jueves, 25 de noviembre de 2010

Rösti.

El plato nacional de Suiza, por lo menos de la Suiza alemana, son los rösti. Cuando los suizos trabajaban honradamente la tierra en vez de vivir de la usura y los negocios criminales, tomaban rösti como un nutritivo y económico desayuno.
Su componente esencial es la patata rallada y amasada en forma de tortas, que luego se asan. A partir de ahí, existen muchas variantes. Aquí nos decantaremos por una de las más clásicas, con un queso Emmental (también de origen suizo) y que resulta ideal para acompañar platos de carne.

Ingredientes:
1 Kg. de patatas.
250 grs. de queso Emmental rallado.
1 Cebolla.
Mantequilla.
Aceite de oliva.
Sal.
Nuez moscada.
Pimienta.

Modo de elaboración:
Hay quienes preparan los rösti con patata cruda, pero lo normal es hacerlo con patatas cocidas, enteras y con piel. Eso sí, no es preciso ni recomendable cocerlas tanto tiempo como si las fuéramos a consumir tal cual, así que con diez o quince minutos en agua hirviendo con un chorrito de leche es suficiente.
Las pasamos a un recipiente con agua fría y las vamos pelando cuando se dejen. Por algo se dice aquello de la patata caliente. Después, con el clásico rallador que compramos por un euro en el chino de la esquina, vamos rallando las patatas.
También rallaremos cebolla, lo más finamente posible.
En una fuente grande ponemos todas nuestras cosas ralladas: las patatas, la cebolla y el queso. Sazonamos con la sal, la nuez moscada y la pimienta y mezclamos todo bien con las manos, procurando obtener una masa homogénea.
Después cogemos un puñado de masa y formamos una bola, la ponemos en la encimera y la aplastamos de modo que obtengamos una torta de no más de un dedo de grosor. Y así vamos haciendo tortas hasta que se nos acabe la masa.
En una sartén ponemos un chorro de aceite y una cucharada de mantequilla a derretir. Cuando esté muy caliente colocamos las tortas y les damos enseguida la vuelta, de modo que se doren por fuera. Luego bajamos el fuego y las mantenemos así entre cinco y diez minutos -depende del grosor.
Y ya están listas.
GUTEN APETTIT