jueves, 9 de septiembre de 2010

Thilo Sarrazin.

A estas alturas da un poco de asco estar siempre hablando de tal o cual nazi que ocupa un alto cargo en la jerarquía de los explotadores de tal o cual país o tal o cual macrocorporación y que suelta tal o cual mierda por su infecta boca. Eso, desde que ya no es delito ser racista -excepto con los judíos- es tan cotidiano como los accidentes laborales o el recorte de derechos por decreto ley. La historia se desliza hacia un nuevo infierno decisivo y esto ya no hay quien lo pare. De modo que los efímeros personajillos de los que hablo no son más que una langosta en una plaga de millones de ellas y no merecen ni la molestia de la enumeración, como sí la merecieron los aqueos embarcados hacia Troya en el Canto II de la Iliada.
Pero este caso me hace gracia precisamente porque en una lista lo único que tenemos es el nombre. Y el de este insecto es ridículamente paradójico. En la taxonomía de esta plaga bíblica tenemos que en el filo neonazi, clase idiota, familia islamófoba se encuentra un tipejo llamado Thilo Sarrazin, de profesión Gran Consejero Usurero del Bundesbank. ¡Sarrazin! Este apellido, de origen francés, significa exactamente lo que parece: "sarraceno". Y, como es lógico suponer, a su remoto antepasado le fue colocado tal apellido no por casualidad. Qué paradoja que este tío, famoso por su islamofobia se llame así. Si en Alemania se estilase ponerse el apellido materno, quizá descubriésemos otra nueva paradoja: tal vez su madre se apellide Einstein o Leibniz.

El amigo Sarrazin se dedica profesionalmente a recortar derechos sociales a los trabajadores alemanes y a engrosar con lo que de ello obtiene las cuentas de los hombres de negocios de todo el mundo, entre ellos numerosos jeques árabes. Luego, en sus ratos libres, escribe libros de ensayo político de elevado estilo e insondable profundidad, -para que nos hagamos una idea, semejantes en enfoque y calidad a los de nuestro gran Federico Jiménez. Esos libros los compran los mismos pringados a los que acaba de rebajar las pensiones, a los que acaba de mandar al paro, a los que lleva años robando la vida como si de una tenia se tratase. En esos libros les dice que la culpa de que ahora estén así de mal la tienen los sarracenos -bueno, él suele evitar esta palabra, les llama "árabes". Y con árabes se refiere sobre todo a los turcos, que todo el mundo sabe que son tan árabes como finlandeses son los de Murcia.
Dice la prensa que dice en sus libros y conferencias cosas como que los turcos tienen genes distintos y de poca calidad y que por eso sería más rentable para Alemania contratar en su lugar a judíos del Este, que contienen genes un 15% más inteligentes. En cambio los turcos no sirven más que para vender fruta. En lo único que son altamente productivos es en la fabricación de mujeres con velo. Al final, dice él, si esto sigue así, Alemania y la cultura alemana quedarán destruídas por esa plaga sarracena. Diga usted que sí, señor Sarrazin, bamos a salbar a la qurtura questa en peligro por culpa la mierdalosmoros.
Pero no hay nada que salvar, esta langosta con gafapasta redonda quizá no lo sepa, porque una langosta no sabe que forma parte de una plaga, simplemente se deja llevar por la corriente de aire y sus tres instintos básicos de insecto: devorar, destruir, no pensar. No hay nada que salvar. La cultura alemana hace años que ha muerto. La automasacre de borregos de la Love Parade que celebra el derrumbe del Muro que garantizaba sus derechos sociales es lo que queda de la música alemana. Los libros de Sarrazin es lo que queda de la filosofía alemana. Si la nueva generación de jóvenes turcos se avergüenza de hablar alemán y prefieren volver a su lengua y su cultura turcas, por algo será. Un mercachifle como tú, Sarrazin, debería saberlo: el cliente nunca se equivoca.
Y a ver cómo te entiendes con tus otros colegas, porque dicen que Alemania necesita 500.000 puestos de trabajo inmigrante al año. Llama a esos judíos tan inteligentes de los países del Este. Serán tan inteligentes que a buen seguro estarán encantados de trabajar como mulas por un sueldo miserable para que tú sigas comiendo caviar y vomitando basura.

