viernes, 13 de enero de 2012

Comunistas en Irán (1)

El pasado 11 de Enero el científico iraní Mostafa Ahamdi Roshan era asesinado en Teherán mediante una bomba lapa colocada en su vehículo. El joven, de 32 años, trabajaba en la central nuclear de Natanz. En el atentado murió una persona más y aun otra resultó gravemente herida. No es el primer asesinato perpetrado en suelo iraní contra científicos implicados en el desarrollo de la tecnología nuclear. Precisamente el día 11 se cumplían dos años justos del asesinato del profesor Massoud Ali Mohammadi. El 29 de Noviembre de 2010 el físico Majid Shahriari fue igualmente asesinado. En el mismo atentado su colega Abbasi Davani y la mujer de éste resultaron gravemente heridos.
No cabe ninguna duda de cuál es el móvil y quiénes son los que han ordenado estos asesinatos. EEUU y sus aliados, especialmente Israel, están tratando de impedir que Irán tenga acceso a la energía nuclear que permitiría a esta nación defenderse de ataques como los perpetrados contra Irak, Afganistán y Libia. Como las amenazas, los bloqueos, las sanciones, los intentos de golpe de estado y la insistente guerra psicológica de todos los medios de comunicación no han dado resultado y el potencial militar de Irán resulta de veras disuasorio, están recurriendo a eso que ellos tanto dicen perseguir: el terrorismo.
Intentando buscar información sobre la autoría concreta del atentado me llamó la atención encontrar en el foro de una web de política local de EEUU a personas, al parecer informadas sobre la situación en Irán, considerar como posibles colaboradores del Mossad y la CIA dentro de Irán al MKO y al partido Tudeh. Las propias fuentes oficiales iraníes, aunque no en el caso de este último atentado, han acusado también al MKO de cometer numerosas acciones terroristas en los últimos años. La propia Wikipedia ofrece el dato de que agentes del MKO ofrecen servicios de inteligencia a EEUU sobre la ubicación exacta y el desarrollo de las centrales nucleares iraníes.
Lo sorprendente del caso es que tanto el grupo MKO como el partido Tudeh son considerados de ideología marxista revolucionaria. ¿Marxistas revolucionarios trabajando para la CIA y el Mossad? Cabe perfectamente imaginar que muchos marxistas no vean con agrado el sistema político iraní. Pero de ahí a colaborar con la CIA y el Mossad para facilitar datos de seguridad nacional hay un trecho que ninguna diferencia de interpretación sobre qué es el marxismo puede salvar.
Más sorprendente aun es constatar que tanto el MEK como el partido Tudeh fueron valientes luchadores contra el régimen proamericano del Shá y fieles aliados de Jomeini. Es más: el MKO que ahora colabora con Israel para perpetrar atentados contra los intereses de Irán fue fundado por un ayatolá amigo personal y estrecho colaborador de Jomeini. ¿Cómo es esto posible? ¿Qué ha ocurrido para que en Irán los partidos y grupos comunistas hayan decidido renunciar a sus ideas antiimperialistas y a la soberanía de su propia nación?
Si es difícil explicar los detalles que han llevado a los intelectuales y líderes comunistas oficiales de nuestro país a apoyar a la OTAN en sus ataques a Yugoslavia, Afganistán, Siria y Libia, más difícil aun será mostrar qué ocurrió en un país del que las noticias que nos llegan son tan escasas como sesgadas por la censura.
Por eso me limitaré a trazar una breve historia de la trayectoria de los comunistas en Irán y, si acaso, a plantear algunas hipótesis.

1920: La República Socialista Soviética de Persia.
Este poco conocido primer intento de exportar la revolución bolchevique solo sobrevivió durante 1920-21 y, geográficamente, estuvo restringido a la provincia norteña de Gilan, a orillas del mar Caspio. La República Socialista Soviética de Persia fue el resultado de la confluencia de varias fuerzas que, sin embargo, poseían perfiles ideológicos diversos y poco definidos. Lo que las llegó a unir fue el deseo de desembarazarse del dominio extranjero en Irán y de derrocar a la dinastía Qajar, con sus monarcas títeres y corruptos.
El grupo principal de tales fuerzas fue el movimiento guerrillero Jangal (que significa "Jungla" o "Bosque", en referencia al paisaje predominante en la provincia de Gilan, su cuartel general.) El grupo Jangal estaba liderado por Mirza Kuchak Khan. La ideología de los jangalíes no estaba claramente definida, pero la aspiración de los guerrilleros era reinstaurar los principios tradicionales de justicia social propios del chiísmo duodecimano, que habían sido abandonados por el monarca como resultado del dominio colonial británico y zarista. Para ello, era preciso derrocar al monarca y expulsar a las fuerzas extranjeras. En 1917, la victoria bolchevique y, por tanto, el fin de la política imperial rusa supuso un espaldarazo importantísimo para los jangalíes, que pasaron a tener a los rusos como aliados en lugar de como enemigos.
Es en este momento cuando este grupo confluyó con lo que podríamos considerar el primer partido de inspiración marxista de Persia, fundado en 1904: el Hemmat (que significa "Aspiración.") y cuyo ámbito era más bien obrero y urbano. Las ideas socialdemócratas que defendía este partido llegaron a la antigua Persia a través de los miles de obreros iraníes que a principios del siglo XX trabajaban en las explotaciones petrolíferas de Baku y otras ciudades del Cáucaso. Allí entraron en contacto con los socialdemócratas rusos (por entonces aun no divididos entre mencheviques y bolcheviques.)
Animado en el 17 por el triunfo de la Revolución Rusa, el partido se amplía y pasa a llamarse Edalat ("Justicia") aunque sigue vinculado a la ideología menchevique hasta que en 1920 la fundación de la República de Gilan apoyada por los soviéticos les lleva a abandonar la socialdemocracia para pasar a denominarse Partido Comunista de Irán.
Ambas fuerzas, los guerrilleros jangalíes y este partido influído por el socialismo ruso, terminaron confluyendo en la República de Gilan. Pero ya aquí nos encontramos con lo que desde entonces será la tónica de la difícil convivencia de dos corrientes que persiguen objetivos similares pero de modos muy distintos. Por un lado los guerrilleros jangalíes y su lider aspiraban a un modelo de república de unidad islámica basada en el reparto de tierras y, en general, en la aplicación de las medidas sociales tradicionales favorables a los pobres que predica el Islam. Por otro lado, los dirigentes recién convertidos del Partido Comunista pretendían aplicar la doctrina trotskista e implantar medidas económicas radicales, sin plantearse pasos graduales o adaptaciones a realidades socioculturales distintas. Pero lo que acabó por separar a los comunistas tanto de los jangalies como de la mayoría del pueblo fue su insistencia en la propaganda antiislámica. Los enfrentamientos internos terminaron con un golpe de estado de los comunistas. Su débil posición interna terminó por desmoronarse en el exterior cuando Lenin les retiró su apoyo militar. La URSS atravesaba un momento crítico, enfrentada en una guerra civil a zaristas y mencheviques financiados por las potencias occidentales y no podía seguir defendiendo empresas tan poco prometedoras y con tan poco apoyo popular como la República de Gilan.
En 1921, el futuro shá Reza Pahlevi da un golpe de estado en Teherán apoyado por Inglaterra, que temía que Irán se convirtiese en otro país bolchevique. En Septiembre las fuerzas del golpista Reza, formadas por cosacos zaristas, entran en Gilan y acaban con la efímera república soviética. El lider de los jangalíes, con unos cuantos leales, huye a las montañas. Finalmente es encontrado muerto por congelación junto con su fiel amigo y compañero de armas, un revolucionario de origen ruso-alemán. El shah expuso su cabeza decapitada en Rasht, la capital de Gilan, como escarmiento. Tendrían que pasar muchos años para que los iraníes volviesen a ver tan cerca el fin del dominio colonial.



