jueves, 19 de enero de 2012

Comunistas en Irán (3)

1949-1951. Los últimos años del dominio británico en Irán.
El montaje del "atentado" contra el sha en Febrero de 1949 fue utilizado como excusa no solo para ilegalizar el partido Tudeh, sino también para reimplantar una dictadura militar ya sin caretas.
Con el nuevo orden mundial surgido tras la SGM, varios países productores de petróleo, hasta entonces explotados sin miramientos por compañías inglesas o norteamericanas, se sienten lo suficientemente fuertes como para exigir a las multinacionales acuerdos más beneficiosos para la economía local. La competencia soviética, que ofrecía acuerdos de reparto del 50%/50%, obligaba a las multinacionales angloamericanas, que hasta entonces obtenían más del 75% de los beneficios, a ceder ante las pretensiones de países como Venezuela o Arabia Saudita, que en 1943 y 1950 respectivamente obtienen acuerdos del 50%/50%. A partir de este momento, el reparto de 50%/50% pasa a ser el habitual. Otro cambio geopolítico importante acaecido tras la SGM es que el Reino Unido ya no es el Imperio. Su puesto al frente del mundo capitalista lo ocupa ahora EEUU y por ello las compañías petroleras norteamericanas empezarán a ejercer presión para exigir su trozo del pastel.
Es en este contexto en el que podemos entender cuál era el objetivo del montaje del atentado contra el Sha y la subsiguiente implantación de la ley marcial. Tras dicho atentado no solo queda ilegalizado el partido Tudeh y sus líderes condenados a muerte. Los periódicos críticos de cualquier tendencia son clausurados, y los líderes de otros grupos políticos detenidos, entre ellos el propio Mossadeq -aunque éste solo por unos días. El dictador elige a una Asamblea Constituyente que vota unánimemente dotar al Sha de plenos poderes, incluído el de disolver el Parlamento. Como premio, los británicos permiten que el Sha promulgue otra ley por la cual los inmensos terrenos que le fueron expropiados a su padre tras la invasión anglosoviética de 1941 pasen a ser de su propiedad. Todas estas medidas fueron implementadas para hacer frente a las más que previsibles revueltas sociales que iba a generar la negativa de la AIOC a aceptar acuerdos del 50%/50%.
Podemos agrupar la protesta social contra el Sha y sus jefes de la AIOC en tres sectores.

1-El sector marxista, formado por simpatizantes del ilegalizado Tudeh y con apoyo entre intelectuales y obreros. Éstos últimos eran los que salían peor parados por la politica colonialista de la AIOC, que imponía en sus factorías condiciones inhumanas. No eran muy numerosos, pero se consideraban extremadamente peligrosos en tanto estaban apoyados por la URSS.


2-El sector religioso, formado por buena parte de líderes chiíes, el más notable de ellos el ayatolá Abul Qasim Kashani, que fue condenado en varias ocasiones al exilio. Kashani veía en el dominio colonial una injusticia intolerable y una deplorable influencia que ponía en peligro los fundamentos islámicos de la sociedad. Seguramente era éste el sector con más apoyos: estaba formado por representantes de casi todas las clases. Había intelectuales de formación teológica, grandes propietarios rurales que mantenían sistemas tradicionales de explotación, la pequeña burguesía del Bazar y, sobre todo, la inmensa mayoría de los campesinos, que por aquella época suponían tres cuartas partes de la población.


3-El Frente Nacional de Mohammad Mossadeq, formado sobre todo por la naciente burguesía nacional, de ideas liberales y nacionalistas, que aspiraba a un acuerdo que permitiese al estado obtener unos ingresos decentes derivados del petróleo para poder construir fábricas e infraestructuras que permitiesen modernizar el país. No eran muy numerosos pero contaban con dos poderosos aliados. Uno era público y notorio: el ayatolá Kashani consideraba justas las exigencias y aspiraciones políticas del Frente Nacional: nacionalización del petróleo y reinstauración de las garantías constitucionales. El otro aliado operaba bajo cuerda. Se trataba de EEUU y sus compañías petroleras, deseosas de que se produjese un cambio político que acabase con el monopolio de la AIOC británica.

