lunes, 13 de febrero de 2012

LAB: Langile Amarilloen Batzordeak.

En una entrevista concedida esta mañana, Txiki Muñoz, Secretario General del sindicato ELA ha manifestado con claridad que "desde hace ocho meses", concretamente "desde que Bildu está en el poder" no es posible la antigua unidad de acción con el sindicato de la Izquierda Abertzale, LAB.
Bildu que, según la escenificación preelectoral, rozó lo extraparlamentario, gobierna hoy la Diputación Foral de Gipuzkoa, la cual, recordemos, al contrario que otras diputaciones provinciales del Estado español que carecen de estatus foral, goza de autonomía para imponer su propia política fiscal y un amplio margen de maniobra en materias sociales. A pesar de ello, como denuncia Txiki Muñoz, la diputación guipuzcoana gobernada por los "radicales" de Bildu no ha aprovechado esta situación histórica para introducir reformas que merezcan tal nombre: ni ha cambiado la fiscalidad, ni se ha movido un dedo para luchar contra el fraude fiscal de los corruptos zánganos capitalistas de la CONFEBASK. No sólo éso: se ha comportado a la hora de negociar la política fiscal con los sindicatos de modo idéntico al de las otras diputaciones gobernadas por el PP, el PNV o el PSOE: no hay negociación que valga.

En el otro ámbito en el que Bildu podría estar cambiando las cosas, en el municipal, esas cosas siguen como siempre: no hay Marinaledas en Euskadi.

Si no se remedia en breve la situación, si los afiliados de LAB no se rebelan contra este entreguismo de la cúpula dirigente a las políticas económicas y sociales liberales de Bildu, prácticamente indistinguibles de las de cualquier otro partido burgués, el futuro de este sindicato será el de quedar como sucursal vasca de UGT-CCOO y sustituir el apoyo social real por el apoyo mediático y patronal. ELA supo en su momento desvincularse de las ligaduras que lo unían al PNV y plantarles cara, por eso sigue contando con más de 100.000 afiliados y se puede permitir el lujo de vivir de sus cuotas.

Y es que, como claramente insinúa Txiki Muñoz, lo que ha roto la unidad sindical vasca es que ahora LAB acepta con mansedumbre las políticas que Bildu implanta en los ámbitos en los que gobierna, políticas que hoy por hoy, promesas y gestos aparte, apenas son distinguibles de las que aplicaron sus predecesores en el cargo y que entonces sí contaron con la oposición del sindicato abertzale.
Cuando sus amos de Bildu han cambiado el pasamontañas por la corbata y el puño en alto por el apretón de manos con el banquero, LAB se transfigura y se convierte en un sindicato Cándido y Mendaz.

6 comentarios:

X dijo...

Hace tiempo que no me trago las caídas de caballo de nadie en ningún ámbito. En política es muy frecuente el oportunismo, que viene a ser estar con quien gana o "que me pongan donde haya".

Desconozco este tema del que hablas, pero asumiendo lo que dices, tal vez la corbata ya la llevaban con el pasamontañas, eso suele ser lo más normal.

Etemenanki dijo...

Pues por lo que comentas (yo desconozco bastante el tema, la verdad), lo peor de la deriva actual de la izquierda abertzale será el efecto que ésto tendrá en la izquierda extraparlamentaria de todo el Estado, donde la IA es tomada como un referente en cuanto a políticas de izquierdas (y aquí en Catalunya, ni te digo). Bueno, a lo mejor me equivoque - ojalá-, tenemos el contraejemplo de la izquierda andaluza (SAT, Marinaleda, etc.).

Saludos.

Jose Luis Forneo dijo...

Pues creo que ya hemos hablado varias veces del tema. De la Batasuna que era, como dice Etemenanki, un referente de la politica de izquierdas en toda España, se ha pasado a los de Bildu que, para poder ser aceptados en el Parlamento de los ladrones ha renunciado a gran parte de sus principios (y no solo el de condenar solo una parte de la violencia).

Ademas, es que en Bildu hay gentuza del ambito de EA, miembros del opus, y grandes empresarios, es decir, grandes delincuentes, por lo que en sí mismo la coalición es un bodrio infumable.