7 comentarios:

Jose Luis Forneo dijo...

Muy curioso el Sarrazin este, tan contradictorio y estupido como todos los suyos. Parece que contra mas evidente es lo real, algunos intentan salvar su civilizacion y su forma de ver el mundo decadente de las formas mas esperpenticas posibles. A lo mejor este tipo de meapilas, como Cesar Vidal o Losantos en España, tienen una funcion social importante: engañar a las masas para que se enfrenten a otros enemigos en vez de a los que de verdad les estan jodiendo. En este sentido, su forma de hacer el payaso, al menos en España, es eficaz, y sus palabras huecas son creidas por demasiados cerebros huecos

Dizdira Zalakain dijo...

Parece ser que en el Bundesbank le han invitado a renunciar a su cargo. No creo que por ello le veamos en los comedores sociales, en la misma cola que sus odiados congéneres.
No me extrañaría que al final le hayan destituído por las protestas de la comunidad judía, que también se sintió ofendido por sus afirmaciones acerca de la distinta genética que poseen. Por cierto, que también enumeró a los vascos entre los de genética distinta. No sé si sentirme insultada o elogiada.

Stop dijo...

En primer lugar, este Sarrazin está equivocado con esto de la genética vasca porque es la misma que la del resto de los habitantes de España. Claro que esto cambia radicalmente según se escojan o "manipulen" los señores representativos que se utilizan como "muestra racial". En muchos estudios, lo único que se demuestra es que en determinadas familias muy endogámicas, al final se producen alteraciones genéticas.

La llamada "amenaza" islámica existe. Negarlo, sólo evidencia una cosa: "que esa persona no tiene el más mínimo contacto con la población musulmana".

La mayoría de la gente que tiene contacto con musulmanes coincidirá en varias cosas: que la religión es lo primero, que están controlados por el iman de turno, que se vigilan los unos a los otros entre ellos, no vayan a salirse del redil, y que los no musulmanes son extraños, gente equivocada, que no hace lo correcto, gente con la que no hay que tener más tratos que los estrictamente necesarios.

¿Es esto casual? No. Esto es algo que se ha permitido. Para un musulmán que venga a Europa la integración es casi imposible. Si se intenta mezclar o integrar, será criticado por sus supuestos correlegionarios, estará sólo, tendrá enemigos en los dos lados. Esto ha ocurrido gracias a la política de permitir la instauración de mezquitas con imanes directamente financiados por Arabia Saudí, por Marruecos y por grupos privados que no se sabe si están financiados por Irán o por Pakistán. Su política es la de no permitir la apostasía ni el relajamiento moral de los musulmanes. Esto incluye juicios ilegales a los miembros de la comunidad.

¿Hacen algo las autoridades españolas o de otros países para frenar eso? No. Lo que hacen es dar más cancha y poder a los imanes. La política que se sigue es la de impedir que los musulmanes dejen de ser musulmanes sin correr un riesgo en la elección.

blues dijo...

Stop:

A mí me interesa el tema del gen vasco "¿Sabes de algún lugar (preferiblemente que no sea muy de "derechas") en el que se pruebe que genéticamente no existe ese "gen".

En cualquier caso, exista o no, no veo que tenga que cambiar ningún tipo de posicionamiento ideológico. La identidad nacional es fundamentalmente cultural, no genética.

Saludos para todos/as

Dizdira Zalakain dijo...

