martes, 7 de junio de 2011

¡Campechanía Real Ya!

A ver si la genética, que tanto ha avanzado en los últimos años, puede aclararnos mediante algún artículo en Science, si la campechanía es un rasgo innato o adquirido, O, haciendo un poco de ciencia-ficción, a ver si en algún laboratorio se aísla el gen de la campechanía y somos capaces de inocularlo a otros jefes de Estado tan faltos de ella. Porque si Gaddafi disfrutase de ese gen, seguro que ahora no se vería amenazado de muerte, él, su familia y su pueblo, por una coalición de superpotencias extranjeras. ¡Qué hermoso sería que la campechanía de nuestro monarca se propagase como un virus por las Casas Reales, Cancillerías y Palacios Presidenciales de todo el orbe!
Indicios de que la cualidad podría ser hereditaria, nos los ofrece la historia: las andanzas de Isabel II o de Alfonso XIII harían parecer asceta a Pocholo. Y como la historia continúa, ahora vemos como Juan Carlos I es acosado por la prensa y, emulando a aquella genialidad de "quién me pone la pierna encima" nos regala con otra metáfora no menos bella: "ponerme un pino en la tripa."




Pero, claro, ésta es solo la última campechanía de este largo reinado de risas y buen rollo. Qué decir de aquel monarca Born to be wild al que todos los españoles de la Transición ayudaron a arrancar la moto, o de aquel brillante -si bien brevísimo- discurso pronunciado ante los hermanos de América y dirigido al nada campechano Hugo Chávez. O de aquel gesto real para bendecir -pero con un dedo menos- a los separatistas que le increpaban.

Pero la última confirmación de que debemos aceptar campechano como genético, la tenemos en Felipe, que será Felipe VI cuando por fin el pino eche raices. En una visita al vecino Reino de Navarra, gobernado por la Orden de los Caballeros Numerarios, el campechano JASP cuarentón atiende a una navarrica que le quiere presentar un escrito. El Príncipe de Asturias no lo coge -seguramente, por razones de seguridad, ya que podría estar envenenado, como el segundo libro de la Poética de Aristóteles. Pero no le importa pararse a dialogar con la humilde chica.
Por lo visto, lo que quería la mujer no era limitarse a decir ¡Guapo, guapa! y cosas así, campechanas también, aunque poco novedosas. Quería preguntarles -a él y a su mujer ex-atea, ex-republicana, ex-presentadora de telediarios y ex-plebeya- cuándo se va a convocar un referéndum para ver si los españoles quieren monarquía o república.



La verdad es que Su Alteza tenía razón en una cosa: él no tiene nada que ver con eso de convocar referendums. Él no está para eso. Es verdad que lo que no acaba una de comprender es para qué demonios está entonces...
Tras la distendida conversación en la que Miguel Sanz debía estar rezando a San JoseMari para que el principito no siguiera cagándola y echara a la kaleborroka aquella, los seguratas empiezan a empujar a los cámaras y los nervios crecen.

Al final, Felipe la despide advirtiéndole que ya ha tenido su minuto de gloria. Ciertamente, un minuto de gloria debe ser hablarle a todo un Borbón a través de una valla.
Es lo que nos queda a los seres inferiores, la posibilidad de un minuto de gloria. Porque la gloria vitalicia, la gloria inextinguible, ésa que no dura uno sino infinitos minutos, está reservada para él o para la bellísima, delgadísima y elegantísima Letizia (con zeta) Ortiz. ¡Qué sana envidia os tenemos!
"Tus deseos son contradictorios míos", dijo Felipe, con un dominio campechano y borbónico de la gramática. No cabe duda de que son contradictorios. Los suyos deben consistir en que todo siga más o menos como hasta ahora. ¡No es tan tonto como parece, nuestro eterno adolescente!
"Yo creo en el sistema." añadió Su Alteza. ¡Como para no creer! Es como si Bisbal no creyera en OT.
Yo, en cambio, creo que este "sistema" no será eterno. Y que la justicia tendrá la última palabra.
Insh´Allah,

P.D. Incluyo, porque la verdad es que tiene mucha gracia, la 4ª acepción que dan nuestros reales académicos de la lengua -entre cuyas lumbreras tenemos a los Excmos Sres. Mingote, Pérez-Reverte, Muñoz Molina y Ansón- a la entrada "Campechano":
4. adj. coloq. Franco, dispuesto para cualquier broma o diversión.
(Gracias a Kobarascayú por el descubrimiento.)

16 comentarios:

KobaRascayú dijo...

