viernes, 10 de junio de 2011

Abdennur Prado y el anarco-Islam.

"Estado islámico" ¿Un oxímoron?

Abdennur Prado, poeta y ensayista musulmán al que sigo con gusto desde hace tiempo -a pesar de que rara vez coincido con sus planteamientos políticos- ha publicado un librito titulado "El Islam como anarquismo místico" en el que recoge y sistematiza -hasta el punto en que eso sea legítimo en un anarquista- varias ideas que ya había expuesto en artículos y ensayos. El título es bastante explicativo de cuál es la pretensión del libro, pero yo diría que todos los argumentos en él contenidos tienen por objeto final, más que probar la conexión o semejanza entre Islam y anarquismo, demostrar que

La pretensión de que pueda existir algo así como un «Estado islámico» solo puede realizarse mediante la manipulación o el más completo desconocimiento del significado de uno y otro término. (Op. cit. pág. 10)



La verdad es que me ha resultado curioso encontrar en Abdennur Prado (AP) una acusación ("completo desconocimiento de uno y otro término") que luego yo misma me he visto obligada a hacerle -retóricamente, por supuesto, pues media el respeto y la admiración intelectual- con respecto a otras cuestiones, como explicaré más adelante.

Ahora me ocuparé de disentir de ésta que yo considero la tesis central de su libro.

"Estado islámico" es considerado un oxímoron por AP. Ahora bien ¿qué organización -o desorganización social- sería considerada, entonces, islámica? Parece (y digo parece porque la afirmación no figura expresa) que tal privilegio lo ostentó, según opina AP, la comunidad de Medina: en ella se prácticó el Islam como anarquismo místico:

es el islam practicado y vivido en la comunidad profética de Medina —en la cual no existían ni clérigos, ni alfaquíes, ni ulemas, ni tribunales, ni una ley codificada, ni policías, ni la más mínima estructura político-administrativa.

Sin embargo, el propio AP debe reconocer -y lo hace, más adelante en su libro- que no hay el menor consenso entre los historiadores acerca de en qué consistió realmente esa comunidad de Medina. Supongamos, de todos modos, que la cosa se pareció a lo que afirma AP (nos tememos que con la mera autoridad histórica de su deseo de que así fuese.) Lo primero que salta a la vista es que esa comunidad casi siempre es descrita en términos puramente negativos, es la comunidad que no tenía todas esas cosas que no nos gustan (policía, jueces, clérigos, etc.) Pero una, que tiene la manía, quizá por carácter, de ponerse siempre en los casos prácticos se pregunta ¿cómo se resuelve en un anarquismo místico islámico el problema de un miembro o grupo de miembros de la comunidad que intentan esclavizar a los otros por la fuerza, el engaño o la coacción? ¿Se los expulsa? ¿Con qué fuerza si no hay policía? ¿Y con qué derecho, si no hay jueces? ¿Se condenan sus acciones como antiislámicas? ¿Con qué autoridad, si no hay clérigos? Porque si se les deja hacer, finalmente, la comunidad anarquista islámica y mística se irá al garete y se convertirá en un patio de colegio gobernado por un grupo de matones.
Otro argumento más: puesto que todas las comunidades islámicas que históricamente han existido se han organizado en algún tipo de Estado ¿significa eso que NUNCA ha existido históricamente el Islam -salvo aquellos breves años de Medina?
Y aun otro más. Si a lo anterior se respondiese que, desde luego, nunca ha existido un perfecto Islam desde lo de Medina, entonces habrá que concluir que calificar "Estado Islámico" de oxímoron es otra figura retórica: en este caso una hipérbole -y de muy grueso calibre. Según ese criterio, también sería un oxímoron decir "Hombre musulmán" porque ¿acaso alguno lo ha sido hasta la perfección? Creo que no sería buena idea pedir el final de la especie humana, dada la incompatibilidad de ambos términos.


Anarquista y místico, sí, pero suicida no, por favor.

En su blog, Abdennur Prado ha publicado esta mañana una pequeña entrevista que le hicieron con motivo de la publicación de su libro. He aprovechado la oportunidad para mostrar en los comentarios mi desacuerdo -y también mi cierta indignación- con que se pida y se desee en titulares y con tanta inconsciencia el fin del Estado y su sustitución por la ayuda mutua. Y más en los tiempos que corren. Mi postura la puedo resumir llanamente así:

"Cuando sea anciana, preferiría que el estado me garantizase una pensión de jubilación. Porque si mi sustento va a depender de la “ayuda mutua” que, por lo visto, lo va a sustituir, apañada voy."

A la hora de rebatir mis argumentos -cosa que Abdennur siempre hace con una prontitud y extensión imposibles de no admirar y agradecer- hace una serie de afirmaciones que, me parece, caen en eso que él denominó "Completo desconocimiento de los términos". Yo más bien lo consideraría olvido o despiste. El mismo despiste que puede hacernos caer en un estercolero mientras miramos las estrellas.
Veamos algunos de ellos:


"Estado y Capital son la cara y la cruz de una misma moneda: han surgido juntos y han vivido siempre en mútua dependencia."

Esta (sorprendente) afirmación no es históricamente correcta. Así de sencillo. El Estado surge en Mesopotamia hace cinco milenios y el capitalismo no se implanta como orden social hasta finales del siglo XVIII y sólo en algunos países europeos.
Lo que si es históricamente correcto es que, cuando se impone como sistema social dominante, el capitalismo se apropia de las instituciones del Estado para utilizarlas en su favor -del mismo modo que la aristocracia y la Iglesia hicieron lo propio durante el Antiguo Régimen.
Sigue argumentando AP:

"Cuando hablamos del aparato del Estado hablamos también de muchas otras cosas. Hablamos de los mass media (...) Hablamos de la sociedad del espectáculo (...) Hablamos del consumo, de la publicidad, de la cultura de masas, de la banca, del fútbol, de la bolsa, de las corporaciones financieras, de las marcas, de las compañías de seguros. Hablamos del Sistema, de ese entramado jurídico-político-económico calificado por Foucault como «la red de secuestro dentro de la cual está encerrada nuestra existencia»"

