domingo, 31 de enero de 2010

Berenjenas en vinagre.

(Danjel bel khel wal kamoum)

Esta receta, con múltiples variantes, es típica de los países del Magreb y también de España: las famosas berenjenas de Almagro se basan en ella. Aquí proponemos una manera sencilla de cocinarlas, propia sobre todo de la cocina marroquí. Se pueden tomar como aperitivo solas o combinadas con boquerones en vinagre, queso fresco o aceitunas negras.

Ingredientes:
-Una berenjena grande por persona,
-Aceite de oliva,
-Sal,
-Vinagre,
-Un diente de ajo,
-Pimentón dulce,
-Comino.

Modo de elaboración:
Comenzaremos preparando la vinagreta. Podemos hacerlo manualmente o con la batidora, que resulta mucho más cómodo. En función de la cantidad de berenjenas que vayamos a cocinar calcularemos la cantidad de vinagreta.
Colocamos en un bol el vinagre, un diente de ajo muy picado y un pellizco de comino molido. Lo batimos bien y lo reservamos.
Ahora prepararemos las berenjenas. Para ello, las pelamos y cortamos en forma de bastoncitos. Las salamos y rociamos con pimentón. Después las freimos en aceite escaso y muy caliente para que queden crujientes. Cuando estén bien hechas, las colocamos sobre papel de celulosa para que se desprendan del aceite del frito. Es conveniente freírlas en varias tandas, para que se hagan mejor. Si nos gusta comerlas calientes, una vez fritas todas y escurrido el aceite, podemos ponerlas de nuevo un minuto en la sartén, para que se calienten y se pongan un poco más crujientes.
Solo nos queda servirlas en una fuente y aliñarlas con la vinagreta a nuestro gusto.
Bil-hana-' wa ash-shifa-'

viernes, 29 de enero de 2010

Victorino Alonso: mafia y gran empresa.

Un gran empresario, un hombre de negocios, es alguien que se dedica a actividades que le proporcionan lucro personal. El lucro personal a gran escala implica necesariamente la apropiación de una riqueza que no es suya. Y esta apropiación no se puede ejercer sin engaño o coacción, pues nadie suele dejarse arrebatar sus bienes si no es por descuido o por la fuerza. Esta sencilla verdad es uno de esos tabúes que nos han enseñado a no tener en cuenta, aunque en el fondo, todos la conocemos. Pero tengámosla presente en esta argumentación.
Para ejercer libremente esta apropiación de riqueza ajena, es decir, este robo, el gran empresario precisa que el engaño o la coacción necesarias para hacerlo no sean castigados como delito por el Estado. De ahí la necesidad de controlar en lo posible los poderes legislativo, judicial y ejecutivo. Este control se realiza normalmente a priori, logrando igualmente mediante el engaño o la coacción que los puestos clave de estos poderes los ejerzan personas de su confianza. Luego, a posteriori, si algo sale mal, pueden realizarse acciones concretas: sobornos, chantajes, campañas mediáticas -y si es preciso, por qué no, asesinatos.
Como vemos, las normas de funcionamiento de la gran empresa no difieren en casi nada de lo que llamamos mafia. La mafia recibe un nombre distinto simplemente porque desde su nacimiento se organizó como un grupo de grandes empresarios alternativo y, por tanto, de intereses confrontados al grupo oficialmente constituído. A menudo, se puede hablar, incluso, de intereses complementarios, más que confrontados. De ahí que se dediquen a aquellas "líneas de negocio" que, por distintas razones, los grandes empresarios prefieren dejar sin explotar (casi siempre es el contrabando, esto es, el aprovechamiento de negocios que el empresariado oficial debe dejar "en barbecho" para propiciar otros intereses.) El hecho de que la mafia, al contrario que el gran empresariado, no posea el control general de los poderes del Estado, sino sólo de los denominados individuos "corruptos", es lo que le da esos tintes siniestros tan típicos. Cuando un juez o diputado es controlado por un mafioso en vez de por un gran empresario decimos de él que es corrupto. Cuando un gran empresario debe usar la fuerza para lograr sus fines, no tiene más que recurrir a los jueces y policías que están a su servicio. Esto, unido a la complicidad de los creadores de ideología, sea el púlpito o la televisión, da a sus acciones de fuerza el necesario aire de legalidad y limpieza. El mafioso, en cambio, debe operar de manera más sucia. Debe contratar a sicarios, porque quizá no tenga policías; debe usar zulos porque quizá no tenga prisiones; debe recurrir a códigos de honor, porque quizá no tenga jueces; debe recurrir a la omertá, porque quizá no tenga medios de comunicación...
Nos parece que el hombre primitivo que sacia su necesidad de comer desollando con una piedra afilada a un animal que acaba de cazar es más salvaje, sucio y repugnante que el hombre de nuestro tiempo que compra una bandejita de filetes en el súper. Sabemos, pero preferimos olvidar, que esos filetes proceden de una inmensa carnicería infinitamente más siniestra y repulsiva que la escena primitiva de caza que hemos visto en la tele. Con la mafia y los grandes empresarios nos ocurre algo parecido.
Desde esta manera de ver las cosas, en la que comprendemos que mafia y gran empresa son esencialmente lo mismo, podemos comprender casos como el de Gerardo Díaz Ferrán que, siendo el presidente de la asociación de grandes empresarios de España, CEOE, parece, sin embargo que tiene actitudes propias del delincuente. Este hombre está hoy en boca de todos por cometer faltas que en realidad son constitutivas de la actividad empresarial. Si no fuera por la dura ley de la omertá, él, con toda razón, podría decir a sus compañeros eso de "quien esté libre de culpa que tire la primera piedra." Estafar a los clientes, al fisco, explotar a los trabajadores... ¿Acaso no es ése el fundamento de la actividad del empresario, el motor de la economía? Es de suponer que Díaz Ferrán ha hecho algo que está prohibido en los códigos de honor de su clan y que es ése el motivo de que ahora se le denoste por pequeños delitos que todos los demás compañeros continúan haciendo -junto con otros mucho más graves.