1931: El Shá prohibe el Comunismo.
Tras la caída de Gilan, los comunistas se dispersan y se limitan a formar algunas pequeñas células clandestinas de propaganda obrera en las plantas petrolíferas. A pesar de la persecución policial a la que fueron sometidos, los grupos comunistas fueron haciéndose más numerosos e incluso dispusieron de un periódico, el Peykar, impreso en Berlín con el apoyo del Partido Comunista Alemán y que llegaba de contrabando a Irán tras un largo periplo desde Constantinopla. El Shá decretó en 1931 la prohibición expresa de cualquier actividad comunista en Irán a la que siguió una represión sistemática y brutal. No será la primera vez que el Shá toma medidas expeditivas para acabar con los comunistas iraníes, pese a lo cual hoy no es raro ver a nostálgicos del Shá y a comunistas iraníes hermanados contra lo que llaman "régimen de los ayatolás."
El ascenso del nazismo en 1933 trajo a Persia a numerosos estudiantes que contaban con una notable formación socialista. Uno de ellos era Taghi Erani, que agrupó en torno a sí a un grupo de activistas que se dedicó a la difusión en imprentas clandestinas de material didáctico marxista-leninista. En 1937, en aplicación de la ley de 1931, cincuenta y tres comunistas fueron enviados a la cárcel, en la que muchos murieron -entre ellos el propio Erani.

1941: Nace el Partido Tudeh:
Cuando estalló la II Guerra Mundial, el Shá cometió el error de elegir como aliado al III Reich. Su decisión estaba motivada por el deseo de verse libre de las abusivas condiciones de explotación petrolífera que le imponía el Imperio Británico. En 1941, tropas anglosoviéticas invaden Irán sin apenas oposición de la población y el Shá es obligado a desterrarse.
Esto permitió a los comunistas del círculo de Erani supervivientes de las cárceles del Sha reorganizarse en un nuevo partido. Esta vez decidieron no utilizar el nombre "Comunista" para denominarlo. Lo bautizaron como Hezbe Tudeh Iran, esto es, Partido de las Masas de Irán, o, resumidamente, Partido Tudeh. Tras el cambio de nombre había razones de peso. El objetivo del partido era crear un frente amplio que atrajera también a no-comunistas. El comunismo como ideología no acababa de cuajar en el pueblo iraní por dos razones. En primer lugar, era visto como una pérdida de soberanía, esta vez en manos de la URSS. Pero sobre todo, desde la época de la República de Gilan, el comunismo era asociado con el rechazo al Islam. Desde la fundación del Partido Tudeh en 1941 hasta el triunfo de la revolución en 1979, los comunistas comprendieron que en Irán no era posible desligar la revolución socialista de la doctrina islámica chií sobre la justicia social. De este modo, marxistas y clérigos combatieron juntos sin apenas fisuras contra la tiranía del heredero del Shá y el neocolonialismo angloamericano.