Pero esto es jugar ilegítimamente con el significado de las palabras. Si por Estado se entienden cosas que, en su sentido habitual nadie entendería, es más, se entienden cosas que se mantienen en pugna con lo que habitualmente se entiende por Estado, entonces no estamos hablando el mismo idioma.
Si alguien dice "Estoy en contra del Islam, porque cuando hablamos del Islam no solo hablamos de una religión. Hablamos de machismo, de fanatismo, de incultura, de tiranía y de odio." creo que estaremos muy autorizados a preguntar a nuestro interlocutor de qué Islam está hablando él, porque es evidente que se trata de un Islam muy particular suyo, que con seguridad depende más de su imaginación y de sus prejuicios que de la realidad y que, por cierto, más bien cabría definirlo como perfecto anti-Islam.
Y es que:
-Los mass media y todo lo que ellos hacen posible (consumo, publicidad, cultura de masas, etc.) NO son estatales. Hoy no queda ya ni un solo mass medium estatal, por lo menos en Occidente. Todas las grandes corporaciones de mass media son privadas y transnacionales. ¿Dónde está el Estado ahí?
-La banca, por definición, no es nunca estatal. Otra cosa es que hayan existido organismos estatales para su regulación y control, como los bancos centrales. Pero es que incluso los bancos centrales de todo Occidente están ya en manos privadas. De hecho, una de las razones por las que la OTAN hoy bombardea un país es porque se empeña en que el banco central sea estatal.
Idem de la Bolsa. Los ideólogos del neoliberalismo de Libertad Digital coinciden con los deseos de Abdennur. ¿Necesitamos un Banco Central? se preguntan los neoliberales, como los criminales se preguntan si necesitan tribunales de justicia.
-Aunque me da bastante grima hablar de eso, ya que lo menciona AP, el fútbol es cada día menos estatal. ¿Acaso desconoce que hace poco el Estado Español ha obligado por ley a todos los clubes de fútbol a ser clubes privados? Es la perfecta imagen de el Estado obligado a suicidarse por el Capital, como Nerón obligó a Séneca.
-¿Las compañías de seguros, como aparato del Estado? ¡Pero si precisamente lo que desean y lo que consiguen los neoliberales es acabar con la Seguridad Social Estatal y Pública para sustituírla por Aseguradoras Privadas! De verdad que no concibo que quien diga esto habite el mismo planeta que yo.
Sin ninguna animosidad, no sé cómo es posible que alguien ofrezca un análisis tan diametralmente opuesto a la realidad palpable como el que hace Abdennur Prado en estos párrafos de su libro que también utiliza para rebatir mis argumentos. ¡Es que afirmar que la banca, las aseguradoras, los mass media son el aparato del Estado es como decir que los gitanos, los homosexuales, los comunistas y los judíos eran los grupos protegidos por la Gestapo! Bueno, es que ya no es una cuestión de disonancia entre palabras y hechos, es que es una verdadera y delirante contradictio in terminis.


No voy a entrar a opinar sobre la justeza de considerar que el anarquismo es una enseñanza islámica, entre otras cosas porque en absoluto me considero versada en cuestiones islámicas: soy una simple creyente. Me parece respetable y hasta defendible la afirmación de que el estado ideal del hombre y el Islam consistan finalmente en esa anarquía mística de la que habla Abdennur ¿por qué no? Qué sé yo en qué consiste la felicidad perfecta.
Pero ¿cómo llegar a ese estado? Dejar de comer no te hace independiente del alimento: antes de llegar a ese estado, morirás de hambre. Para llegar a la Meca, primero hay que huir a Medina.

En la situación actual, el gran monstruo antiislámico y antihumano se llama Capitalismo. No se llama Estado. Estado es justamente la única organización colectiva que queda en este Planeta que, aunque controlada y destruida sistemáticamente por el Capital, aun no es Capital. Cito a Carlos Fernández-Liria:
Un pestañeo de los llamados mercados basta actualmente para anular el trabajo legislativo de generaciones enteras. No hay leyes, ni constituciones que puedan resistirse a la dictadura ciega de los poderes financieros. Es el Cuarto Reich. Los nuevos nazis no son menos totalitarios que los anteriores, pero, además, están mucho más locos.
Y si el Estado supone un freno a ese monstruo, a los llamados mercados, el peor, más global y más destructivo Infierno en la Tierra que ha conocido la Humanidad, uno por muy anarquista que sea debería dejar de colaborar con el monstruo y justificar sus acciones, debería dejar de jalear y alentar la muerte del Estado -que a él también le protege aun. Jalear la muerte del Estado no sólo es hoy innecesario y redundante: es cruel y es suicida.
Y uno, por muy místico que sea, por mucho que aspire al conocimiento angélico, debería todavía conservar algo del discernimiento humano con el que Alá le ha dotado al nacer para ver quién es el enemigo y quién la defensa.
Mahoma, tras la Noche del Destino, no se quedó tumbado bajo una palmera.

55 comentarios:

Avendetta dijo...

Es interesantísimo este post como también lo es el post de AP y el mini-debate que allí se ha suscitado. Estais debatiendo cuestiones complejísimas... La noción de "anarquía mística" me resulta interesante si hablamos de cómo hacer frente a la opresión (zulm) que podemos llegar a sufrir en el plano individual, porque desde el principio la cosmovisión islámica se plantea como un reto personal: mira, observa el mundo, piensa, lucha. En ese sentido sí creo que esa cosmovisión es "anárquica" en tanto que no da nada por sentado, nunca es apriorística. Pero no sé si es tan fácilmente trasladable al debate político sobre la organización social y muy especialmente a la discusión sobre los mecanismos de protección social que están en la base misma del islam y que precisarían de un mecanismo de implementación "sí-o-sí" (o pagas zakat o pagas zakat, te pongas como te pongas); o en el ámbito de la banca, por ejemplo, es evidente que la ética islámica impone de raíz un criterio regulatorio que está ya prácticamente extinto en nuestro mundo occidental. La cuestión, imagino, está en decidir quién y cómo vigila que las normas se cumplan: que no haya riba, que se controlen las inversiones en la comunidad... Todo eso.

Quizá el punto más cuestionable de lo que argumentas se refiere al aspecto coercitivo, que según he entendido tú pones en manos de la capacidad interpretativa de un hipotético estamento clerical institucionalizado, cosa que yo no veo. Fue precisamente la esclerotización del fiqh lo que condujo a la parálisis que aún ahoga el debate en el islam. En ese sentido, sí me parece necesario reivindicar un sano espíritu anarquista en el iytihad moderno :-)

En cualquier caso pienso leer el libro porque parece plantear cuestiones muy interesantes.

Capitan Manchas dijo...

En cuestiones filosóficas no quiero meterme porque el asunto me viene grande, pero lo que sí tengo claro es que si algo puede salvarnos es precisamente el estado (socialista, humanista, ecologista y solidario).