Una vez comprendido todo esto, una vez recordado que mafia y gran empresa son estructuralmente la misma cosa, ¿puede sorprendernos el caso de Victorino Alonso?
Seguro que muy pocos saben quién es. Hace unos días apareció en algunos periódicos la noticia de que uno de los mayores yacimientos del neolítico en España había sido destruído irreparablemente por el titular privado del terreno en donde se hallaba. Este yacimiento es la cueva de Chaves, en la provincia de Huesca. Ningún gran medio mencionó cuál era el nombre del responsable del crimen. Es lógico. Ya hemos visto que los grandes empresarios controlan los medios. Cuando quieren que un nombre salga, como el de Díaz Ferrán, éste sale. Cuando quieren que quede oculto, queda oculto. Afortunadamente hay gente que dedica enormes esfuerzos y que se juega mucho en, al menos, dar a conocer la magnitud de los crímenes que la TV silencia y el nombre y apellidos de los criminales. Os recomiendo ver este magnífico documental, titulado "Chaves, la memoria expoliada"-para decepción de muchos, el documental no consistía en poner a caldo al presidente de Venezuela.

El gran empresario que ha destrozado por puro vandalismo este yacimiento es Victorino Alonso. Muy pocos lo conocerán. Por eso os recomiendo que leais las entradas que este magnífico blog de un amante de la naturaleza le dedica. Comprobaréis que la destrucción "porque es mío y me lo cargo si me da la gana" de un yacimiento de tal valor es solo un episodio más en la vida de este individuo. Victorino Alonso se ha enriquecido destrozando entornos protegidos de toda la zona norte de la península para extraer carbón. Se le acusa de haber vendido carbón con escombros, de defraudar a Hacienda, de haber cometido todo tipo de tropelías con sus trabajadores. Su seguridad privada ha atentado contra ciudadanos ante la pasividad de la Guardia Civil. Todo ello sin que ningún juez se haya atrevido a hacer nada más que ponerle alguna ridícula multa.
.
Cuando nos enteramos de que este emprendedor leonés tiene aficiones como traer animales exóticos a sus fincas para dispararles cómodamente con su fusil de mira telescópica ¿no nos recuerdan estos gustos -cacerías, coches deportivos, relojazos de oro- a los tópicos sobre los mafiosos del cine? Claro que sí. ¿Por qué, si se dedican a lo mismo, iban a ser distintos en su manera de ser un empresario y un mafioso? Ante condicionantes psicológicos -si no ya directamente psiquiátricos- similares, tenemos individuos también muy parecidos.