El papel político tradicional de los clérigos en Irán.
Es preciso ahora detener la sucesión cronológica de los hechos para tratar de explicar por qué en Irán ha resultado imposible desligar las luchas obreras de las creencias religiosas. La razón seguramente se encuentra en el papel que el clero chií ha desempeñado durante los últimos siglos. La dinastía Safávida que unifica Persia y otros territorios adyacentes, fundada por el shá Ismail I en 1501, estableció un modelo de gobierno en el que el monarca solo podía reinar si contaba con el visto bueno de los ulemas. Cuando el monarca violaba ostensiblemente las normas de justicia social que el chiísmo duodecimano exige al gobernante, el poder de los ulemas podía muy bien provocar una insurrección popular capaz de derrocarlo. Podría considerarse que la monarquía Safávida se sustentó sobre una suerte de contrato social según el cual el monarca garantizaba una justicia social básica y seguridad militar a sus súbditos y, a cambio, éstos se comprometían a permanecer obedientes a su autoridad y a pagar sus impuestos. Los vigilantes del cumplimiento del contrato eran los ulemas, cuyo poder de movilización popular temían justificadamente los monarcas. Así que cuando los últimos representantes de la dinastía Qajar permitieron a los ingleses y a los rusos expoliar y esclavizar a los iraníes, fueron los clérigos los primeros que movilizaron a las masas para la instauración de un sistema constitucional, el derrocamiento del Shá y la lucha contra las injerencias extranjeras. El líder más significativo de la llamada Revolución Constitucional de Irán, que supuso la entrada de Irán en la modernidad, fue el Ayatollah Khorasani.
En países como el nuestro, en el que la jerarquía eclesiástica tradicionalmente se ha aliado con los poderosos en sus abusos contra las clases oprimidas, resulta incomprensible que las revueltas sociales, o las luchas por la constitución y la república las dirijan y protagonicen los clérigos.
Teniendo en cuenta estos antecedentes, resulta mucho menos chocante y más fácil de comprender tanto el éxito arrollador de la revolución de Jomeini como el modelo político sobre el que se basa hoy la República Islámica de Irán, el Velayat-e faqi, esto es, la Vigilancia de los clérigos sobre las decisiones del gobierno. Que los gobernantes gobiernen y que los clérigos vigilen que lo hacen conforme a las prescripciones del Islam no es apenas una innovación. Para los iraníes es algo perfectamente conocido, pues no es más que institucionalizar lo que se ha venido haciendo tradicionalmente, si bien hoy sustituyendo el gobierno del monarca por el de un presidente de la república elegido por sufragio universal.
Así es como se explica también por qué cualquier grupo político iraní que luche por la justicia social y la soberanía no puede hacerlo en contra de los clérigos. Para la mayoría de los iraníes, incluso de nuestros días, un clérigo no es un poderoso que oprime al pueblo, sino un sabio que defiende al pueblo de la opresión de los poderosos con la ayuda de Dios.

Continuaremos con la historia de los comunistas en Irán en la siguiente entrada.

28 comentarios:

Misántropo dijo...

Estos días he intentado enterarme un poco sobre el tema de Irán y también me ha sorprendido la situación que se le pretende dar a los islamistas marxistas. Lo único que podría decir es que "no cuadra".

Salvo que es evidente que Estados Unidos está haciendo lo imposible por propiciar prontamente una nueva guerra (se ve que Libia no le ha bastado) no tengo mucha más opinión formada. Las crisis del capitalismo frecuentemente se han "superado" a base de guerras. Quizá esté aquí algo de la explicación.

Dejo unos links de algo de lo que he estado ojeando por si a alguien le pudiera servir alguno.

-Entrevista a una profesora iraní en España de ciencia política asegurando que la guerra ya ha comenzado: http://www.cadenaser.com/actualidad/audios/va-haber-ataque-militar-iran/csrcsrpor/20120109csrcsr_12/Aes/

-Entrevista con un sociólogo: http://www.radiosefarad.com/joomla/index.php?option=com_content&view=article&id=14335:de-actualidad&catid=53:de-actualidad&Itemid=57

-Sobre la guerra fría de usa a Irán a base de sabotearlos, matar a sus científicos, etc.... http://www.obamaworld.es/2012/01/12/y-si-la-guerra-entre-israel-e-iran-ya-hubiera-empezado/

Saludos

Anónimo dijo...

Conciso y certero análisis, muchas gracias Dizdira.

En estos países de cultura tan diferente a la occidental, es obvio que si un partido se autodenomina "comunista" o "marxista" actúa como franquicia extranjera. Como el inefable partido comunista de Iraq, una secta desarraigada y antinacional coaligada con Maliki y los ocupantes.

Blas.

Ernesto dijo...

cadenaser.com, radiosefarad.com
Mejor me callo, ya tengo bastantes enemigos.

Ernesto dijo...

Y el análisis socio-político, cojonudo, Dizdira.Sobre por qué el comunismo no arraiga en Irán.
Aunque cueste entender para una inmensa mayoría de izquierdistas occidentales, el etnocentrismo está presente aunque uno no se percate, esta marcado a fuego en la sique de la peña.
Y todo lo que no sean ideologías y formas de pensar occidentales, son tiránicas y prehistóricas.

Anónimo dijo...

"Así que cuando los últimos representantes de la dinastía Qajar permitieron a los ingleses y a los rusos expoliar y esclavizar a los iraníes, fueron los clérigos los primeros que movilizaron a las masas para la instauración de un sistema constitucional, el derrocamiento del Shá y la lucha contra las injerencias extranjeras."

Ahora me entero que los "rusos" (y no soviéticos) se confabularon con los ingleses para expoliar y esclavizar. Claro, visto así, los clérigos resultan unos santos.

Que decepción Dizdira.

Breaking the silence dijo...

Excelente artículo Dizdira. Es poca y muy sesgada la información que nos llega desde países como Irán y se agradecen este tipo de artículos. Decirle a Anónimo (13 de enero, 11:01)que por el contexto creo entender que cuando se refiere en tu cita a lxs rusxs lo hace a la época zarista y no a la soviética. En cambio, lxs soviéticxs tampoco eran almas venidas del cielo y, pese a que apoyemos un proyecto como el socialismo, no por ello debemos de dejar de ser críticxs con las actuaciones, como por ejemplo, las practicadas en Corea del Norte contra la propia población norcoreana.

Dizdira Zalakain dijo...

Misántropo:
Gracias por los links. Dejan de manifiesto los malabarismos que debe hacer la prensa para, según les convenga, demonizar o ensalzar el comunismo o el islamismo. Depende de a qué se dediquen, los comunistas son el demonio o unos angelitos. Los islamistas que ahora mandan en Libia son buenos, los que se defienden en Afganistán son malos... Como dice Blas, el partido comunista de Irak es alabado por los mismos periódicos que consideran al comunismo como la peor lacra de la humanidad.