Dizdira Zalakain dijo...

Avendetta:
Estoy completamente de acuerdo en todas tus matizaciones, también en la que me haces a mí sobre el estamento clerical, porque creo que ha habido un malentendido -del que soy responsable.
Cuando he preguntado:
"¿Se los expulsa? ¿Con qué fuerza si no hay policía? ¿Y con qué derecho, si no hay jueces? ¿Se condenan sus acciones como antiislámicas? ¿Con qué autoridad, si no hay clérigos?"
Estaba haciendo más bien preguntas retóricas. No pretendo que los clérigos -ni la policía, ni los jueces- hayan de ser -justamente ésos- los medios para lograr el funcionamiento de una sociedad medianamente justa. Con toda seguridad hay mecanismos mucho mejores que esos. Pero lo que tengo claro es que deben existir algún tipo de mecanismo y que, por desgracia, si algo caracteriza a esta fase del capitalismo es la degenaración, corrupción y desvanecimiento de los que teníamos -mejores o peores- y su sustitución por un vacío absoluto: no es ya la ley de la Selva -ojalá fuera eso- es un Páramo sin ley.

Capitán Manchas:
Yo también pienso como tú. El corazón de muchos -también el mío- podrá ser muy anarquista. Pero, con Rousseau, pienso que la ley salva.

Jose Luis Forneo dijo...

Aunque me esté metiendo quizás donde no me llaman, como soy comunista (y por lo tanto un aspirante a ser anarquista y a destruir el estado a traves de la construccion del Socialismo), por lo que dices quizás el error de Prado, como el de muchos anarquistas misticos o no, es el de obviar las dificultades de la compleja realidad, y si bien el sueño del anarquismo sea un bonito ideal, que comparto, el camino evidentemente no será de rosas, por lo que para llegar al paraiso habrá que hacer un esfuerzo titánico que no excluye (mas quisieramos) el enfrentamiento con los que prefieren seguir viviendo del cuento, controlando a los bancos, a la policia, etc...

Quizas el Islam, como toda religion liberadora, persiga una sociedad anarquista, sin amos y sin leyes, pero evidentemente esta no se va a conseguir a base de milagros, sino de la lucha de los hombres por un mundo mejor.

Un saludo

Ernesto dijo...

Suerte que tenéis de poder participar en el blog de Abdennur, a mí me tiene censurado.
Sólo nos falta verle en Sol y en la Fundación Everis, por aquello de la coincidencia de fechas entre su artículo y lo del 15M, y en lo de menos Estado.
Ya no me fio ni de...
Y esto que os dejo lo saqué de Abdennur, los encabezamientos no, vale la pena.
Derecho a la okupación
No incurriréis en falta si entráis (libremente) en casas deshabitadas, que pueden ser de provecho para vosotros
Corán 24: 29

Contra los ricos explotadores
Mahoma dice: Alá ha establecido las provisiones de los pobres en las haciendas de los ricos. Si existen hambrientos y desnudos, se debe a las transgresiones de los ricos.
En el hadiz ”Al Mustadraq”, tomo I, pag. 509.

La tierra para el que la trabaja, en este hadiz:
Cualquiera que dé vida a una tierra muerta, la recompensa que esta tierra dé es para él

Un hadiz contra el monopolio
Cualquiera que monopolice algo es un farsante (o un estafador)

Más más
Alá os ha prohibido el préstamo con interés y os ha hecho lícito el comercio
(2:275)

Otro hadiz dice
El profeta maldijo al usurero, al pagador, al notario y a los testigos, y dijo que todos ellos eran iguales (en responsabilidad)
Al pagador lo hace también responsable por pagar un precio injusto.

Este hadiz contra la especulación
Aquel que compra granos no debe venderlos hasta que haya tomado posesión de ellos

Y otro hadiz contra la publicidad engañosa, si es que nada cambia.
Hay tres personas a las cuales Alá no hablará en el Día del Juicio. Un de ellas es quien promueve la venta de sus mercancías con falsas promesas.

Dizdira Zalakain dijo...

José Luis Forneo:
Exacto. El anarquismo es el fin, no el medio.

Ernesto:
Ya había leído ese listado de pasajes del Corán y hadices. Para mí el más notable es el verso 2:275 del Corán. En mi opinión, la traducción de "riba" por "préstamo con interés" limita mucho el alcance del mensaje y lo hace un tanto incomprensible. Riba es un término más amplio, que significa "aumento injusto de beneficios."
También impide comprender bien su significado el hecho de que no figura la frase anterior. Lo que dice el Corán es:
Los que devoran riba se alzarán como endemoniados diciendo "el comercio y la riba son lo mismo" pero Alá ha permitido el comercio y condenado la riba.
Luego lo que el mensaje del Corán nos dice no solo es que la riba esté prohibida sino que nos advierte que hay endemoniados que pretenden hacernos creer que la riba es algo idéntico o inherente al mercado.
Eso es exactamente lo que dicen los endemoniados teóricos del capitalismo: que la plusvalía es algo natural e inherente al mercado. Pero 1200 años después de la Revelación a Mahoma, Marx demostró en El Capital que el mercado es una cosa y que la plusvalía es otra y que esta última constituye un robo al trabajador y la clave del capitalismo.

"Los devoradores de riba (de plusvalor) se alzarán como endemoniados...."

Me parece estremecedoramente certera esta aleya.

Con respecto a la censura de Abdennur, la verdad es que no me lo explico. Yo he leído comentarios de gente poniéndolo a caldo y él se los ha publicado. Ojalá sea un malentendido y pueda solucionarse.

Ernesto dijo...

Todo por decir que las revueltas árabes eran un fraude.
Pero podré sobrevivir.
"Los que devoran riba se alzarán como endemoniados diciendo "el comercio y la riba son lo mismo" pero Alá ha permitido el comercio y condenado la riba."
Buenísimo, ya leí un artículo que tienes por aquí sobre el tema.

X dijo...

Creo que el señor Prado empieza a comprender la importancia del Estado para los intereses de los trabajadores.

En el último comentario de su entrada dice que el Estado es la guerra. ¡Eso es!¡Justo lo que se necesita para acabar con la burguesía! Apoderarse del Estado y desde ahí proteger los intereses de los trabajadores, porque la burguesía y sus mayordomos siguen latentes, eso nos demuestra la historia.

Por cierto, se habla de las clases, pero se olvida la dialéctica entre Estados. Pues incluso en el supuesto de que se pudiese eliminar el Estado de golpe justo después habría que enfrentarse con otros Estados con su maquinaria bien organizada. En esas circunstancias no se duraría mucho sin una organización estatal.