Teniendo en cuenta, pues, esta casi identidad, por su función social y sus características psicológicas, entre mafia y gran empresariado ¿podemos, sin hacer el ridículo, exigir a las autoridades que este delincuente sea detenido y juzgado por sus delitos? ¿Qué autoridades son esas? Comprendámoslo de una vez. Esas autoridades no mandan nada. Quienes mandan sobre ellas son los Victorinos Alonsos.

Las grandes empresas o son mafiosas o no son. Es una característica constitutiva, definitoria. Lo mismo que un gran atleta debe ser necesariamente fuerte y ágil, una gran empresa debe ser ineludiblemente mafiosa. Sorprenderse por ello o soñar con grandes empresas bondadosas o por lo menos honradas es absurdo.
Por eso la protección del medio ambiente, de los bienes culturales y de la vida y medios de subsistencia y los derechos básicos de las personas no pueden coexistir con las grandes empresas.
Y las grandes empresas no van tampoco a autoextinguirse, a desaparecer solas. Lo harán o por la fuerza o a causa de un cataclismo -quizá un cataclismo provocado por su propia voracidad destructiva. Basta de soñar tonterías. Seamos realistas.

No fue casual que lo primero que la revolución cubana tuvo que hacer fuera acabar por la fuerza de las armas con la mafia y las grandes empresas, con las dos caras de la misma moneda. Podéis consultar el artículo de Wikipedia sobre la mafia cubana. Tampoco es casual que lo primero que surgió tras el fin de la revolución soviética, con el vigor y la rapidez de las malas hierbas en un terreno sin agostar, fuesen las mafias.

La mafia es un capitalismo residual, es una sucursal del capitalismo, lo mismo que la sección femenina o las juventudes lo son del partido nazi. Frank Sinatra amenizaba tanto las veladas de los capos mafiosos como las de los grandes empresarios. Seguramente él mismo, a veces, no sabría distinguirlos.

miércoles, 27 de enero de 2010

Teresa Forcades.

