martes, 30 de noviembre de 2010

El timo de Wikileaks

La verdad es que ya había motivos para recelar de Wikileaks, esa página web que difunde documentos secretos. Pero, a raíz de la revelación de 250.000 documentos generados en el Departamento de Estado de EE.UU. y en sus embajadas en casi todos los países del mundo, creo que empieza a ser necesario decir abiertamente que Wikileaks es un fraude, un engendro de contra-contra-información cuya finalidad es suplantar a la auténtica contrainformación. Algo así como pasa con los partidos institucionales de supuesta izquierda, que son un fraude que pretende debilitar a los movimientos auténticamente izquierdistas.
Hay un montón de datos que nos invitan a pensar así, pero basta con observar el modo en que se ha producido esta última revelacion de Wikileaks para hacerse muchas preguntas. Por ejemplo:
1-Los presidentes de medio mundo y el propio Obama muestran su disgusto por la publicación de estos documentos. ¿Por qué, si Wikileaks es tan peligroso para los intereses de EE.UU. no está ya cerrada su página y sus autores asesinados o encarcelados? Por cosas mucho menos graves, la CIA no ha dudado en adoptar medidas expeditivas. Sin embargo, aquí, en vez de actuar, se limitan a quejarse.
2-Los documentos prometidos no están disponibles en la web de Wikileaks. Desde Wikileaks se afirma que esto es debido a que la web ha sido atacada por hackers. Cuando escribo esto, acaban de reportar un segundo ataque. Es decir, nos pretenden hacer creer que la razón por la que los documentos de Wikileaks no están a la libre disposición de cualquier internauta es porque un hacker les ha reventado la web. Sin embargo.
a) El jefe de Wikileaks, Julian Assange es, él mismo un notable hacker. Cuesta creer que sea tan tonto como para no haber previsto y evitado estos ataques.
b) Los documentos podrían perfectamente haberse alojado en decenas de servidores, o en una red P2P, lo cual imposibilitaría que un hacker abortase su difusión.
c) ¿Por qué querrían los hackers boicotear una web que en teoría debería ser el paradigma de todo hacker?
d) ¿Por que no ha sido la CIA o cualquier otro organismo supuestamente afectado por esta web el autor del boicot?
3-Wikileaks, a pesar de seguir sin proporcionar esos documentos a los internautas con la excusa increíble de haber sufrido ciberataques, los ha puesto a disposición de los siguientes periódicos: El País, The Guardian, Le Monde, Der Spiegel y The New York Times. Todos ellos son períodicos perfectamente prosistema: sus accionistas son grupos directamente ligados a los intereses políticos y militares de EE.UU. ¿Acaso alguien que obtiene información peligrosa para EE.UU. dejaría esa información en manos de periódicos aliados de EE.UU?
4-Más increíble aun. Esos períodicos aliados de EE.UU. no solo reciben los documentos secretos sino que los divulgan a bombo y platillo y los convierten en portada -y, por cierto, hacen un negocio redondo con ello.

Esto en cuanto al peculiar, por no decir absurdo, modo de publicación. Pero las sospechas se confirman si atendemos al contenido y a la naturaleza de esas prometidas escandalosas revelaciones contenidas en un cuarto de millón de documentos secretos. Estas revelaciones podrían dividirse en varios grupos.

1. Las revelaciones basura. Una excelente forma de que pasen desapercibidos los datos que pueden reportar algún interés es la de mezclarlos con otros banales. En este sentido los medios nos han descubierto el carácter vanidoso de Sarkozy, la golfería de Berlusconi, etc como si de un programa de prensa rosa se tratase. Por otro lado, se aportan "grandes exclusivas" como que Zapatero utilizó su oposición a la guerra contra Iraq para conseguir votos. ¿En serio?
2. Las revelaciones de lo que ya se sabía. Se nos informa de datos tan "sorprendentes" como que las embajadas de EE.UU. se dedican al espionaje, o de que las tropas aliadas asesinaron a civiles en Irak. Lo que revelan los documentos son cosas denunciadas hasta la saciedad y constituyen tópicos que no van a provocar ninguna revolución.
3. Las revelaciones de lo que conviene. Dos de las grandes revelaciones de Wikileaks nos dicen que, en efecto, Irán posee armamento atómico -lo que justificaría su invasión a falta de lapidaciones- y que China desearía la desaparición de Corea del Norte, pretendiendo, imagino, crear un conflicto diplomático entre la RP de Corea y China que facilite la invasión que está preparando EE.UU.
4. Las revelaciones light. Julian Assange nos revela con sus documentos astutamente robados cosas como que en Irak han sido asesinados miles de civiles. El problema es que las cifras de civiles asesinados más prudentes realizadas por organismos independientes de los intereses de USA, nos hablan de al menos un millón. Ello nos lleva a pensar que muy probablemente Wikileaks no sea un organismo independiente de los intereses de USA.
5. Las revelaciones que no revolucionan. Ninguna revelación de Wikileaks sirve para cuestionar los principios fundamentales del credo divulgado por Falsimedia: existe Al Qaeda, el 11-S fue un ataque terrorista islamista, Irán planea lanzar bombas nucleares a la buena gente de Israel, Corea del Norte es una amenaza real para el mundo civilizado, etc, etc. Wikileaks no ha servido para que, por ejemplo, descubramos quién estaba detrás del 11-S, cómo EE.UU. controla el narcotráfico mundial, quién manda en organizaciones tan solidarias como Amnistía Internacional o quién elige a los presidentes de gobierno de nuestras democracias. De este, la conclusión a la que se pretende que se llegue es clara: si Wikileaks ha obtenido 250.000 documentos secretos del Gobierno de EE.UU y en ninguno de ellos se desvelan estas cosas, es que no son ciertas, son paranoias de los enemigos de la democracia. El propio Julian Assange ya lo dejó claro en una ocasión tachando de "conspiranoicos" a los que se atrevían a dudar de la amenaza del terrorismo islámico global o del 11-S.
En este magnífico artículo se profundiza en algunos de estos temas y se sugieren otros más.