Y ya por último, las experiencias que he tenido con anarquistas siempre han sido negativas. Les suele gustar mucho echar en cara la historia comunista (con una crítica que firmaría Emilio Botín), pero no deberían olvidar que si ellos no tienen historia es por la misma razón por la que no tendrán futuro.

Ernesto dijo...

Yo también he tenido siempre experiencias negativas con los X.
"...no deberían olvidar que si ellos no tienen historia es por la misma razón por la que no tendrán futuro."
Porque siempre hubo, y siempre habrá, señores X que los pasen a cuchillo con nocturnidad envolviéndose en la bandera de los trabajadores, y al mismo tiempo haciendo alianzas que firmaría el mismo Botín.
Es mejor "no tener" historia, que vender el alma al diablo.
http://josepaloma.blogspot.com/2011/06/la-tirania-marxista.html

Ghalis dijo...

El ESTADO surgió antes que el capitalismo, en eso falla AP, pero el capitalismo es una creación del ESTADO, y ahí acierta AP.
Ruego lean ustedes el libro de Félix Rodrigo Mora, LA DEMOCRACIA Y EL TRIUNFO DEL ESTADO.
http://felixrodrigomora.net/DTE/index.html

X dijo...

El señor Ernesto es un buen ejemplo de lo que decía en mi anterior comentario.

Los anarquistas se han construido un mito victimista para protegerse de su propia ineficacia, probada históricamente. Eso sí, han matado todo lo que han podido, porque fusilar, poner bombas, torturar... eso sí lo han hecho. De construir algo que dure más de unos meses... quizás una casa okupa, con Ka de radikal, donde fumar canutos hasta que les eche la policía.

Bueno, para ser sinceros cumplen bien una función: la anticomunista. No he abierto el enlace del señor Ernesto, pero apesta a Intereconomía se pinte del color que se pinte.

De "diablos" no tenemos noticia, pero de "ángeles rojos" y de Casados...

Avendetta dijo...

"Los anarquistas se han construido un mito victimista para protegerse de su propia ineficacia, probada históricamente. Eso sí, han matado todo lo que han podido, porque fusilar, poner bombas, torturar... eso sí lo han hecho."

Si quieres insultar, adelante. Pero por la memoria de mi abuelo cenetista, ten un poquito más de respeto. No sabía yo que los comunistas érais unos santos.

X dijo...

Era una respuesta a una acusación anterior ("Porque siempre hubo, y siempre habrá, señores X que los pasen a cuchillo con nocturnidad envolviéndose en la bandera de los trabajadores, y al mismo tiempo haciendo alianzas que firmaría el mismo Botín"), y como tal debe leerse si es que se quiere entender y no manipular mis palabras.

No somos santos. Ni falta que nos hace.

Anónimo dijo...

No conocía esa faceta de Ernesto, se ve que este señor simplemente es un friki.

Dizdira Zalakain dijo...

La memoria histórica nos debería servir, no para recordar qué hicieron mal los comunistas o qué hicieron mal los anarquistas en su lucha contra el capitalismo travestido de fascismo. Eso ya lo hacen los historiadores y novelistas pagados por el sistema. Es lo bueno de ser anticapitalistas, que no tenemos que hacer autocrítica: nos la dan ya hecha y a toneladas.
La memoria histórica nos debería servir para comprender que la inmensa mayoría de la gente que dedicó lo mejor de sus vidas a acabar con este sistema criminal global lo hizo con buenas intenciones y buenas razones.
Entre esa gente hubo algunos ruínes traidores y también muchos que tuvieron que tomar dificilísimas decisiones y que quizá se equivocaron. Pero lo que no se puede perder de vista es que comunistas y anarquistas queremos en el fondo lo mismo y tenemos los mismos enemigos: los explotadores. Son esos enemigos los que utilizan todo su arsenal de lavado de cerebro para generar entre nosotros polémicas estériles y resquemores por una guerra que nosotros no empezamos y en la que mnuestros antepasados compartieron la misma trinchera y la misma cuneta.
El comunismo y el anarquismo son menos incompatibles de lo que aparentan y en cualquier caso no es malo que haya varias maneras de resistir a la opresión global capitalista. Seguro que todas pueden mejorar sus puntos débiles con los puntos fuertes de las demás.
Esto no es wishful thinking: las diferencias entre anarquismo y comunismo son más que nada diferencias de estrategias, del cómo, no del qué. Y las estrategias nunca estarán dichas para siempre, porque ninguna estrategia es infalible: cada coyuntura es distinta y requiere de acciones distintas.
Yo, lo confieso, me siento más cómoda pensando como comunista, pero no por ello dejo de envidiar el dinamismo y la capacidad de adaptación del modo anarquista. Quizá en el fondo no se trate más que de aplicar métodos anarquistas o comunistas para según que ámbitos y situaciones.
Saludos a todos y haya paz entre nosotros, que la guerra la tenemos que reservar para los fascistas.

Anónimo dijo...

Salam

Ayer puse dos comentarios largos, que veo no han aparecido... Una pena, pues contestaba al escrito de Dizdira...

Básicamente: cuando hablo del Estado, me refiero al Estado-nación moderno... siento la falta de precisión, que ha llevado a algunos malos entendidos. Tampoco entiendo por Estado tan solo el aparato burocrático que gestiona, sino también lo que Althuser llamaba "los aparatos ideológicos del Estado", lo cual incluye la religión burocratizada, el sistema jurídico, el sistema educativo... La frontera privado-público es muy relativa. Los mass media y la banca son instrumentos de la misma maquinaria, que tiene dos ejectutores, pero que responden a los mismos intereses: Capital-Estado. Incluso cuando entran en tensión, ambos se refuerzan, dependen el uno del otro. Todo el sistema jurídico, los tribunales, las fuerzas del orden, el sistema carcelario, la enseñanza obligatoria... es lo que garantiza al Capital su supremacía.

El Estado es el instrumento que aplica la biopolítica, transformado a las gentes en "población", en un "cuerpo social" al cual aplicar políticas sociales: homogeneizar, regular, burocratizar la existencia... Trabaja sobre las pulsiones y deseos para transformar al ser humano en una fuerza de trabajo dócil: cuerpos dóciles, que serán a su vez transformados en consumidores-productores por el capital.