Blas:
No creo que necesariamente actúe como franquicia extranjera. El partido comunista de Vietnam no fue ninguna franquicia extranjera y, como se verá en la próxima entrada, los comunistas iraníes hasta 1979 contaron con las simpatías del pueblo. Lo que ocurre es que los amigos de los servicios secretos saben muy bien como infiltrar y tomar el control de estos pequeños partidos y siempre hay algún trosko venal deseando ser contratado. No hay que irse muy lejos para comprobarlo: nuestro PCE es un ejemplo contundente ya desde los tiempos de Carrillo.

Ernesto:
Y lo curioso es que en realidad cada país en el que ha triunfado una revolución comunista lo ha hecho a su manera y ha sido a base de adaptar el marxismo a las peculiaridades y circunstancias autóctonas. La idea de unos "técnicos" en marxismo-leninismo llegados de la URSS para exportar su socialismo a otros países totalmente distintos deRusia noo podía funcionar.

Anónimo 11:01:
Sí, de hecho, el imperialismo zarista, que desde la época de Alejandro II pretendía imitar al británico, arrebató un montón de territorios (lo que ahora es Azerbayán y otras zonas del Cáucaso a la Persia de la dinastía Qajar. Para cuando la Revolución Constitucionalista de 1905, el shá era un imbécil manejado por el zar que concedía explotaciones petrolíferas a los rusos a cambio de algún regalito personal. Sí se respetaba su soberanía formal es porque los ingleses habían pactado con los rusos un reparto de los pozos petrolíferos del pais. Los del Mar Caspio, al norte, para Rusia y los del Golfo Pérsico, al sur, para Inglaterra.

Anónimo dijo...

El artículo aborda un tema complejo y muy desconocido entre nosotros. Yo había leído otra versión un poco diferente del asunto de kuchak Khan y el apoyo bolchevique (E.H. Carr, La Revolución rusa, tomo 2), aunque todavía no he podido acceder a investigaciones más modernas. Según Carr (ojo, no digo que esto sea cierto), Kuchak era un líder tribal independentista medio aventurero-medio mercenario que había luchado al lado de los turcos contra los británicos en la I Guerra mundial.

Creo entender que cuando Dizdira comenta el acuerdo entre "rusos y británicos" se refiere al antiguo imperio ruso: no hay que olvidar que en Persia se refugiaron regimientos de cosacos y rusos blancos que huían del avance bolchevique y que precisamente tuvieron un papel fundamental en el aplastamiento de la revuelta de Kuchak Khan. Pero no estoy de acuerdo en que eso justificara la opción pro-nazi del Sha: según parece, era un elemento muy sanguinario y corrupto que se vendía al mejor postor (y por ello realizó una agresiva política occidentalizadora-los contemporáneos señalan que hasta los rótulos de las calles estaban escritas en inglés y que atacó aspectos fundamentales de la doctrina islámica, prohibiendo el velo, etc.), y que poseía personalmente una gran parte del país como un señor feudal despótico. De hecho no fue tanto él quien era pro-nazi, sino elementos del ejército y la policía. Durante la segunda guerra mundial, en el marco de la alianza antinazi, británicos y soviéticos acordaron entrar en el país (Irán era una de las rutas de aprovisionamiento de la ayuda militar británica hacia la URSS y se temía un ataque nazi desde Irán), imponer la abdicación del Sha en la figura de su hijo, y depurar el ejército de pro-nazis, formando un gobierno amigo de la coalición.

Los norteamericanos utilizaron esto para ganarse la confianza del sha y de la población aprovechando los sentimientos anti-rusos (por la política de la Rusia zarista y quizás también por la presencia militar soviética) y antibritánicos y formar un ejército a su medida que después utilizaron en el golpe de 1953.

En este intervalo, en 1946, la Unión soviética trató infructuosamente de obtener concesiones petrolíferas en el norte de Irán y mantuvo su ejército estacionado en las provincias norteñas (repitiendo la experiencia de años atrás), apoyando brevemente la autonomía de grupos étnicos que buscaban unirse con grupos similares de la Georgia y el Azerbayán soviético, hasta que las presiones anglonorteamericanas y del sha forzaron la retirada soviética. Evidentemente, la URSS consideraba que el gobierno persa era una marioneta de los anglo-norteamericanos, que estaban monopolizando peligrosamente la producción mundial de petróleo.

Sobre el papel de los clérigos no puedo escribir gran cosa, puesto que no conozco mucho el tema, pero sí es cierto que la doctrina comunista choca con algunos aspectos centrales de la relación entre religión y estado y la influencia de los clérigos sobre la población, cosa que desde 1917 ha generado numerosos conflictos incluso en la propia URSS y hoy todavía sigue presente en la actitud que muchos partidos mantienen hacia experiencias como la iraní. Tampoco sé hasta qué punto conviene dar credibilidad las informaciones que aparecen en un foro sobre la relación del partido Tudeh y la CIA y el Mossad, aunque es cierto que el Tudeh mantiene una oposición cerrada al sistema de gobierno iraní.

Bueno, lamento la extensión de mi comentario, pero este tema es muy interesante y se presta a un buen debate de ideas, gracias a Dizdira por mojarse en este tema tan complejo y delicado intentando mantener la objetividad, y esperemos que llegue pronto la continuación.

un saludo
albert

Anónimo dijo...

Sí, pero también (y ante todo) debemos ser críticos con la información que las agencias de prensa nos dan sobre la RPDC, porque igual que manipulan la realidad iraní o libia, también lo harán con la norcoreana. Saludos.

Anónimo dijo...

Dijo Dizdira: "cada país en el que ha triunfado una revolución comunista lo ha hecho a su manera y ha sido a base de adaptar el marxismo a las peculiaridades y circunstancias autóctonas".