Una pena lo de LAB. Como acabe pareciendose a los fasciosos de CCOO y UGT lo llevan claro....Parece que Bildu esta dispuesta a aceptar la victoria de los de la Una, Grande y Libre y arrasar con toda resistencia...

Saludos

Juli Gan dijo...

A la Izquierda abertzale le va a pasar lo mismo que a la esquerra catalana, se va a descafeinar. Es así, por desgracia. Como dice JL Forneo, ya se han diluído en Bildu con gente como Larreina. En cuanto a LAB y ELA, por propia experiencia como no sindicada, ELA no nos hizo ni puto caso cuando nos querían barrer de la empresa, cosa que LAB, sí. Mejor que los de ELA no vayan de dignos, porque son como todos, o peores.

Dizdira Zalakain dijo...

X:
Al menos los que ahora se encargan de gestionar esta especie de perestroika. El resto de la militancia es otra cuestión. Pero al final son ellos los que mandan.

Etemenanki:
No puede ser más cierto lo que dices. Ahí está el gran drama. Que un sindicato se haya vuelto venal es preocupante. Pero es que este era casi el último baluarte de la izquierda y, como bien dices, una especie de referente para el resto del estado. Confiemos en que las bases tengan algo que decir a todas estas maniobras. En todo caso, hay vida más allá de Euskadi y, en efecto, ahí tenemos a sindicatos como el SAT que a lo mejor se merecen más ser un referente para los duros años que se avercinan.

José Luis Forneo:
El problema no es tan solo que haya desaparecido la izquierda abertzale como casi el único referente político de izquierda con apoyos significativos. A efectos prácticos, me parece mucho más grave que LAB sea tan obediente a la disciplina que le impone Bildu como para quedar desactivado como sindicato. Si en Euskadi hasta hace poco se daban unas condiciones laborales ligeramente mejores que las del resto del estado, no era por la bondad del PNV o por el carácter emprendedor de los vascos y demás chorradas que se oyen a veces: es porque teníamos una mayoría sindical no vendida a la patronal. Sirva como ejemplo significativo que aquí los sindicatos han logrado hasta ahora evitar que las grandes superficies abran en festivos. Sin LAB, los trabajadores de Euskadi se han quedado mucho más indefensos.

Juli Gan:
Es verdad, pero es que no podemos confundir las actuaciones concretas de las personas que te atienden cuando acudes a un sindicato con un problema, o la de un determinado representante sindical en una empresa concreta con la política general de ese sindicato. Yo he tenido suerte y me he sentido muy bien tratada tanto por el personal de LAB, como por el de ELA. Es más, en la época en la que trabajé fuera de Euskadi, tuve una experiencia muy positiva con militantes de CC.OO. (y ya supondrás que aun así, mi opinión sobre la política general de CC.OO. no es precisamente benévola.)
Es teniendo en cuenta esta distinción entre política general y actuaciones individuales que estoy completamente de acuerdo con la línea de ELA y en contra del cambio de política que se aprecia en LAB. Y la política general de un sindicato es clave: por muy luchador y honrado que sea el delegado de CC.OO. de mi empresa, él poco podrá hacer si sus jefes pactan con el gobierno y la patronal una legislación laboral esclavista. Por muy cabrón que sea un delegado sindical de ELA, lo cierto es que sus jefes son los únicos que siguen exigiendo a la diputación foral que cumpla sus promesas de combatir el fraude fiscal empresarial, de hacer una política fiscal más justa y de sentarse a negociar todo esto con los sindicatos.

Anónimo dijo...

Despues de estar sin convenio provincial de vizcaya en hosteleria desde el 2008, han sido ELA y UGT los que se han bajado los pantalones ante la patronal y han firmado el convenio más lamentable de la historia en este sector, algo que no solo LAB no se ha atrevido a hacer sino que siquiera CCOO lo ha hecho. Un convenio que niega los atrasos de tres años (2009-2011) a los despedidos entre otras muchas bajezas. No niego todo lo que dices de LAB , pero no me creo nada de que ahora ELA se haya covertido en el modelo sindical en Euskadi.