Por supuesto, la lucha contra el Estado sin una lucha contra el Capital es un suicidio. Lo digo literalmente en mi libro. Cito:

"En el contexto del monoteísmo del mercado, la desaparición del Estado sería una panacea para las grandes multinacionales, que rápidamente se harían dueñas de la situación y eliminarían los servicios sociales y los derechos laborales, poniendo al ser humano enteramente al servicio del mercado, y ofreciendo a éste la posibilidad de explotación ilimitada del planeta".

La solución pasaría por la abolición (o como mínimo reducción drástica) del Estado y la instauración de nuevas formas de administración y de regulación de la economía y de la propiedad: descentralización y federalismo, asambleas locales, cooperativas, mutualismo. Los anarquistas, aún rechazando toda autoridad externa, admiten la necesidad de un control de las actividades financieras, para evitar el monopolio o la apropiación de los bienes comunes y de los medios de producción por parte de unos pocos. Donde el anarco-capitalismo sitúa el mercado, los anarquistas sitúan la cooperación y la ayuda mutua. Para Benjamin Tucker, el anarquismo insiste…

“… en la abolición del Estado y la abolición de la usura; en ningún gobierno del hombre sobre el hombre, y ninguna explotación del hombre por el hombre.”

En fin, un apunte de urgencia... Espero que en esta ocasión aparezca!

Dizdira Zalakain dijo...

Salam Abdennur:
Siento mucho que no hayan aparecido tus comentarios. No eres el primero al que le ocurre y la verdad es que no sé cómo solucionar este inconveniente, cuya responsabilidad supongo que cabe imputar a Blogger. Yo, desde luego, no tengo activado ningún tipo de censura o filtro de comentarios.

Muchas gracias por las aclaraciones. Paso a comentarlas:
-Sobre los orígenes del capitalismo y del estado, si te referías al Estado nacional moderno, entonces sí me parece aceptable -aunque discutible- hablar de que nacieron simultáneamente él y el capitalismo. Lo que sí me parece importante añadir entonces es que, de estos mellizos, al final Rómulo (el capitalismo) ha terminado asesinando a Remo (el Estado nacional moderno).
-Pero hay algo aun más importante. Si no te estabas refiriendo a todo Estado, sino solo a su forma histórica de Estado nacional moderno, entonces tu identificación de Estado y Capitalismo y, por ende, tu rechazo a toda forma de Estado por equivaler al Capitalismo es injustificada. Podemos rechazar el Estado de la República Romana por infinidad de motivos, o el Estado de la China Imperial, o el Azteca, pero entonces habrá que buscar qué motivos son esos. Porque, desde luego, el motivo no puede consistir en identificarlos con el Capitalismo.
-Todo esto significa que la forma "Estado" no puede ser evaluada con independencia de su contenido material real y, por tanto, tampoco asociada con tal o cual modo de producción. Del mismo modo que te quejas de que yo aluda a los anarcocapitalistas al hablar de anarquismo, pues, en efecto, la forma "anarquismo" debe llenarse de un contenido, yo puedo quejarme con el mismo derecho de que tú identifiques Estado y Capitalismo. Hay anarquismos anticapitalistas y hay estatalismos anticapitalistas.
-Es posible que me aceptes el anterior punto, pero que añadas. "De acuerdo, Pero, a la larga, la forma Estado, aunque nazca con un contenido anticapitalista, terminará, por su propia estructura represiva, derivando hacia el capitalismo. " Pero, entonces, yo también te replicaría que es precisamente la forma anarquista la que por su propia estructura débil permitirá la entrada del Capitalismo.
En el fondo ambos, comunistas y anarquistas, deseamos ganar la batalla al capitalismo, pero diferimos en qué estrategia es la mejor.
-En lo que creo que quizá podríamos llegar a un acuerdo es en lo siguiente. Es verdad que tú mismo dices y sabes muy bien que:
"En el contexto del monoteísmo del mercado, la desaparición del Estado sería una panacea para las grandes multinacionales."
Pues bien, en ese caso, en lo que parece que podemos estar de acuerdo es en los tiempos, en las fases de la lucha. Así, lo primero es acabar con ese contexto de monoteísmo de mercado. Después será cuando podamos desembarazarnos de la pesada carga del Estado, lo mismo que podemos tirar la pesada e incómoda escafandra cuando salimos por fin a la superficie ¡pero no antes!

Saludos cordiales y mil disculpas por las molestias técnicas.

Ernesto dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Ernesto dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Dizdira Zalakain dijo...

Ernesto:
Te rogaría que borrases ese último comentario. Como muy bien has dicho, es más lo que nos une que lo que nos separa y no deberíamos permitir que nos separara algo tan tonto como cuatro descalificaciones que en el fondo no nos creemos y que seguramente son fruto de un calentón.
Así que, anda, si eran verdad todas esas zalamerías que me decías, hazme un favor de caballero andante y borra esas tonterías que no van a ningún lado.
Y si me dices que le diga lo mismo a los demás, te contesto que he decidido pedírtelo a ti por tres razones:
-Primera: porque en algún sitio habrá que poner el corte.
-Segunda: porque creo que tú estarás más predispuesto a hacerme ese favor.
-Tercera: porque en tu último comentario ya te has pasado un poco de la raya.

RAFAEL ÁNGEL dijo...

Tenía ganas de que publicases un post sobre Abdennur Prado, Dizdira.

En la Universidad Islámica de mi Córdoba natal me contaron, hace unos 17 años, que el Islam no cree en los Estados sino en los pueblos.

Otras fuentes me aseguraron que el Islam es algo así como una religión dividida en Estados; y que esto es más correcto que hablar de Estados islámicos.

Ruego de la doctora Zalakain una opinión (o un conocimiento transmitido) al respecto.

Gracias por adelantado. Agurrak!

Ernesto dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Anónimo dijo...

Ernesto sigue enamorado de Dizdira.

Ernesto dijo...

JAJJAJAJAJAAJA
Anónimo me pilló, espero que mi mujer no haga lo mismo.
Anónimo es un... y un chivato
JAJAJAJAJAJA

Capitan Manchas dijo...

Una pequeña reflexión: Para poder cambiar la sociedad hay que tener el poder, y para tener el poder puede ser necesario pactar o hacer concesiones que no sean de nuestro gusto.
Un ejemplo: En Nicaragua, después de dieciseis años de gobiernos neoliberales, el Sandinismo se vio obligado a pactar con la Iglesia Catolica para recuperar el poder. Para esto tuvo que transigir con ciertas cosas que la Iglesia le exigia a cambio de su apoyo y que a la izquierda nos dolieron en el alma. Pero gracias a eso el actual gobierno sandinista ha podido poner en marcha politicas que han beneficiado a las clases mas desfavorecidas de la poblacion. Y eso, creo, es lo verdaderamente importante.

