentos fraudulentos.




Una vez efectuado el recuento electrónico, al que sintomáticamente se negaban los pro-Outtara, es evidente que ya no pudo haber consenso por parte de los pro-Gbagbo.

2. El presidente de la CEI ofrece los resultados violando las leyes.
A pesar de ello, al día siguiente, 2 de Diciembre, el presidente de la CEI, Yusuf Bakayoko, se dirige al Golf Hôtel, que es la sede y cuartel general de los pro-Outtara en Abidjan. Allí, él solo, sin ningún otro miembro de la CEI, proclama los resultados de las elecciones y da por vencedor a Outtara ante las cámaras de televisión de varias cadenas francesas. Basándose en los recuentos fraudulentos que hemos visto en el vídeo otorga el 54,1 % de votos a Alassane Ouatara, contra el 45,9 % de votos para Laurent Gbagbo.

Con ello incurre en varias violaciones de la ley electoral:
1-Los resultados se ofrecen fuera de plazo.
2-Los resultados se ofrecen sin mediar el preceptivo consenso de la CEI.
3-Los resultados se ofrecen sin la presencia de la CEI.

Ello por no hablar de las sintomáticas irregularidades que supone ofrecer los datos en el cuartel general de uno de los dos bandos y en vez de ante la TV nacional, ante las extranjeras.

3. El Consejo Constitucional ofrece los resultados definitivos cumpliendo escrupulosamente la ley.
-El día 2, una vez recibidos fuera de plazo los expedientes por parte de la CEI, el Consejo Constitucional, ante la TV pública anuncia el inicio del escrutinio definitivo, para el que tiene como máximo 7 días, y abre así mismo los tres días de plazo de reclamaciones previstos en el artículo 60.
El partido de Laurent Gbagbo, ese mismo día y, por tanto, dentro del plazo requerido, (al contrario de lo sucedido con la reclamación de Bédié en la primera vuelta) presenta una reclamación escrita junto con la documentación acreditativa de las irregularidades detectadas.
-El día 3 de Diciembre el Consejo Constitucional, funcionando bajo estrictas bases jurídicas, una vez analizada la documentación presentada por el partido de Gbagbo, declara nulas las votaciones en 7 de los 81 distritos del país al detectar graves irregularidades y ofrece los resultados definitivos, que otorgan un 51,45 % de votos a Gbagbo y un 48,45 % a Outtara.
-A las 48 horas, el Presidente electo, Laurent Gbagbo, presta juramento ante el Consejo Constitucional, reunido en sesión extraordinaria.

4. El Certificador de la ONU incumple su cometido.
Choi Young-jin es el funcionario surcoreano enviado por la ONU en teoría para los siguientes cometidos principales:
-Certificar que el proceso electoral se atiene a la normativa
-Velar porque el resultado oficialmente emitido de las elecciones sea respetado.
-Velar por el mantenimiento de la paz y la estabilidad.
-Como jefe de las fuerzas de la ONUCI salvaguardar los resultados oficiales.

Pues bien, esto es lo que hizo el enviado de la ONU:
-No reconocer los resultados definitivos ofrecidos por la única institución legalmente capacitada para hacerlo, con lo que viola el principio básico de la ONU de respetar las instituciones de los países soberanos.
-Validar, en cambio, los resultados ofrecidos por la CEI, institución que, según la ley, no puede sino ofrecer los resultados provisionales. Además, los datos fueron presentados incumpliendo varios procedimientos indispensables marcados por la Constitución y por las modificaciones a ésta que la propia ONU impuso a Costa de Marfil.
-No evitar los actos de violencia y robo de urnas denunciados por los observadores y reconocidos por él mismo que, en las regiones del norte y oeste, permitieron llenar ilegalmente las urnas con votos pro-Outtara.
-Proclamar ilegalmente a un presidente paralelo al constitucionalmente legítimo.
-Amparar y cometer acciones de violencia para derrocar al presidente legítimo.


Tras estos acontecimientos, la llamada comunidad internacional, liderada por Francia y Estados Unidos, exige al presidente legítimo renunciar a su cargo. La UE, y la Unión Africana, con mayoría aplastante de presidentes títeres a las órdenes de occidente, se suman a la exigencia. Lo mismo hace el Consejo de Seguridad de la ONU. De este modo el presidente electo Laurent Gbagbo queda diplomáticamente aislado.
Las tropas de Alassane Outtara apoyadas ahora ya sin ningún tapujo por las de Francia y la UNOCI inician un ataque masivo con miles de muertos civiles y una espantosa masacre en la ciudad de Duekoué.
Mientras tanto, las multinacionales y la UE imponen sanciones económicas al gobierno recién elegido para ayudar así a su caída.

En la última entrega de esta serie, denunciaremos los horribles crímenes y abusos perpetrados por las tropas de Outtara antes y después de las elecciones en colaboración con Francia y la ONU.
También trataremos de dar pistas para contestar a estas naturales preguntas: ¿por qué la comunidad internacional ha apoyado a un golpista para hacerse con el poder en un país como Costa de Marfil? ¿Qué ha hecho mal Gbagbo para que esa comunidad internacional haya organizado una masacre para destituírlo? ¿Por qué tanto interés en que sea Outtara el presidente?

6 comentarios:

Jose Luis Forneo dijo...

Uff, parece que el robo ha sido mas claro de lo que parecia. En estas tres entradas has condensado perfectamente lo ocurrido en Costa de Marfil, y lo que, como es habitual, no ha salido en las televisiones (aunque los datos eran tan facil o dificiles de conseguir para un periodista digno, que quiera transmitir la verdad, como para ti).
Muchas gracias por tan claro y contundente resumen que confirma que ha tenido lugar un golpe de estado en Costa de Marfil manejado por el imperialismo y sus secuaces, y que es la conclusion de muchos años de crimenes contra el pueblo marfileño.

Saludos

Anónimo dijo...

Bueno, ya quedó demostrado lo que desde el principio se suponía, nueva agresión imperialista ta grave o más que la de Libia, en esta ocasión la estrategia a usar es el silencio mediático.

Luego Siria, Irán, Argelia, Bielorusia... a saber.

Anónimo dijo...

brillante

Dizdira Zalakain dijo...

José Luis:
Es cierto. Lo que hace que esto no sea considerado por cualquiera un simple y burdo golpe de estado es precisamente la colaboración -por activa o por pasiva- de los periodistas a sueldo.

Anónimo (1):
Además de esos páises en África les quedan todavía algunos "díscolos", como Gambia o Angola. Ya lo iremos viendo...

Anónimo (2):
¡Muchas gracias!

quebrantandoelsilencio dijo...

Hola Dizdira, aunque con retraso sigo esta maravillosa relación de hechos que expones y cada vez me parece más difícil que nadie pueda escapar a la red imperialista. Hacen y deshacen a su antojo sin pararse ante nada ni ante nadie. Provocan muerte y destrucción con una facilidad ante la complicidad de la mayoría que creo estar viviendo en un mundo de locos en el que la cordura es un bien más escaso que la justicia.
Muchas gracias, de nuevo, por toda esta información que de otra forma sería muy difícil de acceder a ella.
Un saludo.

Dizdira Zalakain dijo...

Gracias por tus palabras. A veces entrar en detalles en un tema en concreto, como este, ofrece paradójicamente la posibilidad de hacerse una idea global más exacta de cómo en cada sitio que mires el drama se desarrolla y termina del mismo modo.
Saludos.