Ir al diccionario de la RAE es en ocasiones un mal rollo del estilo de la Academia de la Historia, pero también hay momentos en los que queda todo meridianamente claro:

las tres primeras acepciones de campechano tienen que ver con el maravilloso estado mexicano de Campeche. La cuarta entrada del diccionario es la interesante:

4. adj. coloq. Franco, dispuesto para cualquier broma o diversión.

No recuerdo yo que las bromas y diversiones de Franco nos gustaran a los trabajadores españoles, precisamente, pero bueno, lo de campechano, Rey y Franco queda claro hasta en el diccionario; por si alguien lo dudaba.

Ya con poca broma por mi parte: también he buscado prepotente (lo usa todo el mundo pero casi nadie sabe qué significa realmente):

1. adj. Más poderoso que otros, o muy poderoso.

2. adj. Que abusa de su poder o hace alarde de él.

Anónimo dijo...

Capitan Manchas dijo:
Aun me estoy riendo con lo de Bisbal y OT, muchas gracias. Y tambien muy fino KobaRascayú y la cuarta acepción de campechano. Que no falte nunca el sentido del humor y que nunca se cuele por aquí ningun troll.

KobaRascayú dijo...

Para aquellos que en ocasiones tienen (tenemos) problemas para enviar comentarios con nuestro habitual nombre: si dejas sin marcar la casilla NO CERRAR SESIÓN, parece ser que se soluciona el posible problema. Al menos así ha sucedido conmigo.

Misántropo dijo...

En lo del "minuto de gloria", aparte de ser un gesto muy feo, se delata la persona. Se ve claramente que tiene "conciencia de clase" y poca humildad.

Recuerdo cuando este hombre fue abanderado olímpico en Barcelona usando uno de esos deportes con plaza sólo para ricos (como la equitación, por ejemplo) en los que poco importan los méritos personales. Imagino que debió de creer que era tan deportista como el resto de los que estaban allí. Cosas de este tipo suman y se van enquistando con los años. Luego las mentiras pasan a formar parte del ego y se notan a poco que haya presión.

Sí que es triste no saber rebatir a alguien con argumentos y hacerlo con descalificaciones de esta clase.

Saludos

X dijo...

Felipe no sabrá borbonear con la habilidad populista del bribón en jefe. Porque esa es la única legitimidad que tiene el rey actual, por patético que sea, de ahí que los medios exploten y manipulen esa supuesta campechanía según la cual Su Majestad te tutea mientras vive a tu costa. Ni más ni menos que la campechanía de todo explotador.

Qué pena me dan esas gentes que jalean al rey, muchos de ellos sin dientes, porque en este país el dentista es para quien pueda pagarlo. Hay que endeudarse para sanar una boca. Pero qué campechano es el rey, cómo quiere al pueblo, algo así como Belén Esteban.

El día que eche raices el pino nos van a dar una tabarra mediática de aquí te espero.

Anónimo dijo...

todos sabemos que si hacemos un referéndum por la república sale monarquía por goleada.

Jose Luis Forneo dijo...

"Su alteza" fue muy sincero. El está para vivir del cuento y no para meterse en cosas políticas, que cansan mucho. Ya tiene bastante el pobre con tener que aguantar a cortesanos rastreros como los presidentes autonomicos o del estado, o a buenas profesionales como su madre o su mujer. Además se marcho perdonando la vida a la chica, con eso de "ya te he hecho un favor que me tendrias que agradecer de por vida".. Y luego se marchó a serguir golfeando y viviendo del bote de gente como la navarra que, al contrario que los periodistas-mercenarios, se atrevio a decirle al principito que debiria abdicar...!Abrase visto tamaño atrevimiento!

En fin... Cosas de nuestra antigualla y arcaica monarquia...de tufo franquista..

Dizdira Zalakain dijo...

KobaRascayú:
Diez puntos para ti. ¡Lo de la definición de la RAE es genial! Me tomo la libertad de incluírlo en el post.

Capitán Manchas:
La verdad es que la campechanía de esta gente tiene de bueno lo de echar unas risas a su costa.

Misántropo:
Me parece un perfecto análisis psicológico de lo que debe pasarle por la real cabeza a este señor que, de haber nacido en una familia de clase media, albergaría quizá sentimientos muy distintos. Es muy sorprendente ese fenómeno que tan bien describes. Cuando una persona sube muy por encima de las demás por razones que en absoluto tienen que ver con sus méritos, en vez de provocarle vértigo saberse tan alto y sobre una base tan poco sólida, en muchas ocasiones parece como si se produjera una euforia de seguridad, una inconsciencia que le impide comprender cuán inmerecida e injusta es su posición social.