Teresa Forcades es una monja benedictina, teóloga y doctora en medicina. Desde hace tiempo se ha caracterizado por defender posturas feministas y por su claro y personal posicionamiento al lado de la Teología de la Liberación. Pero la Teología no es precisamente uno de esos temas que ocupan portadas de periódicos. No es esto lo que la ha hecho famosa. Un vídeo en YouTube en el que desenmascara el turbio montaje urdido en torno a la gripe A por las compañías farmacéuticas, la OMS y los principales gobiernos mundiales es lo que la ha sacado del anonimato..
Qué curioso: hasta ese momento el Vaticano había tolerado ciertos escritos teológicos de la monja, escritos que ahora se han tornado polémicos: De ellos, lo que más ha escandalizado es su postura ante el problema del aborto. Se ha difundido la idea de que la monja benedictina es proabortista, lo cual es una burda simplificación, ni que decir tiene que interesada, de su auténtico y matizado posicionamiento. A quien esté interesado, le recomiendo que lea los argumentos de Forcades y los compare con los del cardenal Carlo Maria Martini, por ejemplo. (Ver su respuesta a Umberto Eco en este link, bajo el título "La vida humana participa de la vida de Dios" )
La falsedad de estas acusaciones y el hecho de que las amenazas de la Santa Sede solo se hayan producido tras la difusión del vídeo sobre la Gripe A, nos permite comprender fácilmente cuál es la auténtica razón de las autoridades eclesiásticas y que su guía no es el Espíritu Santo ni el Evangelio, sino el dinero manchado de sangre inocente de las farmacéuticas. No solo ha sido silenciada por el Vaticano sino que ha sufrido una vergonzosa campaña de desacreditación en la que los aparentemente enemigos mortales se unen para crucificar, una vez más, al justo. La Santa Sede,el diario El País, y la prensa derechista se alían contra la amenaza común, lo mismo que en su Evangelio, lo hicieron el Santo Sanedrín y la Pax Romana.
En su momento se habló extensamente del video protagonizado por Forcades, en mi opinión y en la de muchos, un ejemplo de compromiso, veracidad y buen hacer didáctico. Quizá, su inesperada repercusión se deba precisamente a que sea una monja quien en él se expresa.
Pero ese éxito también ha sido el que ha motivado todo el reguero de críticas y descalificaciones de los amigos en el crimen. de la hermandad mafiosa que solo tolera las criticas cuando no tienen repercusión y, por tanto, no ponen en peligro sus sucios negocios. Destaco aquí un "reportaje" -por llamarlo de alguna manera, pues por increíble que parezca, consta como tal y no como mero artículo de opinión-- aparecido en El País, en el que la feminista e igualitaria PRISA, brazo armado de tinta del PSOE no tiene el menor pudor en descalificar a Forcades. Forcades, la teóloga feminista, la defensora de los derechos de los homosexuales, la que debía ser venerada por los modernitos de PRISA, ahora es ridiculizada e insultada. Queda desautorizada por su condición de monja, precisamente, de monja y mujer.. Una monja ¡qué va a saber de medicina!. Como perfectamente señala Abdennur Prado, se trata de una mera sucesión de opiniones vertidas en un tono chusco y mezquino que en ningún momento rebate con argumentos científicos los datos que ofrece Forcades.
A día de hoy la gripe A ha desaparecido casi por completo de los informativos porque, una vez que se ha sustraído -de nuevo- esa enorme cantidad de fondos públicos para que pasen a las manos privadas de las farmacéuticas, el tema está zanjado hasta el próximo crimen. Esta vez será más sangriento, sin tantos miramientos. De momento ya no hace falta atemorizar a la población con esto. Además es mejor no analizar el engaño: ahora ya podemos hablar de Haití. Mientras, Teresa Forcades sigue sufriendo las consecuencias de su actitud valiente en forma de persecución mediática. Está huída, exiliada ahora ya no solo del mundo secular, como manda su orden, sino del religioso. Calculo que a estas alturas para Teresa el voto de silencio para oir a Dios se ha convertido en orden de silencio para tapar la boca a su mensaje y el voto de obediencia al Evangelio en orden de obediencia a los grandes criminales de este mundo.
Lo que me ha llevado hoy a escribir sobre este caso, ya un poco fuera de los temas de actualidad, es una vivencia personal. En estos días alguien muy cercano a mí está sufriendo presiones por parte de un laboratorio, uno más que camufla su afán de lucro basado en la desesperación de los enfermos incurables bajo una pátina de filantropismo desinteresado. No puedo revelar los detalles de este caso porque ella me lo ha pedido así, por miedo a que incluso un humilde blog de tan escasa difusión como éste pueda agravar aun más su situación. Es el miedo de nuestro mundo, el mundo de la libertad de expresión, según nos dicen. Tan solo pienso que al menos Forcades dispone de fuerza, amigos. medios y conocimientos para defenderse mejor, y hacerse oir, para no ser engañada. Pero me pregunto quién defiende a los enfermos anónimos y desahuciados exprimidos por las farmacéuticas con la ayuda por acción u omisión de tantos médicos e instituciones que han descubierto un nuevo y suculento target entre los enfermos crónicos del primer mundo. Me temo que nadie.

lunes, 25 de enero de 2010

Amerrika.