Totalmente de acuerdo y añado: El socialismo tiene cien formas y representaciones, también genes no necesariamente marxista-leninistas; estos genes pueden ser atávicos, religiosos, del acerbo local o nacional, etc. Así que no caigamos en el error de valorarlos con nuestras miopes gafas euro-sovietico-centristas. Y muchísimo menos tras la caída de la URSS, un poquito de por favor y humildad, que la OTAN-Bildelberg no se para en detalles para masacrar.

No solo no se para en detalles sino que utiliza dicho "euro-sovietocentrismo", como contrainformación de retaguardia: Ejemplos, “Sadam, Asad, Nasser, la revolución iraní, “asesinaron comunistas”. “Milosevic no era socialista sino ultranacionalista”.

(Añadir aquí que pasados desencuentros, entre socialistas laicos y movimientos religiosos emancipatorios, algunos muy desafortunados como p. ej. Gaddafi - Musa Sadr es preciso olvidarlos en aras de la unidad y supervivencia frente a la OTAN, los tiempos y prioridades han cambiado mucho). Talibanes aparte, aunque mientras empantanen y resten fuerza al Imperio nunca los criticaré.

Por ejemplo el Socialismo genuino árabe se llama baasismo, nasserismo, yamahirismo, etc. Y hay en ese espacio sectas, (precisamente denominadas “comunistas”), claramente descastadas, antisocialistas y proimperialistas.

Sandinismo, bolivarianismo, son otros enunciados filo-socialistas nacionales o continentales. Imaginad a Chávez, haciendo alarde de “comunismo” con una bandera clásica: Jamás hubiese llegado al poder. Sirvan también como medida de nuestros prejuicios e intolerancia eurocentrista hacia ítems árabes como el baasismo. Añadir aquí que, frente al imperialismo, una de las más eficaces conjunciones es progresismo + socialismo + patriotismo + cultura y acerbo nacional.

Blas

Anónimo dijo...

Errata, atribuí a Dizdira frase que dijo Ernesto.
Blas.

Anónimo dijo...

Un análisis brillante. Espero ansioso la II parte.

Jose Luis Forneo dijo...

La historia de los comunistas de los paises musulmanes es siempre convenientemente ocultada, porque conviene que estos paises parezcan dominados completamente por determinados dogmas religiosos. En cuanto a la frase que escribe Dizdira, "cada país en el que ha triunfado una revolución comunista lo ha hecho a su manera y ha sido a base de adaptar el marxismo a las peculiaridades y circunstancias autóctonas", la comparto totalmente.

En realidad, ninguno de los conocidos teoricos del marximo y el comunismo, ni Marx, ni Engels, ni Lenin, Stalin o Mao, entre tantos, dijo jamas que la revolucion o el desarrollo del comunismo se hace a base de la aplicacion de determinados dogmas o ideas prestablecidas por ellos, sino que, al contrario, basaban su analisis cientifico-historico en la dialectica. Asi, es imposible que ningun desarrollo del comunismo sea exacto, igual, identico, pues dependen de los multiples factores que definen cada momento historico, que determina y particularizan los analisis concretos de cada relacion de produccion determinada.

La idea que tienen los que se dicen a si mismos "comunistas" pero que miran a su alrededor como si todos los comunistas del mundo tuvieran que pensar y actuar como ellos mismos, segun la vision del centro del mundo, eurocentrica, y que por eso comparten imponer la "democracia" y los "valores" de la "civilizacion" a los pobres seres humanos que viven en paises sometidos a su ideologia, son el mejor colaborador posible de las clases parasitas contra las que lucha el comunismo, de diferents maneras y formas, en todo el mundo: los capitalistas o dominantes.

En cuanto al papel de los clerigos en la organizacion de la protesta social o resistencia, a mi no me parece tan raro, puesto que las religiones suelen tener un gran componente social (si no fuera por sus burocracias que suelen ser los mejores cortesanos del status quo), y especialmente cuando estas se desarrollan en paises sometidos o empobrecidos por la dominacion extranjera, como el caso de Irán o la mayoria de los paises musulmanes. De hecho, la red de accion social de, por ejemplo Hezbolla, es uno de sus principales exitos que le hace tener tan gran apoyo popular. Y no me refiero a la caridad tipica que fomenta, por ejemplo, la religion catolica en occidente, interesada principalmnete en que las cosas sigan igual.

Espero con muchas ganas la segunda parte (y la tercera, si la hay)..

Saludos

Ernesto dijo...

Es el momento de recordar lo que ya comenté hace tiempo, parece que el comunismo no es ni tan reciente ni tan occidental como pueda parecer:

Derecho a la okupación
No incurriréis en falta si entráis (libremente) en casas deshabitadas, que pueden ser de provecho para vosotros
Corán 24: 29

Contra los ricos explotadores
Mahoma dice: Alá ha establecido las provisiones de los pobres en las haciendas de los ricos. Si existen hambrientos y desnudos, se debe a las transgresiones de los ricos.
En el hadiz ”Al Mustadraq”, tomo I, pag. 509.

La tierra para el que la trabaja, en este hadiz:
Cualquiera que dé vida a una tierra muerta, la recompensa que esta tierra dé es para él

Un hadiz contra el monopolio
Cualquiera que monopolice algo es un farsante (o un estafador)

Más más
Alá os ha prohibido el préstamo con interés y os ha hecho lícito el comercio
(2:275)

Otro hadiz dice
El profeta maldijo al usurero, al pagador, al notario y a los testigos, y dijo que todos ellos eran iguales (en responsabilidad)
Al pagador lo hace también responsable por pagar un precio injusto.

Este hadiz contra la especulación
Aquel que compra granos no debe venderlos hasta que haya tomado posesión de ellos

Y otro hadiz contra la publicidad engañosa, si es que nada cambia.
Hay tres personas a las cuales Alá no hablará en el Día del Juicio. Un de ellas es quien promueve la venta de sus mercancías con falsas promesas.

Aramis dijo...

