miércoles, 8 de diciembre de 2010

Estado de Alarma

A muy pocas personas parece importarles el hecho de que España se encuentre en estos momentos en Estado de Alarma. El Estado de Alarma implica, según la legislación vigente, que el Gobierno puede exigir, sin ningún tipo de explicación, cosas como:
-Impedir la libre circulación de personas
-Requisar bienes
-Imponer trabajos forzados
-Racionar o impedir el acceso a bienes de primera necesidad.
Semejante estado de dictadura no se ha justificado por una catástrofe humanitaria, una epidemia o una guerra, sino por ...¡una huelga de controladores aéreos! La desproporción entre el problema y la medida es tan evidente que ha habido que recurrir -como siempre- a la manipulación masiva mediática. La manipulación, además, está operando principalmente no con datos falsos o argumentos falaces, sino, como suele ocurrir, con llamadas a los bajos instintos. Básicamente se trata del viejo truco de azuzar la envidia del pobre contra el que lo es menos. Los controladores son unos privilegiados, por eso hay que mandarles al ejército para que trabajen con una pistola en la sien. Dentro de poco serán los funcionarios el objetivo de los Estados de Alarma. Si no puedo disfrutar de mis vacaciones de puente por culpa de unos huelguistas, pido al ejército que intervenga. Pero si es mi jefe el que me lo impide obligándome a trabajar los festivos, entonces me aguanto y me callo.
No voy siquiera a entrar a comentar las mentiras que se han dicho contra el nuevo chivo expiatorio: los controladores. La repugnante chusma de la TV, desde la Belén Esteban al busto parlante del Telediario, con la claque pagada correspondiente, nos dice quiénes tienen la culpa de todo. No son los bancos, no, ni sus compinches del parlamento, no. Son los controladores aéreos. Unos más en la lista en la que ya figuran veteranos como los abertzales o los islamistas.
Nos recortan las pensiones, nos atrasan la jubilación, nos suben el IVA, nos quitan los servicios públicos, nos quitan los subsidios de desempleo, nos prometen más medidas del mismo tipo y todos tranquilos con nuestra TV. Ahora nos quitan el estado de derecho "por unos días", de manera experimental, y seguimos contentos. Hemos viajado en un avión lleno de borregos como nosotros y nos hemos gastado el sueldo de un mes en ser pastoreados por París, Praga o Nueva York. ¡Qué divertida y enriquecedora experiencia! Y ahora, contentos, con unas magníficas instantáneas de la Torre Eiffel en la cámara digital, de vuelta al curro. París bien vale un Estado de Alarma. N´est-ce pas?

http://totalmentelibre.blogspot.com/2010/12/controladores-aereos-o-lobotomia.html

9 comentarios:

Eleutheria Lekona dijo...

¿Qué digo? No pude sino pensar en los trabajadores de LyFC del SME aquí en México; igualito, así como lo describes, lo hicieron los media acá. Se arman un modo de operar, les funciona en un lado y lo reproducen por doquier. Creo que Ramonet lo explica bien en "La tiranía de la comunicación".

Eso sí, este modito de obrar se ve que ya tiene sus años.

Saludos.

eSedidió dijo...

A lo mejor no soy quien para medir las distancias adecuadamente, pero mi impresión es que la gente del control aéreo se encuentra, por vocación y por interés, del otro lado de la barricada. O sea, más de este lado que del tuyo. Aun estando de acuerdo en que eso de declarar estados de anormalidad es una pasada de frenada (ya conoces mi opinión sobre las intervenciones militares, ya sea vestidos de caquí o con camisa roja) lo que no debería colar es la equiparación de la situación de ese grupo de personas con la congelación de pensiones o la desaparición de ayudas sociales. Y, como se comienza a leer por ahí, establecer paralelismos entre su situación y las luchas obreras es directamente un sarcasmo.
De todos modos, uno no tiene posibles para pillar puentes y mucho menos por vía aérea, por lo que tengo que reconocer que toda esta situación me ha resultado un tanto exótica.

quebrantandoelsilencio dijo...

desde luego no es comparable la situación de los controladores con una lucha obrera como tal, pero no dejan de ser trabajadores luchando por sus derechos y el hecho de que sean unos privilegiados es debido al mismo gobierno que lo ha fomentado.
lo mires como lo mires, a mí esto me suena más a experimento de cara al futuro que a otra cosa. de momento han logrado tenernos bajo control militar con la posibilidad de privarnos de muchos de nuestros derechos y nadie ha protestado ni ha dicho nada al respecto.