Es difícil, por no decir imposible, encontrar una película actual que no demonice el Islam o a los árabes -que para los cineastas norteamericanos vienen a ser lo mismo. En efecto, estoy harta de ver películas y leer novelas llenas de falsos tópicos que evidencian una falta de documentación me temo que en muchos casos no involuntaria. Creo que, independientemente del mensaje ideológico que se pretenda transmitir, lo mínimo que se puede exigir a alguien que decide abordar este tema es, precisamente eso, que se documente. O quizá es que aquí también se aplique eso de que las mentiras, cuanto más gordas, más fáciles son de creer. Así, gracias a este cine y a estas novelas, nos enteramos de que el idioma de Afganistán es el árabe o de que todos los árabes son musulmanes -y, viceversa, todos los musulmanes son árabes.
En este contexto es en el que valoramos Amerrika. Se trata de la primera película de la directora palestino-americana Cherien Dabis, que nos narra en clave intimista la historia de una mujer palestina divorciada y de su hijo adolescente cuando deciden emigrar a Estados Unidos para tener una vida mejor. Para comprender esta decisión, la peli nos muestra brevemente la situación de opresión insoportable que vive el pueblo palestino a manos del estado criminal de Israel. Madre e hijo emigran, pues, a EEUU donde son acogidos por la hermana de la protagonista y su marido, un médico de éxito que ve cómo todos sus clientes le abandonan a raíz del 11-S -o, mejor dicho, de las campañas mediática y bélica subsiguientes.
La película nos muestra un país hostil poblado de gente ignorante y fanatizada, como es en la actualidad Estados Unidos, pero sin cargar demasiado las tintas. Comprobamos cómo la protagonista, a pesar de contar con dos licenciaturas y diez años de experiencia laboral en un banco, se ve forzada a trabajar en un cutre restaurante de comida rápida y cómo su hijo, a pesar de hablar tres idiomas y contar con un nivel educativo infinitamente superior al de sus compañeros, tiene graves problemas de adaptación ya que es considerado como un terrorista suicida. De hecho, en el colegio es adornado con el mote de "Osama."
La directora utiliza aquí una inteligente argucia: tras mucho metraje durante el cual todos los espectadores dan por hecho que los protagonistas son musulmanes, nos enteramos de que, en realidad, son cristianos. Si aun quedan cerebros capacitados para pensar por sí mismos en las salas de cine de occidente, ésta me parece una magnífica estratagema para hacerlos reaccionar: algo que no cabe en la mente de un yanki -y a este paso, tampoco en la de un español- es que los palestinos a los que asesina Israel a diario no son todos musulmanes y que un cristiano palestino y un musulmán palestino están mucho más próximos por su nacionalidad y la situación de opresión de su pueblo que separados por la diferente confesión religiosa.
No contaré la historia por si alguien la desea ver, pero sí hablaré de su moraleja, que yo, por cierto, no comparto del todo. La enseñanza que se supone debemos extraer al final es que, aunque Estados Unidos sea un país ajeno, necio y prepotente, es un buen lugar para mejorar nuestra vida y que siempre hay un grupo reducido de buenas personas dispuestas a conocernos y a ayudarnos. Digo que no la comparto porque me parece bastante naïf y superficial, aunque debo reconocer que la sensación de buen rollo que te queda después de ver la película y que lo invade todo como las motitas de purpurina de una falsa estrella de Navidad resulta de agradecer con la que está cayendo. Supongo que la búsqueda de esa sensación de "optimismo" dentro de una situación trágica es lo que buscaba transmitir la directora.
En cualquier caso, estos bonitos episodios de buen rollo intercultural se van a tornar imposibles en España. Una madre y un hijo como los de la película no podrían siquiera intentar encontrar ese pequeño grupo de personas dispuestas a tratarlos como seres humanos. Si viajasen para reunirse con su familia serían expulsados de inmediato. en caso contrario, tampoco podrían trabajar en nada a no ser que fuera cobrando en dinero negro. Y, si propuestas como las de los Ayuntamientos de Vic y Torrejón de Ardoz prosperan, tampoco podrán ser empadronados y, con ello, no podrán disfrutar de derechos básicos como son la sanidad o la educación. Y todo apunta a que al final esto va a ponerse en marcha. Ya se ha creado, con una gran inversión en medios de comunicación de masas, el conveniente caldo de cultivo equiparando inmigración con delincuencia y culpando a los inmigrantes del crecimiento del gasto social. Ya está listo el estado de opinión pública necesario para que, venciendo los más elementales reparos éticos, a todos nos parezca normal que este pogromo se ponga en marcha.
En definitiva, me parece que Amerrika es una película algo ingenua -como su protagonista- pero también fresca y humana en la que se agradece que a algunas cosas se las llame por su nombre. Pero ¿qué puede hacer esta gota contra el océano goebbelsiano que se le opone?

viernes, 22 de enero de 2010

Salmón en salsa provenzal.

La salsa que acompaña a este pescado no tiene nada que ver con la que tradicionalmente se llama "provenzal". Pero hace ya mucho que yo la llamo así a causa de la novela en la que encontré esta receta de salsa para pescado. Su autor lo he olvidado. Iba de un asesino y gastrónomo que desarrollaba sus dos aficiones prefridas en esta región francesa. El plato puede acompañarse por una guarnición de verduras, patatas al vapor o espárragos frescos hervidos y alliñados como una ensalada.