Excelente artículo Dizdira.
En cuanto al comunismo, decir que no veo porque,(haciendolo correctamente), no podría coexistir con cualquier tipo de religión.
Primero implantar su sistema económico. Separar toda religión del estado y muchas escuelas y cultura, cultura y más cultura.
En Cuba, Corea del Norte, etc no han exterminado a los religiosos. Sencillamente no los financian...desde dentro, claro.
Salud

Anónimo dijo...

Dzidira escribe: "es que en realidad cada país en el que ha triunfado una revolución comunista lo ha hecho a su manera y ha sido a base de adaptar el marxismo a las peculiaridades y circunstancias autóctonas".

Sí, la receta de la adaptación a las peculiariades también les ha dado resultado a los jesuitas, A.M.D.G. De hecho, en un caso y en otro, el que acaba beneficiado de estas adaptaciones es más bien D., pero qué le vamos a hacer. A Santiago Alba Rico también le he leído defender mucho esa consigna, ayer y hoy.

Me gustaría citar otro caso distinto del Tudeh. No sé si el PJAK en Irán es realmente una organización hermana del PKK turco o si sólo es algo que dicen ellos, pero parece otro caso nítido de cómo las agencias intervencionistas apoyan selectivamente cualquier causa que pueda servir a la desestabilización, sin pararse en la ideología o el proyecto político de los apoyados:
http://prensaislamica.com/?p=17168
http://www.youtube.com/watch?v=0yMRwyJDoAg
http://www.publimetro.com.mx/noticias/turquia-e-iran-acuerdan-cooperar-contra-los-grupos-armados-kurdos-pkk-y-pjak/ekju!1635200/
http://pjak.org/english.php

Crates.

Anónimo dijo...

Por cierto, aunque sea salirme de tema, el caso de Manuel Martorell, omnipresente "experto en la cuestión kurda" dentro de la prensa en castellano, también daría para un estudio.

Crates.

Anónimo dijo...

IMPRESIONANTE articulo, felicidades y gracias. Estoy deseando la segunda entrega.

Anónimo dijo...

Excelente. El Irán islámico representa la vanguardia de la lucha contra el hegemonismo sionista.

Dizdira Zalakain dijo...

Breaking the Silence:
Gracias. Coincido con el anónimo. Creo que las informaciones que nos llegan sobre la RP de Corea del Norte están tan manipuladas como las de Irán. Al fin y al cabo es lo que toca hacer cuando un país posee potencial defensivo suficiente como para acobardar al Imperio. Recomiendo la lectura del blog de Alejandro Cao de Benós y de otros similares para comparar informaciones.

Albert:
-¡Cómo te envidio! ¡Llevo varios años detrás del libro de E.H. Carr, buscándolo en librerías de viejo, etc. sin éxito! Que una obra monumental como esta no haya sido reeditarda por Alianza indica que, aunque su autor no es en absoluto marxista, resulta demasiado objetivo, demasiado buen historiador como para que no sufra la censura del sistema, cuya producción actual sobre el tema se limita a panfletos sensacionalistas que nos adoctrinan acerca de la maldad insólita del comunismo, de la URSS y de Stalin. En mi biblioteca, el libro está disponible pero solo como "Obra de Consulta", fuera de préstamo, con lo cual la única opción es instalarse allí una tienda de campaña para poder leer sus miles de páginas...
-Como ya insinúo en el texto, mi opinión (no sé si muy fundada) es que el sha se alió con los nazis con la esperanza de quitarse de encima las abusivas condiciones a las que la Anglo-Persian Oil Company sometía la producción de petróleo. No fue el único líder sometido al colonialismo inglés que flirteó con los nazis con la esperanza de quitarse las cadenas: Gandhi es otro buen ejemplo.
-Las opiniones que recojo de ese foro evidentemente no pretenden probar que en el pasado atentado hay participación desde dentro del Partido Tudeh o del MEK, pues ellos mismos simplemente se limitan a ponerlo entre interrogaciones. Pretende reflejar que la colaboración entre el Tudeh y el Mossad es algo que personas no precisamente pro-iraníes se plantean como una posibilidad digna de ser considerada.

Blas:
Coincido con tu clara exposición del problema y me parece especialmente acertado lo que dices sobre cómo la guerra psicológica utiliza el euro-sovieto-centrismo de sus lectores de periódicos marxistas para desprestigiar a esas naciones que han decidido seguir su propia vía para enfrentarse al Imperio. Los marxistas exiliados iraníes que dan conferencias por Europa y America no paran de convencernos de que lo de irán no es un auténtico antiimperialismo. Sin embargo, la cruda realidad de los misiles, de la propaganda y de los atentados como el del pasado 11 desmienten con contundencia sus acusaciones. Los "verdaderos" antiimperialistas iraníes dan conferencias financiadas por organismos oficiales y bancos norteamericanos, mientras que los "falsos" antiimperialistas son asesinados por agentes del Mossad. Curioso.

Anónimo &:05:
Gracias, estoy en ello.

José Luis Forneo:
Bueno, a ti no te parece raro que los clérigos puedan convertirse en elementos activos de movilización contra la explotación porque eres una persona informada y sin prejuicios. Pero la mayoría de la gente de izquierdas de nuestro país, después de cinco siglos de alianza inquebrantable de Iglesia y explotadores, no puede concebir que haya clérigos que utilicen su enorme poder e influencia popular, no para justificar los abusos de unos pocos, sino para tratar de mantener una suerte de mínimos de justicia social. Y, como bien dices, hablaríamos ya aquí de justicia, no de caridad. En descargo de muchos clérigos católicos hay que decir que su sistema de estricta obediencia jerárquica les dificulta mucho las cosas: ahí tenemos cómo les ha ido y cómo les va a tantos sacerdotes católicos en Iberoamérica.

Dizdira Zalakain dijo...

Ernesto:
Cuando dejaste esa recopilación de citas del Corán y la Sunna en otro post ya creo que te lo dije: como ulema no tendrías precio. Vete pensándotelo -estoy haciendo proselitismo, pero contigo creo que ya tengo confianza para eso...

