viernes, 11 de diciembre de 2009

AXA: La publicidad obscena.

Anoche, tenía la tele puesta mientras preparaba la cena y vi algo que me dejó helada. Al principio, pensé que se trataba del anuncio de alguna O.N.G. No es nada raro que en esta época prenavideña nos bombardeen con todo tipo de peticiones apelando a la sensiblería barata de dos semanas de caridad. Pero era todavía peor: una nueva era en la inmoralidad creciente del capitalismo se materializaba en forma de spot publicitario.
El anuncio nos muestra a un hombre que ha sufrido un accidente automovilístico como consecuencia del cual ha quedado tetrapléjico -o eso parece deducirse, aunque no se especifica qué enfermedad padece. Aparecen él y su mujer encantados de la vida, en una bonita y luminosa mansión, dando las gracias a un vil inspector de seguros -esto es un LADRÓN con corbata- que, sin embargo, es presentado ya no como un trabajador social sino como un amigo íntimo de la familia, como una Teresa de Calcuta. Esta escena, aderezada por los publicistas con el inevitable lugar común de los mentirosos, con la repugnante dulzarronería con la que se oculta el sabor a podrido, me dio ganas de vomitar. No se trata ya sólo de vender un producto fraudulento, un producto que debería ser innecesario, puesto que la atención psicológica y médica gratuitas son un derecho de cualquier ciudadano. Estas aberraciones nos parecen ya normales. Con este spot y con este producto se cruza con un desparpajo cínico y amoral la raya de lo obsceno.
El accidentado nos relata cómo Axa ha adaptado su casa para que se desenvuelva con comodidad y, en su canto a la vida, nos da a entender que no habría podido continuar adelante sin la ayuda de la aseguradora. Esto es indecente ya para cualquier espectador, pues hasta el más ignorante conoce por experiencia a qué se dedican las compañías aseguradoras y en qué se quedan todas sus promesas. Pero a poco que tengamos algo de estómago y de auténtica humanidad nos espantaremos de cómo estos buitres carroñeros aprovechan la desesperanza humana para hacer sus sucios y miserables negocios: vivir de la desgracia, de los desgraciados, engañarles y exprimirlos aprovechándose de su debilidad: esa es su estrategia de negocio, ésa es su cartera de clientes, su "target", como dicen estos cerdos en su jerga de panolis.

Así que me puse a curiosear sobre esta transnacional transmutada por la magia de la publicidad en una O.N.G. y descubrí cositas muy interesantes:
En primer lugar, AXA invierte su dinero en la fabricación y comercialización de armas ilegales según diversos tratados y tribunales, como son las armas nucleares, las de uranio empobrecido, las minas antipersona y las bombas de racimo o de fragmentación. Esta bonita inversión la realizaba junto con I.N.G, otro ejemplo de negocio limpio que, ante las críticas generadas en Holanda y Bélgica, retiró algunas de sus inversiones y publicó una especie de manifiesto que jamás ha cumplido en el que se comprometía a ejercer de banca ética. ¡Jajaja! Lo de "Freshbanking" debe ser por lo frescos que son estos criminales.
ING, la que invierte en armas de destrucción masiva e ilegales, ha quebrado a pesar, o más bien a causa de sus chanchullos. Y los europeos hemos regalado nuestros impuestos para que puedan seguir robando y traficando con armas.

Otro asunto interesante en el que anda metida nuestra O.N.G preferida, AXA, es un fraude escandaloso cometido en Méjico. Al parecer, incluso el gobierno mejicano, que ya es mucho decir, está investigando el impago de seguros de vida por parte de AXA a 5000 clientes que habían pagado su póliza religiosamente durante 15 años. Qué bonito. Habrá que llamar al capullo del inspector del anuncio, a ver qué les dice.
Tengo la convicción de que esto es solo la punta del iceberg y que, escarbando más, se levantaría tal cantidad de porquería que moriríamos asfixiados. Sé que el resto de las aseguradoras con toda probabilidad no serán mejores, pero se limitaban hasta hoy a hacer anuncios estúpidos con bocinitas o erizos repelentes. AXA ciertamente ha demostrado ser muy innovadora.



Por cierto: he cometido la redundancia de describir un anuncio cuyo vídeo adjunto porque supongo que lo borrarán en breve como lo suelen hacer en YouTube, utilizando la censura en el más amplio sentido de la palabra. Por algún motivo que se me escapa -aunque algo intuyo- los spots publicitarios suelen ser borrados.

10 comentarios:

Maria C dijo...

Uno nunca deja el asombro,se ha llegado a un nivel increible de inmoralidad,todo es valido si sirve para lucrar.Pero rescato una frase que me encanto:
nos bombardeen con todo tipo de peticiones apelando a la sensibleria barata de dos semanas de caridad.
Coincido totalmente con esto,si no es Navidad es Pascua o cosa parecida,pero sirve para lavar muchas conciencias y mostrar lo "buenos" que somos pero ayudar realmente nada,incomodarnos en algo nada,el principio es siempre el mismo tapar agujeros pero jamas pensar en una solucion de fondo.Un beso.

Dizdira Zalakain dijo...