X:
Buena imagen la de un séquito de desdentados vitoreando al amo. A éstos, además de sin dientes, les han dejado sin dignidad.

Anónimo:
Yo no lo sé, pero no, no me extrañaría. Los referendums en un país con los mass media en manos de la oligarquía son tan válidos como la declaración jurada de un muerto a través de la ouija.

José Luis Forneo:
Así es, como diría KobaRascayú, de nuestra campechana y franca monarquía.

KobaRascayú dijo...

Llevo toda mi vida siendo republicano por convencimiento (y también familiarmente, claro) y la mayor parte de mi actividad social la he pasado junto a personas para quienes la república era algo natural e incuestionable (también sentimentalmente). Dicho lo anterior, para la inmensa mayoría de la gente con la que he tratado he sido siempre un bicho raro, independientemente de otras valoraciones personales (y políticas), porque estaba en contra de la monarquía. Lo que pretendo decir es que aquello de que todo quedaba atado y bien atado es verdad, total y absolutamente verdad. Franquismo sociológico y psicológico, conservadurismo cotidiano, incultura secular y lo que ya se ha dicho miles de veces respecto del sistema y los medios de comunicación, desinformación y manipulación. Vas a una manifestación de recuerdo del 14 de abril y te encuentras hasta con veinte mil personas por el centro de Madrid y en la cabecera del Rastro los domingos siempre hay gente comprando banderas, pulseras, libros, mecheros, pendientes, camisetas y quincalla con los colores republicanos. Pero hay un movimiento, novedoso dada la inercia habitual española, de bastantes miles de personas y lo primero que prohiben es lucir la bandera de la segunda República. No hay un sentimiento republicano generalizado, no hay una necesidad de un sistema político republicano y hay sólo un relativo respeto (por desconocimiento, supongo) a la historia de nuestros padres y abuelos. Si hasta supuestos defensores de la República (al menos así lo dicen ellos) como los dirigentes de IU lo primero que hacen al ser elegidos es ir a un besamanos con Juan Carlos de Borbón. Como para convocar un referendum.

KobaRascayú dijo...

Hablando de prepotencia y campechanía. Se me olvidó en un mensaje anterior contar una especie de chiste que hace casi siempre un compañero de trabajo cuendo está leyendo el BOE. Suele decir: ¿quién será el tal Juan Carlos Rodríguez que firma todas las leyes?. Viene a cuento de que las leyes sancionadas por el rey no las firma como Juan Carlos de Borbón o Juan Carlos, el Rey, sino como Juan Carlos R. ¿Bisbal diría?: chulería, chulería ...

Anónimo dijo...

Huele a bandera falsa en pro de la monarquía...

¿De qué se va a acercar sino a la plebeya?

¿El mismo dia que sale ésta noticia?

http://www.hoymujer.com/Corazon/Realeza/Letizia-Ortiz-Princesa-barata-632077052011.html

Venga, obriu els ulls!!

Salutacions pel blog Dizdira!

Dizdira Zalakain dijo...

KobaRascayú:
Hombre no es chulería, sino humildad, no se atreve a poner lo de Rey y lo sustituye por una discreta sigla.
Es como poner Letizia P. (de princesa, of course)

Anónimo:
Moltes gràcies. Salutacions a tu.
Si de bandera falsa se trata, más lo veo yo como la propaganda de un republicanismo superficial. Para instaurar una república no solo de nombre, sino real, no basta con derrocar al monarca, eso es lo de menos: el Rey es hoyen día un mero monigote.
La república se basa en la soberania popular y el principal obstáculo para la soberanía popular no es el Rey, sino la oligarquía. Quien quiera república debe aspirar a derrocar a los oligarcas, que son los que tienen secuestrado el poder.

RAFAEL ÁNGEL dijo...

Insh'Allah, Dizdira. Insh'Allah. Quiéralo, pues, la Physis.

Agur bero bat.

Ernesto dijo...

http://identidadandaluza.wordpress.com/2011/06/09/dry-los-35-principales/#more-26859
Y
http://barcelona.indymedia.org/newswire/display/422805/index.php

Ernesto dijo...

Dizdira, esta entrada http://identidadandaluza.wordpress.com/2011/06/09/la-junta-islamica-pide-el-voto-para-los-partidos-progresistas/
intuyo que tu ya lo sabías, pero para mí es algo casi nuevo.

Dizdira Zalakain dijo...

Gracias por los links. La relación de dependencia absoluta entre Junta Islámica y PSOE y el hecho de que tal Junta no representa a nadie ya los conocía, pero no conocía el artículo, que me parece muy interesante, así como uno de los comentarios.