Ingredientes, para 2 ó 3 personas:
-1 kg. de salmón en filetes,
-2 chalotas,
-Fumet de pescado,
-Mayonesa,
-Aceite de oliva,
-Harina,
-sal,
-Pimienta,
-Alabahaca,
-Tomillo,
.Orégano,
-Perejil

Modo de elaboración:
En primer lugar salpimentamos y enharinamos los filetes de salmón y los doramos en aceite de oliva. Una vez dorados, resulta muy sencillo despojarlos de la piel y reservarlos.
Después prepararemos la salsa. En una sartén grande pochamos las chalotas muy picadas en un chorro de aceite. Cuando termine este proceso, añadimos la mayonesa y las especias. Removemos la mezcla y añadimos el fumet de pescado y dejamos reducir sin dejar de remover hasta conseguir el espesor deseada. Como siempre digo, el fumet lo podéis preparar simplemente diluyendop pastillas de caldo de pescado en agua caliente. Si queda demasiado líquida, añadimos mayonesa y si espesa demasiado, hacemos lo mismo con el fumet.
Solo nos queda poner el salmón en la salsa, tapar la sartén y esperar hasta que termine de cocinarse a fuego lento. Como los filetes de salmón suelen ser gruesos, el proceso tarda entre 10 y 15 minutos. Y ya tenemos nuestro salmón en salsa.
Buen apetito y cuidado con las espinas.

jueves, 21 de enero de 2010

Oro por euros

"Ganar dinero es tan fácil como jugar a la Lotería." Así comienza un anuncio de Teletienda que ofrece comprar tu oro a cambio de dinero. El proceso es el siguiente:
1. La anciana impotente ante lo exiguo de su pensión, la pareja joven que se ha visto de pronto en el paro, cualquier persona desesperada en definitiva, reúne las pequeñas alhajas recuerdo de la familia y llama a un perito de esta empresa.
2. El perito acude a tu casa y se lleva tus joyitas con la promesa de tasarlas y enviarte el dinero correspondiente en breve plazo.
3. En el mejor de los casos, ya que este trato se convierte en un acto de fe, recuperas una cantidad de dinero muy inferior al valor que, en algún tiempo tuvieron esas pequeñas joyas. Estamos hablando sólo de valor económico, claro.

Porque en esta transacción no se tiene en cuenta el valor sentimental que puede encerrar la pulserita de tu abuela o la alianza de tu padre. En el capitalismo los sentimientos solo sirven como excusa para robar o timar, nunca como límite al robo o al timo. Se trata de recoger las migajas de una vida, en otro tiempo algo más próspera o estable, y pulverizarlas para lograr un lingote de oro. Cada lingote conseguido se forja sobre la angustia y la miseria de decenas de personas que se han visto empujadas a deshacerse de sus recuerdos más queridos por una crísis en la que no han tenido nada que ver.
Los anuncios de Teletienda, con su estética norteamericana tan ajena hasta hace poco a nuestra cultura, mueven una enorme cantidad de dinero. Como diría cualquier patán ejecutivo de cualquier empresa, supone una "nueva línea de negocio todavía poco explorada". Este tipo de venta acude a lo más sórdido, como si se agitaran las aguas fecales de una fosa séptica a la busca de unas monedas. Dando donde más duele, aluden a los supuestos defectos físicos: baja estatura, sobrepeso, vello, etc, o, directamente, como en este caso, a la desesperación ante la ruina económica. No es extraño que, precisamente en atención a su "target", se emita esta bazofia inmoral por las mañanas o las noches, momentos en los que ven la tele los parados, los insomnes, los desestabilizados económica, sentimental o psicológicamente.
Ya se está hablando de fraude en el contrato de Oro por Euros, como si el propio concepto de esta empresa tan modélica no fuese ya fraudulento de por sí. Para empezar, la tasación es muy inferior al precio real del oro. Y para seguir, cambiar dinero por oro es un timo siempre, ideado para abusar de gente ignorante o, la mayoría de las veces, desesperada económicamente. En estos momentos de crisis del sistema capitalista, en los que está a punto de estallar la inmensa burbuja creada por Estados Unidos a base de emitir dólares sin apoyo en riqueza real, el dinero, incluso los bienes inmuebles son un valor absolutamente inseguro. Es el momento de los buitres. Es el momento en que la gente está más desesperada por sobrevivir y el momento en el que la estafa será mayor: te cambio tu oro por este dinero que dentro de poco no valdrá más que para hacer fuego.
Cuando surjan las primeras denuncias firmes, tras varios casos en que el dinero ni siquiera aparece, la Justicia tampoco hará nada, como es habitual -para eso pagan a los jueces. Mientras pasan los meses, alguien dispondrá de numerosos lingotes de oro en la caja de seguridad de algún banco de ese país que prohibe los minaretes. Mientras, miles de pequeñas joyas de familia desaparecerán con todos los recuerdos a ellas asociados. Joyas que han sobrevivido a dos o tres generaciones serán fundidas en un minuto por un cerdo ladrón al que hemos convenido en aplicar el nombre de empresario. Si los pocos euros llegan finalmente a la familia en apuros, éstos le servirán para pagar un mes más la hipoteca al otro cerdo ladrón, al otro honesto empresario que genera riqueza y empleo, según nos dicen en la tele. ¿Y el mes que viene? Quién sabe. De momento esa familia sigue postrada ante el capitalismo... Sin Dios y sin un fusil, ya solo les queda tener fe en el Teletienda y empuñar el mando a distancia.