Dizdira Zalakain dijo...

Rafael Ángel:
Lo malo es que yo de Islam no soy precisamente doctora. Vamos, no llego ni a ATS.
Sobre cómo debe materializarse a nivel político el Islam me temo que hay tantas opiniones como musulmanes y que (me atrevo a decir, afortunadamente) es inútil buscar en el Corán un modelo concreto de organización política.
Creo que una exposición concisa, hermosa y bastante satisfactoria para casi cualquier musulmán de izquierdas nos la ofrece Roger Garaudy, que lleva viviendo mucho tiempo en tu Córdoba natal.
http://www.verdeislam.com/VI_18/islam_siglo.htm

Y a este anciano filósofo francés sí puede llamársele con justicia "doctor" Garaudy.

Ernesto:
Eres un sol. Muchas gracias.
A saber qué me habrás dicho luego que hasta tú te has arrepentido. No sé si prefiero no saberlo. ;)

Capitán Manchas:
Así es. Sea con un centro asistencial de Hezbollah, una misión católica en el Congo, un centro social okupado, un campamento del ELN, el ejército libio, un grupo ecologista, o hasta un concejal honesto del PP o del PSOE (que haberlos haylos), simpre hay que buscar alianzas con quienes demuestran con hechos del lado de quién están, de los explotados, y contra quién están, contra los explotadores.

Iñigo dijo...

Escuché a Abdennur Prado en un programa de radio que no era el lugar idóneo para explicar la tesis central del libro pero su entusiasmo y su aparente conocimiento del asunto me hicieron tener unas ganas terribles por leer el libro.
Aunque no sé si para un desconocedor absoluto del islam es la mejor forma de empezar.
Un saludo y un placer leeros.

Anónimo dijo...

Íñigo, cuando dices leeros te refieres a la autora del blog y a todos los comentaristas ¿verdad? Si es así, gracias por la parte que me toca.

Anónimo dijo...

Bismil-Lahi r-Rahmani r-Rahim

Ma salama hermana… Soy tu hermano Sáleh y, aunque ya te he contestado en el blog del hermano Abdennur y no deseo entrar en polémica contigo ni con nadie, me gustaría dejarte aquí también mi contestación, no por quedar por encima, sino como un intento de llegar a un encuentro mutuo y a un entendimiento sobre el que cimentar la lucha unitaria.

Lo cierto es que el Estado se ha mostrado, como bien dice nuestro hermano Abdennur, como el instrumento de las clases dominantes para mantener el poder y su control sobre la sociedad… Incluso ejemplos tan interesantes como el socialismo de Estado de la URSS terminaron por mostrar al Estado como un monstruo incapaz de acercarnos un ápice a la etapa socialista tras casi 70 años, y en el que se continuó observando el Estado como un instrumento de control, esta vez en manos de burócratas y políticos…

La lectura de la “dictadura del proletariado”, de Karl Marx, desde la visión leninista (o mejor dicho estalinista) como un Estado en manos de un partido “obrero” nos ha demostrado que es inviable… De la misma forma que la lectura revisionista de los socialdemócratas, que pretendían reformar el Estado servidor del capitalismo de manera gradual y a través de las urnas… Incluso la visión capitalista o keynesiana a través del llamado “Estado de Bienestar”, creado para evitar el avance del Comunismo o del Socialismo de Estado, ha terminado siendo una fórmula inviable, como se vió ya en los años sesenta y setenta del siglo pasado, y que dió lugar a tener que organizar su desestructuración…

La idea de los soviet o asambleas no es algo desdeñable, ni mucho menos, y menos si las unimos a los experimentos de autogestión yugoeslavas, pero su estructuración en Consejos y su institucionalización en Estado ya hemos visto históricamente lo que suponen…

En cuanto a la visión espiritual, o teológica como tú dices, creo que es fundamental un cambio interior para que se resuelva el cambio social, de manera que el yihad permanente es la única fórmula viable, y por si te resulta interesante conocer en alguna manera esta postura que planteo te remito a la lectura de los artículos que aparecen en webislam los martes bajo el título “Desde la táriqa del corazón”.

Salam

RAFAEL ÁNGEL dijo...

Estoy prácticamente en total desacuerdo con el contenido del comentario que me precede.

Podría tirarme horas corrigiendo, aclarando, recomendando artículos y bibliografía, pero para que nadie se aburra y tenga, en cambio, un buen motivo para reflexionar, he seleccionado este enlace:

internacionalroja.blogspot.com/2001/03/el-anarquismo-es-una-variante-de-la.html

Salam.

RAFAEL ÁNGEL dijo...

Se me olvidaba: muchas gracias por el link de Garaudy.

KobaRascayú dijo...

Lo que para mí es evidente, Dizdira, es que tu ideología marxista y leninista (por escribir apellidos, eh) está acompañada de grandes dosis de bondad y buena educación, lo que no es fácil de encontrar por ahí. Es de apreciar y agradecer. No me extraña que te surjan enamorados.
Yo también comparto que el anarquismo es fruto de la concepción burguesa del mundo (el enlace al que se refiere el comentarista cordobés es: http://internacionalroja.blogspot.com/search/label/Anarquismo), pero en los tiempos que corren porbablemente todos somos necesarios si el objetivo es común. Y bueno, un comentarista Anónimo creo que ha dado en el clavo sin proponérselo: por supuesto que se trata de acceder al poder del Estado para desde ahí (gracias a la necesaria e imprescindible dictadura del proletariado) acabar con la clase minoritaria y todos sus apéndices. Como sea, llegado el caso.
Hace mucho que no leo a Roger Garaudy porque en su momento me pareció muy contradictorio y escribía algunos mamotretos infumables. Si ahora (¿puede ser Ragae su nombre actual?) no es así, aunque sólo por su avanzada edad, quizás sea útil volver a echarle un vistazo.

Ernesto dijo...

Bueno, sobre lo de que "El anarquismo es una variante de la ideología burguesa." mejor me callaré, porque si no tendré que borrar de nuevo mis exabruptos.
Joder, parecéis deseducados en la LOGSE.
Que triste.
La verdad es que empiezo a estar un poquito hasta la polla de toda esta mierda sectárea tan gratuíta y sin venir a cuento.
Que corteza de miras.
Cuanta justificación.

Ernesto dijo...