Tus comentarios son un claro ejemplo del mal que consiguen hacer tipos como Sarrazin en la opinión pública. Son una muestra de las ideas que desde hace unos 15 años circulan en Europa sobre el Islam. Tú crees que son absolutamente correctas, porque las has leído y escuchado mil veces en los periódicos, en la radio y la TV, seguramente quizá hasta en algunos libros. Sin embargo, por increíble que te parezca, la mayoría de lo que te parecen hoy verdades incontestables es mentira. Si tienes más de 35 años, párate a recordar. Todo esto que sabes hoy sobre lo malo que es el Islam ¿lo sabías a mediados de los 80? No. Toda la campaña ha empezado desde mediados de los 90, cuando a EE.UU. le ha interesado invadir una serie de países de Oriente Medio, todos musulmanes. Tú ahora haces como los alemanes incautos que en los 30 se creían todas las mentiras que la prensa alemana inventaba sobre los judíos. Tú no tienes la culpa. Casi siempre es muy difícil no creer una mentira cuando te la repiten cada día durante años y años.
Te invito, en este tema y en todos los demás, a que te esfuerces a conocer las cosas directamente por ti mismo, no por lo que lees o ves en la TV: te llevarás muchas sorpresas.
Y es que dudo mucho que tú hayas tenido amistad con musulmanes, sean extranjeros o españoles.. Si tuvieses amigos o familiares musulmanes, te llevarías las manos a la cabeza de las barbaridades y las mentiras con mala intención que se dicen sobre esas personas, a las que, por ser de una determinada religión, se les atribuyen ideologías y actos criminales y perversos.
Tú crees colaborar para un mundo mejor repitiendo estas acusaciones falsas, pero lo que estás haciendo es contribuir a que los musulmanes cada vez estemos más perseguidos y a que todo esto termine con algún desastre: gente quemando mezquitas y matando a sus vecinos solo por ser musulmanes. Te pido que reflexiones antes de sucumbir a la propaganda.
A algunas de tus afirmaciones voy a responder con brevedad porque, en el fondo, no creo que yo te vaya a parecer más fiable que los libros o períodicos que lees. Pero me conformaré con que lo que digo te haga pensar y a buscar tú mismo hechos reales, no opiniones.
(Sigue...)

Dizdira Zalakain dijo...

(Continuación...)
1. Los Imames no "los pone" ningún gobierno. se trata de un cargo elegido democráticamente por la comunidad que integra una mezquita.
2. No controlan a los creyentes porque, al contrario que el religiones como la católica, en el Islam no hay jerarquias. Hay figuras -que no tienen por qué ser imames- que tienen prestigio entre algunos fieles y otras que lo tienen entre otros. Pero ningún imam tiene capacidad para ordenar lo que hay que creer o lo que hay que hacer.
3. Parece que ves mal que las mezquitas se financien con recursos privados. ¿Preferirías pagarlas tú con tus impuestos, como hacemos todos, seamos católicos o no, con los templos católicos? En España, cualquier religión que no sea católica tiene que recurrir a fondos privados para construir sus templos.
4. Es verdad que algunos jeques de Arabia Saudí y de Emiratos Árabes financian la construcción de mezquitas. No acabo de ver qué hay de malo en eso. ¿Te parecería mal que el Dalai Lama financiase un templo budista en Argüelles? Lo que me sorprende -y demuestra que te guías por lo que dice la tele- es que digas que eso lo hace también Irán. Pero Irán es un país chií -de hecho se llevan a matar con Arabia Saudita- , y en España apenas hay mezquitas chiíes.
4. Si los musulmanes extranjeros no se integran es, principalmente, por actitudes como la tuya, no al control que ejercen sus correligionarios. ¿Tú te integrarías con alguien que dice que por tener una determinada religión eres un fanático o un terrorista, o un ignorante, o un machista, etc.? Por cierto, deberías saber que existe un número creciente de musulmanes conversos españoles que "no hemos venido para quedarnos", ni para invadir España ni majaderías de esas que dice la COPE, sino que hemos nacido aquí, que pagamos nuestros impuestos y que, en teoría, deberíamos tener los mismos derechos que puedas tener tú.

Con respecto a lo de los genes vascos, como dice Blues, la cuestión nacionalista del tipo que sea, hace un siglo que ya no obedece a patrones genéticos sino culturales, económicos y políticos. El nacionalismo no es creerse de una raza distinta o superior, es algo tan simple como desear que los asuntos comunes -osea, los políticos- se gestionen por y para los ciudadanos de un ámbito geográfico determinado.

Saludos.

Anónimo dijo...

Fuera el Islam de Europa. El Islam es antidemocrático.