1951-1953 Mohammad Mossadeq ¿héroe o villano?
Eran demasiados enemigos y demasiado poderosos. El 7 de marzo de 1951 el primer ministro designado por el Sha para cerrar los acuerdos con la AIOC, Ali Razmara, fue asesinado por Khalil Tahamsebi, un miembro de un grupo islamista llamado Fadayan-e Islam. Esta vez, sin embargo, el Sha sabía que ya no contaba con apoyo extranjero y que el terrorista estaba protegido por los EEUU. Los tres disparos sobre Ali Razmara fueron la señal: el poder de la AIOC se desmoronaba. Quién sabe si con él caería también el Sha. En tan solo cinco dias los miembros del Majlis, antes fieles marionetas del Sha y de la AIOC, aprobaban ahora unánimemente la nacionalización del petróleo. Como dijo un espectador en la sesión parlamentaria, "Todo esto se ha logrado con ocho gramos de pólvora". Por si hacía falta alguna evidencia de que el terrorista solo cumplía órdenes, baste recordar que en 1952, con la intercesión del ayatolá Kashani y la aprobación del gobierno de Mossadeq, éste fue no solo indultado sino elevado a la categoría de héroe. Tres años más tarde, una vez la CIA había logrado sus objetivos -arrebatarle a la AIOC el monopolio- Tahamsebi fue condenado a muerte y ejecutado. Ya no era necesario. Quien lo desee puede buscar paralelismos -y diferencias- con la transición española. Puede cambiar a Franco por el Sha, a Mossadeq por Suárez, a Ali Razmani por Carrero Blanco o a los Fedayan por ETA.