Un saludo.

eSedidió dijo...

La cuestión es: Qué es un trabajador? Alguien que percibe un salario? O sea, Belén Esteban. Del otro lado, los que pagan los salarios. Los que se quedan con la plusvalía del prójimo. Los miserables. O sea, yo. Pues vale. Así se escribe la historia.
Y de fondo, siempre la mixtificación. Le han recortado el salario a los funcionarios. Un 5, un 10%. No lo sé. Que putada. Se han reducido (al menos en Galicia) en más de un 50% las inversiones productivas, para poder mantener el gasto corriente (básicamente, el otro 90 o 95% de los salarios). Entre ellas, los contratos de asistencia técnica. El resultado: más de la mitad de las plantillas PYME de ese sector en la Comunidad se han ido al paro. Y aún ellos tienen suerte: el resto están (estamos) sin cobrar regularmente desde hace un año. Yo, que soy un empresario cabrón y miserable, llevo cuatro meses sin ver un duro y estoy viviento literalmente de los amigos. Y cada vez que paso por una consellería tengo que escuchar la misma cantinela sobre lo puteados que están sin que se me mueva ni un pelo. De modo que no me toqueis los mondongos, que el horno lleva mucho tiempo sin estar para bollos.
Lo jodido no es eso. Lo auténticamente jodido es que, si algunha vez se pasa esta crisis, se van a encontrar con un puto erial en el sector tecnológico y tendrán que echar mano de international consulting de nombre rimbombante (o de una gran empresa vasca que anda por aquí) que contratará un par de becarios aborígenes y hará el curro online. Al final pasa lo que pasa: hace poco se contrató un trabajo sobre la situación de la agroindustria gallega y las estadísticas hacían referencia a la comunidad.... de Aragón. Con dos cojones.
PS. Y del retraso de la edad de jubilación mejor ni hablo. Yo, como autónomo, no tengo ni derecho al paro (bueno, si, si entendemos por tal una especie de coña que se han sacado de la manga) y hace mucho tiempo que perdí la esperanza de jubilarme, ni a los 67 ni nunca.

chus dijo...

No resulta fácil hacerse una idea completa de la situación planteada por el abandono del puesto de trabajo de los controladores áereos (no es una huelga) y el verdadero trasfondo de lo que ha pasado a distintos niveles, dado que la desinformación es la habitual (aquí nadie sabe ni le importa el porqué, lo que es y significa el estado de alarma) y desde el Poder (Gobierno, partidos, instituciones, medios de comunicación, sindicatos mayoritarios, tertulianos varios, ...) no interesa lo más mínimo que los ciudadanos conozcan las causas. Me inclino a pensar que fundamentalmente se trata de un ensayo general ante las movilizaciones que pudieran producirse a medio plazo ante, por ejemplo, los ataques al Fondo de Pensiones y las nuevas normas para poder acceder a la jubilación; la posibilidad de despidos masivos de empleados públicos; la posible próxima existencia de una ley de huelga; nuevas restricciones y desaparición de las prestaciones por desempleo en según qué casos; la aparición de una ley mordaza al estilo italiano con incidencia en Internet; desaparición de los restos de lo que se llamó estado de bienestar, ... pero sin olvidar datos que se van filtrando: posible confabulación del Partido Popular con la Asociación profesional de controladores (Trillo les firmó en su día unas condiciones laborales y económicas absolutamente envidiables por toda Europa a cambio de lealtad al PP) para intentar dejar en ridículo a Rodríguez Zapatero en su viaje a Argentina (de manera sorpresiva no se fué) y pedir elecciones anticipadas por la incapacidad manifiesta del PSOE (vergonzoso Rajoy yéndose a Lanzarote con varios equipos de cámaras de medios afines para montar el numerito de estar abandonado en un lejano aeropuerto) para evitar el caos aéreo en días festivos; posible golpe de fuerza en el seno del Consejo de ministros por parte de Rubalcaba para ser definitivamente el hombre fuerte del PSOE y futuro candidato a las elecciones generales; las prisas por publicar en viernes previo a un puente en el BOE dos decretos que modifican el régimen jurídico de AENA (privatización incluída pero también recuperación por parte del Estado de funciones que se habían perdido en manos de los propios controladores) y las condiciones laborales y retribuciones de los controladores (todo ello en medio de una negociación abierta del Convenio colectivo); quien sabe si cumplimiento de órdenes dadas por el Gobierno de facto (los 37 empresarios de marras y los que faltaron) ... Vaya carajal. Pero todo va en el mismo sentido: vamos a hacer lo que burguesía y capitalismo nos exigen y a estos (NOSOTROS) que les vayan dando; total, ni se enteran de qué va el asunto. Dizdira, vuelve usted a llevar razón, París (con o sin Sarkozy) no vale un Estado de alarma. Me ha gustado la sopa de berza. Salud.