Aramis:
Claro que pueden coexistir el comunismo y cualquier otra religión. El sistema de separación iglesia-estado que planteas es desde luego el más razonable, y seguramente el único viable si hablamos de Iglesia Católica, que es una institución jerarquizada no solo religiosa, sino también política -recordemos que la IC posee incluso un estado propio. Para muchas otras religiones tampoco creo que fuese un problema que unos determinados principios religiosos estén presentes en el estado, siempre que eso sea la voluntad mayoritaria del pueblo y siempre que lo hagan llenando de contenido social su acción política. Esto no significa que no deba existir una absoluta libertad de culto y una ausencia de cualquier discriminación derivada de las creencias personales. Por ejemplo, a mí me parece genial que la prohibición de la usura, que es una prohibición religiosa que no afecta solo a la moral personal sino a la sociedad en conjunto sea adoptada por el estado. Lo que no me parecería aceptable es que, pongamos por caso, en un país musulmán se le prohiba beber vino o comer cerdo a quien lo desee.

Crates:
En mi opinión, los jesuítas, sobre todo en el último siglo, han hecho bastante más por la justicia social que muchos marxistas enrollaos -como, por ejemplo, don Santiago Alba. Además, siempre defenderé que S.A.R. dice cosas muy sabias y justas en el nivel de la teoría. Lo raro de este hombre es que se vuelve sospechosamente inepto para aplicar a la realidad candente esas teorías, sobre todo, cuando Repsol se juega mucho dinero...

Anónimos 01:42 y 06:42:
Gracias a vosotros por vuestro interés.

Ernesto dijo...

Cuidao, Dizdira, ya sabes que el proselitismo no está permitido en el Islam.
"Y si tu Señor quisiera creerían todos los que están en la tierra. Acaso puedes tú obligar a los hombres a que sean creyentes? Ningún alma puede creer si no es con permiso de Al-lâh".
(Qur’án, 10, 99-100).
"Si Al-lâh hubiera querido habría hecho de vosotros una única comunidad. Sin embargo lo ha hecho así para poneros a prueba en lo que os ha dado".
(Qur’án 5, 48).

Anónimo dijo...

Desdichadamente, las cosas de Santiago Alba sobre la actualidad no me parecen tan desligadas de sus puntos de vista teóricos como se da a entender. Aunque claro, también es verdad que sus escritos teóricos siempre me han parecido refritos con el aceite pasado.

"Hay miradas que matan, se dice. Es verdad. Y son precisamente las más tranquilas, las más amables, las más inocentes. Visto desde arriba, resulta apetecible, y casi inevitable, destruir el mundo" (entrevista de Santiago Alba Rico en 'Público' a propósito de su obra B-52: http://m.publico.es/416793).

No sé si son los jesuitas los que han hecho mucho por la justicia social o la justicia social la que ha hecho mucho por los jesuitas. Y supongo que eso también vale para otros clerigos.

Crates.

interino2 dijo...

(1/2)

Para empezar, Dizdira, te agradezco estas dos primeras entregas sobre Irán, que estoy leyendo con mucho interés. Espero la siguiente (o siguientes). Los comentarios que se están haciendo son también de muy ilustrativos.

Algunas observaciones: coincido con Albert en relación a la dificultad de dar credibilidad a lo dicho por un internauta en un foro en cuanto a la colaboración de determinados movimientos comunistas o de izquierdas con los responsables de los ataques terroristas (imagino que lo habéis leído, en cualquier caso, aquí se señala a un posible grupo responsable: http://www.cubadebate.cu/noticias/2012/01/15/los-socios-del-mossad-en-iran/ , aunque el artículo parece mas bien tener el propósito de exculpar a los EEUU en esta cuestión). No obstante, en relación a Tudeh (u otros partidos de izquierda iraníes) e independientemente de su historia previa, no parece improbable que los aparentemente más claros enemigos de Irán (EEUU y/o Israel) hayan intentado hacer uso contra Irán de un antiguo partido, o incluso reinventarlo, si es el caso. Algunas declaraciones atribuidas a Tudeh en relación a que lo acontecido en Libia refleja los deseos de la juventud de democratización y justicia social ( http://www.morningstaronline.co.uk/news/content/view/full/101619 ) no pueden ser sino sospechosos. No obstante, Tudeh participa en los foros internacionales comunistas, por ejemplo el convocado por el KKE, y ha recibido el apoyo explícito de 48 partidos comunistas, entre ellos el propio KKE y el PCFR ( http://inter.kke.gr/News/2010news/2010-joint-statement-iran/view?searchterm=iran ). Supongo que esto también hay que valorarlo. Hay, desde luego, una contradicción con el apoyo claro de la izquierda latinoamericana a Irán, aunque también es cierto que Venezuela tiene como aliada a la Rusia de Putin y no parece que los comunistas rusos estén muy contentos con su actual gobierno y, según todo apunta, con razón. Es decir, el hecho de que exista una alianza estratégica con Rusia o con Irán por parte de la izquierda latinoamericana no significa que las políticas de sus respectivos gobiernos sean buenas, desde el punto de vista económico u otros, para la población de esos países. Independientemente de las denuncias de represión de movimientos sindicales independientes, que pueden estar motivadas por la política de acoso a Irán, en algunos artículos se señala la política de privatizaciones de empresas públicas que ha emprendido el gobierno iraní o la reducción de subsidios a elementos básicos (p.e., http://www.morningstaronline.co.uk/news/content/view/full/110307 http://www.morningstaronline.co.uk/news/content/view/full/105720 ). Algunos analistas que no considero sospechosos también lo han observado, situando las cosas en el contexto, con respecto a Libia ( http://luisbrittogarcia.blogspot.com/2011/10/si-existe-un-movimiento-social-en-libia.html ).