Sin duda alguna presionado por EEUU, el Sha designa a Mossadeq como Primer Ministro. Con ello el país queda en paz por unos momentos y entre los iraníes cunde la satisfacción por la creencia de que esta vez el pueblo unido ha derrotado a sus opresores. El petróleo es nacionalizado bajo la National Iranian Oil Company y ahora por fin cinco compañías norteamericanas acceden a la mitad de las concesiones. Sin embargo, pronto algunos iraníes empiezan a comprender que lo de Mossadeq ha sido una falsa revolución. Es verdad que ahora hay una compañía petrolera nominalmente nacional y que la cuota se ha establecido en un 50%/50% pero esto es pura teoría. El consorcio de empresas angloamericanas no permitía a las autoridades iraníes auditar sus cuentas y, de este modo, en la práctica, la mayor parte de los beneficios volaban al extranjero tanto como antes de la nacionalización. La única diferencia es que ahora ya no iba solo a los bolsillos de los magnates británicos.
Para colmo, en el Reino Unido Winston Churchill es nombrado Primer Ministro tras las elecciones de 1951. Churchill es partidario de ceder la primacía del poder en el mundo capitalista a EEUU y fomenta las buenas relaciones con Eisenhower. De este modo el monopolio británico en Irán quedaba definitivamente derrotado. Una vez desempeñada su función, Mohammad Mossadeq pasaba a ser un estorbo.
Mossadeq empezó a perder apoyos. Kashani lo acusó de traicionar los principios islámicos vendiendo de nuevo el país a las potencias occidentales: antes era a Gran Bretaña, ahora a los EEUU. El partido Tudeh, sin embargo, permaneció fiel a Mossadeq. Éste les había prometido reformas socialistas y, al menos, les permitía disfrutar de una libertad política inédita.
El 15 de Agosto de 1953 un contingente militar golpista que se disponía a arrestar al primer ministro Mossadeq es interceptado a tiempo. El coronel Mohammad Ali Mobasherri, alto cargo del gobierno militar de Teherán, desde el que se planeó el golpe, era en realidad miembro de la troika que dirigía el TPMO, el brazo armado secreto del Partido Tudeh. El comandante de la Guardia Imperial del Sha, Hehdi Homaouni era también un infiltrado del TPMO. Ambos lograron abortar la intentona golpista e informaron de ella inmediatamente a Mossadeq y al partido Tudeh. El partido rápidamente movilizó a sus militantes para ocupar las calles y mostrar a los golpistas sus fuerzas. Las masas enfurecidas exigieron la abdicación del Sha golpista. Para su sorpresa, Mossadeq, el primer ministro al que habían salvado de un golpe de estado, les conminó a permanecer en sus casas y a respetar el orden de la monarquía constitucional. Como desoyeron sus órdenes, el 18 de Agosto Mossadeq envió al ejército (el mismo que estaba dispuesto a derrocarle) a masacrar a los manifestantes que le estaban apoyando. Miles de comunistas fueron encarcelados. Al día siguiente, esta vez ya sin oposición, la CIA perpetraba un "golpe de estado." El Sha volvía a imponer la dictadura y Mossadeq permaneció en Irán, en un "arresto domiciliario" en su mansión, que se prolongó hasta su muerte en 1967, a los 84 años de edad.
Ya no hay que seguir aguantando ser tildada de conspiranoica o de fanática antiamericana si se afirma que la CIA organizó el golpe militar de 1953. El propio Obama lo reconoció tranquilamente en 2009. Pero la figura de Mossadeq sigue siendo hoy venerada como la de un campeón de la democracia y el antiimperialismo tanto por los libros de historia escritos en EEUU como por la actual República de Irán. Los primeros lo utilizan como ejemplo de lo que Irán debe ser -un Irán laico, en oposición a lo que Irán es hoy- y la segunda como ejemplo de agresión yanqui contra la soberanía y la democracia en Irán. Sin embargo, la trayectoria política de Mossadeq, su tibieza en el proceso de nacionalización, la retirada del apoyo de Kashani, la traición a sus aliados del Tudeh así como la suavidad de su condena -en comparación con la dureza de la represión posterior al golpe- me llevan a considerar al sacrosanto Mossadeq como a un mero instrumento de EEUU para conjurar tanto el peligro comunista como el peligro islamista.
En verdad, debería al menos ser objeto de reflexión el hecho de que un supuesto enemigo de Gran Bretaña y de EEUU sea objeto de veneración y encendidos elogios por parte de todos los medios occidentales. La plataforma norteamericana de juegos por internet Steam ofrece gratuitamente el videojuego "The Cat and the Coup", en el que el héroe es, precisamente, Mohammad Mossadeq.

1953-1958. La masacre anticomunista.
Mientras Mossadeq quedaba en arresto domiciliario, la plana mayor del partido Tudeh era condenada a muerte. La CIA ayudó al Sha a descubrir y a encarcelar a miles de militantes secretos. Y lo más importante de todo: cerca de 400 oficiales, algunos de muy alto rango- fueron identificados como infiltrados del TPMO y sentenciados a muerte por ello.
El 11 de Mayo de 1958 tiene lugar la culminación de las operaciones conjuntas contra los comunistas perpetradas por la CIA y la SAVAK, el recién fundado servicio secreto del Sha, financiado y entrenado por los norteamericanos. El cerebro del grupo armado del TPMO, Khosro Ruzbeh, es conducido ante el pelotón de fusilamiento.
Ruzbeh había mantenido posiciones muy críticas contra la línea reformista del Partido Tudeh, contemporizadora con los liberales de Mossadeq. A pesar de ello, este gran aficionado al ajedrez y magnífico estratega había logrado crear una eficaz red de infiltrados en el ejército que, de haber contado con el apoyo de Mossadeq, podría haber sido capaz de frenar el golpe. Ruzbeh se negó a que le vendaran los ojos. El militar comunista, atado tal y como aparece en la foto gritó "¡Larga vida al comunismo!" Tras lo cual él mismo ordenó ¡Fuego! al pelotón que le apuntaba.
La muerte de Ruzbeh puede considerarse como el final del auténtico comunismo en Irán. La desarticulación del TPMO dejó a los comunistas indefensos y condenados a las disputas políticas de salón o, en el mejor de los casos, al seguidismo servil de las instrucciones emanadas de Moscú. Recuerda mucho al caso de otros partidos comunistas represaliados como el PCE. De la derrota a la deriva hacia el liberalismo y la alianza con el imperio yanqui mediaría solo el tiempo y la oportunidad.
Pero hasta llegar a ese momento, el Partido Tudeh y otros movimientos marxistas que surgirían en los 60 jugarían todavía un papel clave en la historia iraní del siglo XX.
Lo veremos en la próxima entrada.