Dizdira Zalakain dijo...

Eleutheria:
No me extraña que en México ocurra lo mismo. Como dices, ya se ha globalizado la represión y el control político, así que el mismo modelo puede servir para España.
quebrantandoelsilencio:
Ya apuntas esto en tu blog y, en efecto, no hace falta ser demasiado paranóico para pensar que se trata de un experimento para comprobar la nula capacidad de respuesta de la sociedad. Bastante peor es la retirada de los 400 míseros euros de subsidio y nadie ha movido un dedo.
chus:
Cualquiera de las hipótesis que apuntas tiene mucho sentido o quizá sea una mezcla de todas ellas. Parece cierto que los controladores no convocaron la huelga en el plazo legal requerido y que no se pactaron servicios mínimos, pero la respuesta es desmedida y vulnera gravemente el estado de derecho.. Por otro lado, los controladores vienen bien como cabezas de turco. He leído que al director del sindicato intentaron lincharle unos exaltados cuando salía de su casa. Me pregunto por qué esos tipos tan indignados no muelen a palos a los banqueros, por ejemplo.
Ah, y me alegro de que te gustara la crema de berza.
eSedidió:
Un capitalista se define como aquel que compra trabajo ajeno para generar plusvalía. En pura teoría marxista, si ése es tu caso, perteneces a una clase social estrictamente opuesta a la de Belén Esteban, por más que ella gane mil veces más dinero que tú. Pero no hay que confundir una taxonomía imprescindible para elaborar una teoría económica que pretenda ser científica con lo que ya son juicios morales, proclamas políticas o supuestos valores éticos inherentes a cada clase. Ser marxista no es defender el estatus socioeconómico de la Esteban y andar aporreando a los autónomos. Eso es ser un descerebrado.
Si realmente eres un pequeño capitalista y no un trabajador por cuenta propia, tus problemas en tu trabajo me imagino que no tienen que ver sino con una situación de competencia absolutamente desleal frente a capitalistas con capitales infinitamente mayores que el tuyo -lo que ademas les otorga capacidad para corromper a legisladores y gobernantes. Si los asalariados sufren al capitalismo desde fuera, los autónomos y pequeños empresarios lo sufren desde dentro, y me imagino que debe ser mucho peor.
Si el sambenito de empresario = ladrón explotador forrado de pasta es una simplificación estúpida, también lo es el de funcionario = vago. Tengo amigos y familiares en ambos colectivos y ciertamente a ambos les jode que se les atribuyan semejantes etiquetas. Estas etiquetas son el juego preferido de los grandes capitalistas, que ven como los muertos de hambre se pelean entre sí por un mendrugo de pan, en vez de emplear su rabia contra quienes les han dejado en ese estado de miseria.
En fin, te deseo mucha suerte en tu trabajo. Ya sé que la mereces.

eSedidió dijo...