Y que sean Engels, Marx, y Lenin los que den lecciones de obrerismo...
Es que tiene cojones.
El mundo al revés.
Vale vale, lo dejo aquí, porque volveríamos a una discusión bizantina.

RAFAEL ÁNGEL dijo...

Ernesto, yo no te he insultado ni te insultaré. Te lo dice alguien con pasado anarquista, que conste en acta.

KobaRascayú, Roger hace tiempo que se hizo llamar Ragaa. Se podrá estar de acuerdo o no con este autor, pero lo que dice y escribe no tiene desperdicio.

Saludos.

Dizdira Zalakain dijo...

Íñigo:
Tienes razón. Abdennur Prado resulta tan interesante de escuchar y leer porque pone sus conocimientos al servicio de su entusiasmo.
En cuanto a si es la mejor manera de empezar ¿por qué no?

Saleh:
Gracias por colocar también aquí tu comentario. Si lo he comprendido bien tu argumento es más o menos éste: "El Estado es algo que debemos rechazar porque siempre se ha mostrado como el monstruoso instrumento del que se han valido los explotadores. También ha sido así en el caso de la URSS y en otros estados socialistas."
Al argumento le veo dos problemas:
1º La afirmación de que la URSS y otros estados socialistas han sido "monstruos" está basada en unos datos históricos que tú consideras verdaderos, porque son los que aparecen en los libros de Historia. Como ha dicho Rafael, no es posible argumentar aquí sobre ese tema, pero ni él, ni yo, ni otros muchos nos creemos lo que nos dicen hoy los libros sobre la URSS. Seguramente, como musulmán en un país mediáticamente islamófobo, conoces muy bien qué difícil es convencer a alguien de que toda esa basura que dicen sobre el Islam es pura propaganda mentirosa. Pues bien: algo parecido le ocurre a la gente que, con espíritu independiente y desprejuiciado, se ha molestado en saber qué fue realmente la URSS. No fue, desde luego, el paraíso socialista. Pero creo que casi el 90% de la humanidad de hoy día se daría con un canto en los dientes por vivir en aquel supuesto infierno que dicen que era la URSS de los años 50.
2º Aun suponiendo que tuviesen razón los mass media y que la URSS o Cuba sean realmente Estados "monstruos", eso no significa que necesariamente todo sistema basado en el Estado sea malo. Según eso, como en todas las sociedades que han conocido la escritura ha reinado la injusticia, entonces hay que renunciar a la escritura si queremos una sociedad justa.

Rafael:
Gracias por el link a ti también.

KobaRascayú:
Yo creo que hay muchos anarquismos, como hay muchos marxismos. Unos más burgueses y otros no tanto. Pienso que afirmar que el anarquismo es una variante de la ideología burguesa, así a secas, no es correcto (ni, de paso, adecuado para procurar un mínimo de unidad entre los que queremos un mundo sin explotadores). No es correcto porque reducir el anarquismo a mero individualismo antiautoritario descerebrado es una caricatura, como lo sería esa otra estúpida caricatura que hizo Orwell del comunismo soviético en "Rebelión en la Granja". Que haya bastantes anarquistas y socialistas descerebrados no es un argumento ni contra el anarquismo ni contra el socialismo.
Eso no quita para que yo considere que lo que más hace falta por lo menos en la coyuntura actual es un Estado fuerte que sea capaz de, por ejemplo, decir "No" a los dictados del FMI, o de repeler una agresión militar imperialista.

Yo a Roger Garaudy lo considero muy interesante cuando habla de religión -también en su etapa cristiana- y bastante menos interesante cuando habla de otras cosas.
A quien le ha parecido muy interesante Garaudy es a los sionistas, que querían mandarlo a la cárcel por afirmar la obviedad de que el Estado de Israel se ha erigido sobre un mito victimista.

Ernesto:
Gracias por reprimirte (bueno, por reprimirte un poco). Así me resultas mas sexy. ;)

RAFAEL ÁNGEL dijo...

Intuía yo que ibas a hablar de Garaudy, Dizdira, para recordar la persecución a la que más de una vez se ha visto sometido injustamente. Y todo por reconocer, al igual que lo hace alguien como Finkelstein, que los pilares del Estado sionista israelí son la superexplotación y aun tergiversación del Holocausto judío.

Menos mal que, en el Estado español, en virtud de sentencia, no es delito lo que en otros países se denomina alegremente "negacionismo".

Desde luego, neska, tus comentarios son tan buenos que a veces superan a tus propios posts.

Besarkada bat!

Ernesto dijo...

La doctrina elaborada por Carlos Marx se desarrolló muy pronto en estrecha colaboración con Federico Engels, hijo de un fabricante alemán residente en Manchester. Aunque ambos se ufanaban de su formación dialéctica, partían de una concepción determinista y ascendente de la historia, un rasgo de su obra que heredaron de la filosofía Hegel y de la Ilustración burguesa en su conjunto. En este contexto creían a pies juntillas que el paso de la sociedad de clases capitalista a la sociedad sin clases del comunismo se produciría con la irreversibilidad de un proceso natural, como afirmaría Marx en "El capital", obra que escribió con la "Lógica" de Hegel en la mano. A este determinismo pertenecía la tesis de que la revolución proletaria no podía triunfar antes del pleno desarrrollo del sistema capitalista, tesis que convertía a Marx en apologeta implícito e indirecto de la misma ideología capitalista que combatía, como señalaría con gran lucidez Albert Camus en su libro "L'homme révolté". En sus "Grundrisse" (Prolegómonos) ensalzaría, en efecto, "la función civilizadora del capital", y en su vil panfleto contra Proudhon, "Miseria de la filosofía" no vaciló en calificar la esclavitud imperante en los Estados Unidos como un signo de progreso.


En contra de toda la literatura hagiográfica surgida en torno a Marx, la historia se encargaría de desmentir rotundamente sus principales dogmas y profecías, empezando por su convicción de que el comunismo se implantaría primero en los países económicamente más avanzados. Lo mismo reza para su idea fija de que el desarrollo del capitalismo conduciría al declive de la clase media, que desde hace un siglo es en realidad el sector social que dirige la estructura económica, técnica y cultural de la sociedad.

Ernesto dijo...