16 comentarios:

PEPE LOPEZ dijo...

Nos dejas con la miel en los labios, eso no vale ;)

Ernesto dijo...

La “primavera siria” no se inicia a principios del 2011 sino mucho antes: el 15 de septiembre del 2001. Ese día George Bush anuncia la lucha implacable contra los países del “eje del mal” La maquinaria se pone en marcha. El 6 de Mayo del año 2002 John Bolton, a la sazón subsecretario de estado, anuncia las líneas maestras de la intervención. El 12 de diciembre de 2003 se vota la Syrian Accountability Act, una ley que permite al presidente atacar Siria sin autorización del Congreso.
Ni por activa ni por pasiva se puede ser cómplice de un crimen. Frente a la OTAN solo podemos exigir su disolución. No puede haber posiciones neutrales frente al exterminio de los pueblos. Decir “Ni OTAN, Ni Al-Assad” es decir en la práctica “Sí a la OTAN”.

Ernesto dijo...

El paralelismo con la Transición, ETA...
Genial.
Está todo inventado, nada nuevo bajo el Sol.

Capitan Manchas dijo...

Que raro que no haya mas comentarios. Igual es que no pueden acceder aqui.

Anónimo dijo...

Muy interesantes los artículos sobre Irán. Gracias a la autora!

Me llamó la atención una entrevista que le hicieron a un asesor iraní de una organización (era la CIA u otra similar) de USA. (Salió en el telediario de la 1)

Le preguntan, ¿usted cree que en Irán se puede dar un caso de una revuelta como la que hubo en Túnez? Y contestó, en Túnez fue un frutero el que debido a las malas condiciones se prendió fuego para protestar. En Irán Ahmadinejad es él, un "frutero" (o hijo de un frutero) quien está en el poder, por lo que no se podría dar el caso.... etc.

Si lo dicen hasta ellos..., lamentablemente no tengo un link.

Saludos,
Vicente.

Anónimo dijo...

Quería abstenerme de comentar hasta que estuviesen todos los capítulos, pero con respecto a lo que dice Vicente, podría referirse a esto:

http://www.telegraph.co.uk/news/worldnews/middleeast/iran/6256173/Mahmoud-Ahmadinejad-revealed-to-have-Jewish-past.html

Porque a mí lo del frutero, el pobre Bouazzi, me suena a los hijos de p*t* del MK-Ultra, unas sesiones para tener un mártir al que rendir homenaje en su macabro y cruel jueguecito.

Al fin y al cabo, ¿Qué mejor que tener el control desde dentro, para poder jugar al ajedrez con la humanidad?

B7s

Anónimo dijo...

Por cierto que no es el único

http://putasparanoias.blogspot.com/2011/02/gaddafi-horus-las-revoluciones-del.html

Ni mucho menos

http://putasparanoias.blogspot.com/2010/09/seguimos-dudando-del-contubernio-judeo.html

B7s

Anónimo dijo...

Joder, explorando, explorando...

http://aangirfan.blogspot.com/2008/10/was-khomeini-agent-of-us-and-uk.html

Por si te interesa, para acabar los artículos...

¿Tendrán razón los protocolos y el pescao está vendido, incluso antes de que salgan los marineros?

B7s

Capitan Manchas dijo...

Ostras paisano, ¿Jomeini agente de la CIA?, al final voy a volverme loco y me apuntare al PP.

Dizdira Zalakain dijo...

Pepe López:
Tal vez debería haber escrito primero toda la entrada y luego publicarla de golpe. La voy completando conforme voy teniendo tiempo y llevo unas semanas muy liada con otros asuntos. Agradezco mucho vuestra paciencia e interés.