miércoles, 20 de enero de 2010

Comiendo fuera. Hoy: Aloña-Mendi, en Donostia.

El restaurante Aloña-Mendi responde al modelo de clásico bar de pintxos del centro de Donosti. Se encuentra en la calle Fuenterrabia, más o menos a la altura de la Catedral del Buen Pastor.
Lo que más me gusta de este lugar es la sensación de tranquilidad, familiaridad y limpieza que logra transmitir, a pesar de que se trata de un bar muy concurrido casi a cualquier hora del día. Tampoco es un local especialmente grande, ni la barra de pintxos está especialmente abarrotada de ellos. Pero todos se muestran resplandecientes, recién hechos. En el centro de la barra, sobre todo en temporada, casi siempre encontraremos un magnífico ejemplar de seta que ya nos habla de una de las especialidades de la casa: un frito de seta con jamón y bechamel. Otra delicia es la delicada crêpe de changurro, con una salsa en verdad lograda. La tortilla de patatas, uno de los mejores indicadores del buen hacer de un bar de pintxos, tiene un sabor original y una textura suave.
Pero no solo pintxos ofrece Aloña-Mendi: los platos combinados y raciones también son notables. Destaco los taquitos de bacalao coronados con una abundante viruta de cebolla, los magníficos chipirones en su tinta, de buen tamaño pero nada correosos y el revuelto de hongos, quizá un poco escaso pero muy en su punto. Y, lo mejor para mi gusto, las estupendas anchoas y merluza rebozadas. Están deliciosas.

Pero la clave del éxito de Aloña-Mendi yo diría que es el servicio. La encantadora, discreta, eficiente y amable camarera hace innecesario impacientarse en la barra: por muy lleno que esté el bar, siempre serás atendido rápida y educadamente. Pide que te cocinen a cualquier hora del día. ¿Te apetecen unos chipirones o unos fritos recien hechos a las cinco de la tarde? ¡Sin problema! A pesar del trajín continuo en la cocina el local permanece impoluto y sin olor a fritanga. Hablando de olores, nunca encontrarás esos ambientes cargados propios de locales pequeños y con mucho público; sin embargo permiten fumar lo que a uno le dé la gana -al menos hasta que nuestros queridos gobernantes neoliberales se lo prohiban.
Aunque yo no lo uso, también puede uno pedirse una copa con la seguridad de que se la van a servir tan perfectamente o más que en un pub.
Todas estas ventajas tenían que tener un pero. El mayor defecto que se le puede atribuir a Aloña-Mendi es su elevado precio. Si tomas un pinchito y un vino no se nota, pero si vas con unos amigos de raciones... prepárate para la cuenta, porque va a ser como si hubieséis comido a la carta en un buen restaurante. Un ejemplo: una cazuelita de cuatro chipirones en su tinta -muy buenos eso sí- sale por 12€.