A diferencia del carácter abiertamente totalitario y coactivo de la revolución bolchevique de 1917 y de la que implantó Mao Tse Tung en China, la revolución social llevada a cabo por los libertarios españoles se basó en el principio de autodeterminación y asociación voluntaria. Si esta hazaña fue posible se debió sobre todo a la importancia que los anarquistas españoles adjudicaron desde el primer momento a la educación moral y a la cultura, a su amor a la libertad, a su sentido innato de la igualdad y a su defensa de la dignidad humana. Es en este trasfondo ético donde hay que ir a buscar la clave de las colectividades libertarias y su alto nivel de organización. Pero estas apreciaciones quedarían muy incompletas si no señalásemos que la epopeya colectivista de los anarquistas españoles fue la encarnación moderna de los valores humanistas que nuestros grandes clásicos del Siglo de Oro expresaron en sus obras, a su cabeza Cervantes, como he subrayado en mi libro y mal que le pese a cierto tipo obtuso y resentido de comunista que cree que la ciencia universal fue inventada por Carlos Marx".

Ernesto dijo...

L'anarquisme és un ideal de bondat, de bellesa, de servei als altres i sobretot d'independència personal". (Josep Alomà)

Anónimo dijo...

¿Quién es el tipo obtuso y resentido, Ernesto? ¿Algún comentarista de los que han dejado aquí su huella?

Ernesto dijo...

No lo sé, Anónimo, ilumíname.
Lo que si veo es continuos ataques al anarquismo sin venir a cuento, eso si llego a verlo. Además bastante poco argumentados, y con un mucho de desconocimiento pleno de típicos tópicos.
Además de ataques personales bastante impertinentes.
Y uno tiene paciencia hasta un punto.
Eso es lo malo de los blogs, que la gente puede faltar a los demás anónimamente, verdad Anónimo?
Si esto fuera cara a cara puede que la gente se controlara un poco más, y no fuera tan ligera de lengua, de lengua viperina.
Quién es el resentido, anónimo?
Sácame de dudas, o cállate.

Ernesto dijo...

Por cierto el texto que hace referencia a cierto tipo obtuso y resentido de comunista, que no a todos, es de Heleno Saña.
Imagino que anónimo no lo conocerá, y si lo conoce no creo que lo llegue a comprender.

Dizdira Zalakain dijo...

Rafael Ángel:
Gracias, muy amable.
La censura histérica de los sionistas alcanza límites intolerables. La Francia de Sarkozy que deporta a los gitanos y humilla a las mujeres musulmanas, multa a Garaudy, boicotea a Lars von Trier y se niega a conmemorar el 50 aniversario de la muerte de Céline.

Ernesto:
¿Cuál es ese libro tuyo al que te refieres? Me interesa.

Anónimo dijo...

Salam, hermana… Será pues como tú dices, aunque por si te sirve de algo te diría que yo viví el proceso de la desintegración de la URSS desde las UJCE, donde pude formarme e informarme bastante sobre lo que hablo. También estuve en el PCE, llegando a formar parte del Comité Central del PCA hasta mi salida junto a mis camaradas de Corriente Roja, allí desempeñé funciones varias y entre ellas la de la secretaría de Prensa y Propaganda a nivel provincial, y también tuve la oportunidad de formarme e informarme al respecto. A la vez que me encargué por un tiempo de las relaciones internacionales, teniendo contacto con la delegación cubana y una extrecha relación con ellos, así como con los grupos bolibarianos, y con algunos grupos de la antigua Unión Soviética, participando con ellos en varias ocasiones en procesos de reflexión muy profundos.

No obstante doy por zanjada la discusión, pues acepto que es posible que tú cuentes con mejor información que yo, y no creo que vayamos a llegar a ninguna parte con esta discusión. Hermana, contamos el uno con el otro en la lucha.

Ma salama

Dizdira Zalakain dijo...

Saleh:
Disculpa si es que he dado sensación de prepotencia. No era en absoluto mi intención y no pongo en duda tus conocimientos, seguramente mucho más completos y directos que los míos. Pero a veces dos personas ante un mismo hecho sacan conclusiones opuestas. Conozco a venezolanos que llegan de allí diciendo que están sufriendo una horrible dictadura y a otros que están encantados con los cambios que está introduciendo el gobierno. Los dos son testigos directos, seguramente ninguno de los dos miente conscientemente. ¿Quién tiene razón? Mi discernimiento -poco o mucho- me dice que los segundos y honestamente lo manifiesto y lo defiendo. Pero, como se suele decir, Alá sabe más.

También yo cuento contigo.

Ma salama.

Ernesto dijo...

La revolución libertaria, editorial Laetoli http://www.laetoli.net/product.php?id_product=27
Pero ten cuidado, cuanta muchas verdades incómodas.
También te recomiendo alguno de sus libros de filosofía.
Extracto de una entrevista a Heleno:
"Hay valores como el bien, la justicia, la amistad o la solidaridad que conservarán siempre su legitimidad intrínseca, también en períodos históricos o sociedades en las que a nivel cuantitativo desempeñen un papel marginal, como ocurre por desgracia en la actual sociedad tardocapitalista. Ésta es la gran lección moral que nos han transmitido los grandes maestros griegos, de los que en aspectos esenciales el anarquismo se nutre. Rechazar estos valores eternos implica caer en el relativismo, el historicismo, el formalismo, el oportunismo y el "todo está permitido" proclamado por Iván Karamazov".
http://josepaloma.blogspot.com/2010/12/entrevista-heleno-sana-sobre-la.html

Anónimo dijo...

Ernesto, no me prejuzgues sin conocerme, listillo.

RAFAEL ÁNGEL dijo...

Sería muy interesante analizar el beneficio que tanto el trotskismo como el anarquismo han proporcionado en la Historia Contemporánea a lo más reaccionario de buena parte del planeta.

Anónimo dijo...

lo que decía, un friki.

Dizdira Zalakain dijo...

Gracias por los enlaces, Ernesto.

RAFAEL ÁNGEL dijo...

Los anarquistas de CNT-FAI, en gran medida, contribuyeron a que la resistencia antifascista se fuera a pique en los años de la mal llamada Guerra Civil Española. Y también el POUM hizo de las suyas, no hay que olvidarlo.

Ernesto dijo...

JAJAJAJAJAJAJA
Madre mía, anda, RAFAEL, estudia un poco, majete.
Pero antes, sal de la secta.

RAFAEL ÁNGEL dijo...

Ya estudié; por eso lo digo, amigo Ernesto.

Recibe a través del ciberespacio mi más apasionado beso de tornillo.

Ernesto dijo...

JAJAJAJA
Yo también te quiero.
Al menos tienes sentido del humor, eso siempre es positivo, las buenas personas suelen tener sentido del humor.
Un saludo ácrata, amigo RAFAEL.