Ernesto:
A estos ni-nis les sugiero algunos eslóganes más:
-Ni maltratadores ni mujeres que miran a otros
-Ni curas pederastas ni niños que van provocando
-Ni ku klux klan ni negros
-Ni pirómanos ni bomberos
-Ni ninis ni fanáticos

Capitán Manchas:
Que yo sepa sí se pueden poner comentarios. He vuelto a poner el sistema antiguo y parece que ya funciona. A ver si es verdad.

Vicente:
Yo tenía entendido que era hijo de un herrero. Pero, vamos, es cierto, clase media-baja.

b7´s:
Una es conspiranoica, pero no tanto...
Lo de los ojos de Horus lo dejo sin comentar.
Lo del origen británico de Jomeini me parece, francamente, una chorrada. El abuelo de Jomeini procedía de una región del noroeste de la India. Una prueba bastante clara de que tal cosa es cierta es que fue utilizada por el sha para intentar desprestigiarlo: no era un verdadero iraní. Mucho antes de ahcerse famoso, Jomeini firmaba sus versos de juventud con el seudónimo "Hindi" porque ese era el mote con el que su familia era conocida (a causa de su procedencia india) en la pequeña localidad de Jomein.
Y lo de que trabajaba para la CIA, etc. aunque es otra tontería tiene cierta base de verdad, pero solo cierta base. Cuando las cosas estaban a punto de estallar en Irán en 1978, la CIA no veía con malos ojos a Jomeini como sustituto del Shá. De hecho, durante su exilio en París, Jomeini fue entrevistado e incluso alabado por la prensa occidental, aparte de muy bien tratado por las autoridades. En mi opinión la Revolución de 1979 fue relativamente sencilla porque EEUU en esos momentos prefirió dejarla desarrollarse sin intervenir. Se sabía que Jomeini, aunque estaba aliado con los comunistas en el derrocamiento del Sha, era un ayatolá especialmente poco amigo del marxismo y sumamente reacio a aceptar un tutelaje soviético para Irán. En cierto sentido, EEUU veía a Jomeini como a los talibán en Afganistán: un seguro antisoviético. La diferencia es que a los talibán hubo que armarlos, entrenarlos, etc. y por tanto, estaban sometidos a las órdenes directas de EEUU mientras que Jomeini y los suyos se las bastaron solos para hacerse con el poder. El objetivo de la CIA es que en el río revuelto de Irán no pudiese pescar la URSS.
Muy pronto, sin embargo, Jomeini pasó de ser un extravagante revolucionario a un fanático asesino. seguramente antes de 1980 la CIA tenía claro que Jomeini no iba a ser aliado de los soviéticos, pero tampoco aliado suyo. Fue cuando EEUU comprendió que la Revolución no iba a aceptar su tutelaje. Y entonces los comunistas pasaron a ser alabados en Occidente y apoyados por la CIA. Y, también entonces, fue cuando Saddam Hussein recibió financiación, suministros y permiso para invadir a Irán.

Capitan Manchas dijo...

Parece que si funciona.

Anónimo dijo...

¡Ah! ¿Pero es que aún quedan más entregas? Esto es interesante, pero puede llegar a cansar.

Anónimo dijo...

La Dizdira es una pelmaza.

Anónimo dijo...

AnónimoJan 22, 2012 06:13 PM ¡Ah! ¿Pero es que aún quedan más entregas? Esto es interesante, pero puede llegar a cansar.
AnónimoJan 22, 2012 07:03 PM La Dizdira es una pelmaza.


La que tiene el conejo apelmazao es tu mamá. De tanto trajinar previo pago de 5 euros.

Blas

C. Marat dijo...

Será interesante cuando llegues a la parte de los crímenes de tus adorados ayatolás de la "República" Islámica, a ver cómo los justificas.

Jose Luis Forneo dijo...

Yo estoy esperando la siguiente entrega, que me interesa el tema.

Un saludo