(continúa)

interino2 dijo...

(2/2)

Quizá sea esa la clave a dilucidar, la política económica del gobierno iraní, independientemente de que partidos de izquierdas puedan ser colaboradores voluntarios o estén siendo utilizados por terceros países contra el actual gobierno iraní. Creo que tú misma citabas en una entrada anterior que la constitución iraní establecía los recursos naturales como propiedad del pueblo, pero también es cierto que el concepto de “pueblo iraní” -como el de cualquier otro pueblo- puede diferir según quién lo interprete. No recuerdo ahora si eras también tú (creo que sí) la que citaba un artículo con el anuncio de Ahmadineyad de nacionalizar completamente los recursos petroleros del país al ir (todavía) una buena parte de los beneficios a empresas extranjeras. Eso puede explicarse por la dependencia tecnológica u otros motivos potencialmente aceptables pero también por un hipotético lucro de sectores en Irán (sólo hipotético, evidentemente). Por otra parte, la profesora de origen iraní cuya entrevista cita Misántropo señala el apoyo que Irán ha prestado a los EEUU en las invasiones de Irak y de Afganistán. Esto es algo que también se había señalado en otros lugares. Habría que confirmarlo pero de ser esto así el antiimperialismo iraní habría, evidentemente, que entrecomillarlo.


En cuanto a la conexión entre religión y estado, si a los iraníes les sirve como herramienta para mantener la independencia y la justicia social, bienvenida sea esa conexión, pero no creo que sea deseable esa situación a largo plazo. No creo que diga esto desde un punto de vista “eurocéntrico” o por prejuicio, sino desde la constatación de que habitualmente en todos los lugares y religiones, que yo sepa, el clero ha tendido ha mantener sus privilegios colaborando con aquellos gobiernos que les favorecen (creo, por tanto, que coincido con Crates en esto). La propia mediación, por otra parte, que ejerce un sacerdote entre la persona y el ejercicio/sentimiento espiritual me parece un elemento negativo que favorece la creación de una clase (la sacerdotal, con todas las variantes que queramos) a la que se le atribuye una mayor habilidad para ejercer dicha intermediación u orientación del creyente. Tú misma señalabas la cuestión del lamaísmo tibetano, y mira que el budismo se presta poco, por principios, al desarrollo de una religión con castas -y no es evidentemente el único caso en relación al budismo o a otras religiones o corrientes filosóficas. Por otra parte, dentro del mundo musulmán, creo que tampoco abundan los ejemplos de países en los haya una igualdad económica -no digo ya socialismo- como resultado de la influencia del Islám en la política. Igual me equivoco en esto pero creo que es así. Y esto es independiente de que el Islám contenga preceptos explícitos de justicia social, como los que cita Ernesto, muy similares o idénticos a los socialistas. El problema es si en la práctica la influencia de la religión en el estado sirve para ponerlos en práctica.

En el mejor de los casos, además, el propio hecho de que el control del ejercicio de la justicia social dependa de religiosos y no de administradores o cargos laicos, como pareces señalar que ocurre tradicionalmente en Irán, tampoco me parece algo particularmente positivo. Por tanto, circunstancialmente, esa relación, como elemento aglutinador de la población contra una agresión externa, creo que puede ser útil pero es algo que entiendo que desde una perspectiva de búsqueda de la igualdad real entre todos los miembros de una sociedad debería sustituirse por una separación clara entre religión y estado (y, personalmente, tampoco creo que deba fomentarse siquiera la práctica privada de religión alguna pero eso, evidentemente, es otra cuestión).

En cualquier caso, gracias. Sigo a la espera del tercero.

Un saludo,
interino2

Dizdira Zalakain dijo...

Interino2:
Gracias por tu detallado comentario. Para la mayoría de los asuntos que comentas, te ruego tengas la paciencia de esperar a que vaya tratándolos en los siguientes posts.

-Sobre la credibilidad del foro ya le comenté a Albert que no pretendo dar credibilidad a esa teoría sino solo mostrar cómo puede parecer plausible algo así. Por ejemplo, cuando en España un mendigo es asesinado tras rociarlo con gasolina y prenderle fuego, en un foro alguien puede preguntarse si habrán sido neonazis. Eso no es ninguna prueba de que hayan sido ellos, sólo de que la sociedad considera que es un crimen típico de ellos. Quizá debería corregir el texto para dejar claro este punto, ya que parece que se presta a equívoco.
-La posición del Tudeh en el asunto de Libia varía en función de quien hable. Unos, guiados por su lealtad a EEUU, apoyan la intervención y, otros, guiados más bien por su odio al gobierno de Irán, la condenan -recordemos que Gaddafi y la República de Irán han sido enemigos declarados.
-La cuestión de la política económica actual de Irán la trataré en el último capítulo.
-La cuestión general de si la religión debe o no jugar un papel en las decisiones políticas, sea en Irán o en donde sea, es sumamente compleja. No creo que se pueda ventilar en unos pocos párrafos. Quizá será mejor tratarla en detalle en otra ocasión.

interino2 dijo...

1) Tengo paciencia y espero. Leí tu respuesta a Albert y entiendo tu intención. Una sugerencia: quizás deberías incluir una suerte de bibliografía para la (abundante) información que das -tampoco es que sea estrictamente necesario pero sería un soporte a esa información y un punto de partida para posteriores lecturas.

2) Sumo a lo dicho anteriormente la opinión de Cao de Benós sobre Ahmadineyad en una entrevista citada por José Luis Forneo ( http://cuestionatelotodo.blogspot.com/2011/08/accion-comunista-entrevista-alejandro.html ). Otro elemento a tener en cuenta.

3) Al menos (en mi comentario): “a mantener” y no “ha mantener”.

Un saludo,
interino2

Anónimo dijo...

interino2, ¿me podrías decir si existe o existió algún país o civilización que te agradase de veras?. Concreta país y periodo histórico por favor. Gracias.

Blas.