Espero por el bien de tus compatriotas que este anuncio no se pase en Paraguay, aunque supongo que esta será una campaña global.
Aquí, en ETB, la televisión vasca, están preparando un "telemaratón" para recoger dinero en favor de las enfermedades cardiovasculares. ¡Y yo que creía que esto lo cubría la sanidad pública! Pero lo de AXA me parece fuerte de verdad. Imagina qué pensará alguien que haya quedado inmovilizado por un accidente y vea eso por la tele.
Un beso.

Maria C dijo...

Lo que cabria pensar es que es una broma de humor negro,pero muy negro.Lo de las tele maratones es una moda mundial por lo visto,aquí se hace la mayor para los niños deficientes,recaudan bastante dinero y ayudan no lo niego, pero no seria mejor usar parte de ese dinero en una campaña de concientizacion para evitar en los casos que sea posible que sigan naciendo niños así?.Pensar asi ya me trajo mas de un disgusto y las clásicas recriminaciones de insensible,pero porque siempre se debe remediar en lugar de prevenir?.Un beso

Jose Luis Forneo dijo...

Pura pornografia, la verdad. La publicidad es cada vez mas cinica y morbosa. Buena tu investigacion sobre AXA. Seguro que si hacemos lo mismo con el resto de las empresas de seguros salen negocios sucios por todos lados.

Por cierto, los telemaratones es un negocio de ordago. Y las cuentas donde se mete el dinero en el banco una forma de blanqueo que le viene muy bien a los grandes estafadores (es decir, banqueros y buitres de otros ordenes).

Saludos

Dizdira Zalakain dijo...

José Luis: No había caído en lo del blanqueo, es la operación perfecta.
María C: Ya me imagino que te tacharán de proeugenesia. No sé cómo estará la situación sanitaria en Paraguay, pero si, a pesar dde tomar todas las precauciones, nace un niño deficiente, es el Estado el que debe de ocuparse de su educación o de su asistencia médica,, de la misma forma que lo hace de los demás niños. Para eso sus padres pagan impuestos. En España, la Sanidad en teoría es gratuita y universal, así que no entiendo a qué vienen los telemaratones. Aunque fuésemos tan ingenuos de creer que ese dinero llega a sus destinatarios, cosa que dudo, el problema es que no debería depender de la caridad sino que es un derecho. Para lo que quieren nuestros políticos pasan mucho de la Constitución. Un beso.

Maria C dijo...

La sanidad en este pais es mas que desastrosa,existen heroes porque eso son los medicos de la sanidad publica(no todos)porque ademas de tratar al paciente lo deben consolar por el abandono familiar e ingeniarse para conseguirle los remedios.Es muy triste pero real,asi sobrevivimos por la gracia de Dios.Un beso.

bLuEs dijo...

El "Fresh-Banking" es el futuro. Estimado cliente, ¡no lo dude más!.

Dejando aparte mis chistes malos la verdad es que todo esto de Axa es patético. Lo único que da satisfacción es que hayas sabido revolver las tripas de lo que aparenta ser un inocente y cándido anuncio.

Los "creativos publicitarios" (si es que se les puede llamar así) saben que lo más efectivo y rentable es usurpar las necesidades básicas de la persona, explotar sus miedos... Precisamente aquí siguen ese esquema de manipulación uniéndolo a las mentiras que citas. Una especie de psicología malvada y manipuladora.

En primer curso tuve una asignatura de psicología. Mi profesor nos decía que, por ejemplo, los anuncios de la coca-cola son eficaces aunque estemos hasta el gorro de verlos continuamente. Si vas al cine y ves uno de estos anuncios tu consciente dirá: "menudo rollo otra vez este anuncio" pero tu subconsciente dirá: "como no sabes lo que harás ahora o en qué gastarás ese dinero que llevas en el bolsillo quizás sería buena idea pedir una coca-cola.". Al final suele terminar ganando la publicidad. Es una cuestión estadística.

Estamos constantemente bombardeados por manipulaciones de este tipo. Si tenemos suerte el conocimiento nos puede ayudar a prevenir que otros decidan por nosotros.

Saludos

Dizdira Zalakain dijo...

¡Viva la cuenta naranja! Je, je... como dices bien, quizá la publicidad subliminal sea la más efectiva. De hecho, es lo que hacen con la propaganda en los informativos. Cuando escuchas infinitas veces un mensaje, creo que o te vuelves loco o lo acabas asimilando aunque sea de forma inconsciente. Ante el bombardeo publicitario no tenemos más opciones que sucumbir o refugiarnos de por vida en el búnker de una permanente actitud crítica. Es lo que nos ha tocado.
Saludos.

Anónimo dijo...

Sinceramente creo que exajeráis. En ese anuncio se habla de la realidad: cuando tienes un problema ni seguridad social ni ostias (por lo menos en mi pueblo), y si quieres ayuda mejor que vayas por lo privado. Me parece muy buen anuncio, de un agran aseguradora

luis@cristobo.es dijo...

El peor seguro del automóvil, al menos en España, es AXA. No solo es la más cara del mundo (casi 600 euros al año a terceros) sino también la más ineficiente e ineficaz. A mi automóvil le dio por el culo otro... y AXA... después de más de un mes de este incidente se lava las manos, como Pilatos, como si no le pagara religiosamente mi cobertura... Es más, no da ni señales de vida...
¿Estará tomándole el pelo a todos sus asegurados? ¿o solo le caería yo en desgracia?