El documento que me gustaría que revelara Wikileaks es uno de la CIA en el que se detalle cómo Wikileaks va a ser una eficaz arma de contrainformación al servicio de los intereses del Imperio. Pero ese no se revelará.

11 comentarios:

Maria C dijo...

Mi querida Dizdira una vez mas me saco el sombrero ante vos,tu post dice muchas de las cosas que me preguntaba interiormente sin hacerlas publicas.Lo que mas gracia me hizo fue que en el caso de mi pais pedian hasta el ADN de los candidatos a la presidencia antes de las ultimas elecciones,lo que no daria mas de una "supuesta" madre de algun hijo de Lugo por ella,jajaja.Perdon no es para nada gracioso viendo las cosas acorde a la realidad pero no perdamos la alegria.Un beso

chus dijo...

¿Tan mal están el capital y el Imperio que necesitan urdir operaciones de este tipo y tan poco se dan cuenta las masas populares para lograr entablar batalla con ciertas garantías de victoria?. Se me va la olla (debe ser la edad) y mezclo mis ganas y deseos con las duras realidades. Excelente entrada la de hoy (y artículo muy interesante el recomendado). Salud y adelante.

Dizdira Zalakain dijo...

Hola Maria C:
Es que tienes razón. Ese tipo de información frívola va a terminar siendo la aportación más notable de Wikileaks. Muy triste.

Chus:
Odio la expresión "cortina de humo", pero la verdad es que me parece que Wikileaks no es más que eso. Solo que muy grande. Y si la cortina de humo es tan grande es porque están pasando -o se avecinan- cosas también muy grandes que esa cortina tiene que ocultar.


Saludos a ambos.

quebrantandoelsilencio dijo...

Tiene toda la pinta de ser una jugada de EEUU aunque la verdad es que no sé ni para qué se molestan porque a pesar de toda la información existente seguimos sin movernos.
Un saludo.

Dizdira Zalakain dijo...

Es que creo que precisamente el objetivo es prevenir que hagamos algo. Es parecido al mecanismo de una vacuna. Los virus debilitados de Wikileaks inmunizan contra los virus potencialmente peligrosos de la verdad.
Saludos.

Bluff dijo...

El mérito de Wikileaks es todo de la CIA. Absolutamente nada de lo publicado por Julian Assange hace otra cosa que no sea reafirmar la política exterior de los Estados Unidos. Después de leer todo lo que este hombre ha publicado bajo el atractivo reclamo de "secreto" o "clasificado" (las imágenes del ataque del helicóptero al periodista y su chofer-traductor, no son ni con mucho las imagenes más sangrantes de guerra que se conocen, son una de las miles que hay) sólo cabe ir dando la importancia que las supuestas revelaciones tienen. Dejando a un lado las obviedades referidas a embajadas estadounidenses por el mundo, tíbias y suaves referencias a la actuación de algunos políticos; obviedades todas ellas. Este supuesto milagro informativo no hace otra cosa que dar alas a los Estados Unidos en su conquista del Nuevo Orden. Y para darse cuenta de ello no hay más que LEERLO. A este hombre no le pasará nada nunca, la razón es simple: trabaja a sueldo de Washington. Así que menos hackers, crackers... ah, y menos lobos!!!. Que la única novedad que ofrece todo éste asunto en relacción a la manipulación de la información hasta ahora conocida es que se hace por internet. Ahora bien igual es que lo gracioso del asunto, que yo no lo he pillado, es que Julian Assange tiene un blog en el que sus "amigos" le dejan colgar documentos que nada revelan salvo advertir a la gente lo peligrosísimos que son Corea del Norte e Irán.

Anónimo dijo...

¡Amen!

Dizdira Zalakain dijo...

Bluff y Anónimo:
Las rocambolescas historietas que cada día nos cuentan de este personaje, así como las "sorprendentes" revelaciones que por capítulos va haciendo El País sobre las virtudes de nuestros gobernantes confirman las sospechas. La próxima "bomba informativa" va a ser el carácter campechano de nuestro monarca.

Saludos.

Anónimo dijo...

Yo tambien creo en todo lo que aqui comentais. pero si al final estamos en lo cierto, no dudaran hasta el cargarse a su marioneta.

Dizdira Zalakain dijo...

Podría muy bien ocurrir, desde luego.

KROM dijo...

Eso sin descartar que Assange sea el Bin Laden de los Hackers y que su famosísima web no sea la excusa perfecta para cerrar cualquier web sospechosa de revelar informaciones delicadas, como la tuya, por ejemplo.