1.- Absolutamente flipado (positivamente) por el análisis de Chus. En cuanto tenga tiempo me pongo a mirarlo con calma.
2.- Mis padres (ambos), mi hermana, mi cuñada y una sobrina, todos funcionarios. Sé perfectamente lo que son y lo que hacen, y en ningún momento creo haber ni siquiera insinuado que su trabajo (o al menos el de algunos; pasa como con todo) no sea meritorio y a veces mal pagado.
3.- Dado el tipo de trabajo que realizo, no lo puedo hacer solo, como sería mi deseo. Al menos no si lo que quiero es aportar algo más que copy&paste. Si eso me convierte en capitalista hay algo que no cuadra en el análisis del materialismo histórico (lo cual ya sabía, por otra parte). Un día de estos tengo que comprarme una chistera y un puro. De segunda mano, espero, igual que mi coche. Y a mucha honra.

Dizdira Zalakain dijo...

eSedidió:
1-El materialismo histórico no tiene que ver con la definición de qué es ser capitalista. Así que, en principio, no es necesario descartarlo solo porque no se esté de acuerdo con esa definición.
2- Como ya he dicho, la definición de "capitalista" es una mera categoría de una teoría económica. No implica llevar chistera, ni puro, ni ser malvado, ni siquiera ser rico. Otra cosa es que en el lenguaje común se utilice como insulto o vaya asociado a todos esos clichés. Si para la economía eres un capitalista, para la biología eres un animal y para la física un cuerpo. Las ciencias no hacen distingos entre temas que no le incumben y su lenguaje no puede ser utilizado con las connotaciones que tiene el lenguaje ordinario.

Estos malentendidos ocurren porque por desgracia existe una idea de cultura general del marxismo que tiene sorprendentemente poco que ver con el marxismo. La aportación esencial de Marx no es la ideólogica o la política, aunque muchos que se autodenominan marxistas así lo crean. El marxismo es esencialmente una teoría científica sobre el funcionamiento de la economía en una sociedad capitalista. Por supuesto, que sea una teoría científica no implica que sea correcta. Pero sí implica que rebatirla exige bajar al terreno de la ciencia en el que ella se mueve.
Ah, y no te compres puros de segunda mano, que estarán babeados y con las cochinadas de José Andrés ya tenemos bastante.

Jose Luis Forneo dijo...

Los controladores aéreos son trabajadores, asalariados, y por lo tanto, dependen de un contratador, de un empresario. Que sus huelgas no tengan una finalidad de clase sino corporativa es cierto, pero es un error por su parte, que les puede reportar beneficios concretos hasta un punto determinado, pero como se ha demostrado, dependen del que les paga, del propietario de los medios de producción o, en este caso, de los servicios, y por lo tanto su política ha sido un error. Un error porque un trabajador sólo puede tener poder cuando se encuentra unido a los de su clase, y por mucho que un colectivo tenga la sarten por el mango por unas circunstancias determinadas, en cualquier momento les pueden mandar al ejercito a obligarles a trabajar. Es puro capitalismo que muestra su verdadero rostro fascista.

Asi que un trabajador, aparte de envidias y recriminaciones hacia el nivel de vida o salario del controlador aéreo, deberia estar con la mosca detrás de la oreja cuando ve hasta donde es capaz de llegar el gobierno (en este caso, el empresario) para terminar con una huelga. Lo mismo paso en la huelga del Metro de Madrid, cuando la marquesa Esperanza Aguirre redujo los salarios pactados en convenio unilateralmente y nadie la vapuleo mediáticamente, y sin embargo los trabajadores se convirtieron en terroristas por hacer lo mismo que ella. Con los controladores el caso ha sido el mismo.

Como dice el refran, cuando las barbas del vecino veas cortar, pon las tuyas a remojar (aunque el vecino, como en este caso, sea mucho mas rico que tu).

Saludos