Lo que convierte a este local en un lugar especial, a parte de su exquisito servicio y la buena calidad de su comida, es que es de los que ya empiezan a escasear. En este tiempo los bares tradicionales del centro comercial y financiero de Donostia -por llamarlo de alguna forma- han sido sustituídos por cafeterías clonadas de diseño, atiborradas de gilipollas adheridos a su móvil corporativo. Son bares que pertenecen a cadenas en los que la tortilla de patatas tiene el mismo sabor que el croissant -ninguno-; en los que los camareros, siempre muy guapos y guapas, parecen amargados no se sabe si por sus pésimas condiciones de trabajo o por que quieren ser pijos y no pueden. Comparados con esos bares de terminal de aeropuerto, da gusto sentirse envuelto en el ambiente de un local tradicional de trato humano y en el que las cosas siguen sabiendo a lo que recordábamos que solían saber.

martes, 19 de enero de 2010

De pintxos por Donosti

Los bares de pintxos son sobradamente conocidos y valorados como uno de los mayores atractivos de Donosti. Tradicionalmente, la zona clásica para ir de pintxos ha sido la Parte Vieja pero hoy esta zona ha perdido parte de su encanto a causa de dos lacras: el turismo masivo, por un lado, y los peseteros que quieren hacer dinero fácil y rápido a su costa, por otro.

En estos tiempos, el turista que visite la Parte Vieja en Agosto y pretenda probar las maravillas de las que ha oído hablar o ha leído en las guías gastronómicas se encontrará, la mayoría de las veces, con bares absolutamente abarrotados, en los que, tras unos quince minutos de empujones y alaridos para hacerse oír, podrá conseguir una croqueta vulgar y corriente frita en aceite reutilizado hasta el infinito. Podrá degustar su ardiente y aceitosa croqueta, que deberá sujetar con una servilleta de papel translúcido intentando que no se le caiga ningún trozo a ese oscuro abismo de miles de zapatos en movimiento que le rodean. La servilleta la habrá conseguido extraer del servilletero también con no poco esfuerzo, alargando inimaginablemente el brazo por encima de tres cabezas y un cochecito de bebé. Si es inteligente preferirá salir a la calle con su croqueta en una mano y un txakolí de muy dudosa procedencia en la otra. Allí, un poco más desahogado, observará la bullente vida de la turística callejuela: unos niños berrean jugando al pilla-pilla y él tendrá que esquivarlos. Dos furgonetas intentan pasar a la vez por la estrecha calle -en teoría peatonal- un músico callejero tocará boleros y pasodobles en un Casio y de los cinco o seis andamios que le rodean saldrán todo tipo de ruidos propios de la otra gran base de nuestra economía tras los bares: las obras de lucro privado y fondos públicos. Tras ingerir la delicia gastronómica, empleará otra dosis similar a la primera de gritos, empujones y paciencia para lograr que le cobren el pintxo. El turista observará atónito que por ese precio en su ciudad se puede comer una ración entera de croquetas quizá mejores, sentado y encima te las traen a la mesa.
Escamado por su experiencia, al día siguiente, nuestro turista mirará su guía para gourmets y se decidirá por acudir a uno de esos locales con nombres ridículos tipo "La Bodega del Sumiller", "La Alacena de los Aromas" o "Plétora de Sensaciones." Todos ellos tienen decenas de premios y están regentados por chefs que más que cocineros son músicos, filósofos o pintores que quieren seguir haciendo arte, ahora con los pintxos. Aquí si que suele haber sitio en la barra o incluso en alguna mesa. No está garantizado evitar el griterío, porque los pijos también berrean lo suyo. Los camareros o, mejor dicho, los "asesores", con aspecto y maneras de diseñador de moda, le pondrán un huevo escalfado en un bol tetraédrico y azul con un vino del Penedés llamado "Matiz y Ritmo" con etiqueta diseñada por Tàpies. El precio será similar al de un menu para tres personas en el chino de la esquina.



Cuando vuelva de su periplo, nuestro turista narrará las excelencias gastronómicas de los bares de pintxos de Donosti, porque a nadie le gusta reconocer que en sus vacaciones no se ha divertido y ha gastado dinero tontamente. No vaya a ser que piensen que uno es un agonías. Uno es un cachondo y, además, sabe elegir.

Este panorama tan deprimente no siempre ha sido así. Todavía quedan sitios que conservan algo de lo que un día fue un bar de pintxos. Cada vez menos, es verdad. Y sólo se pueden apreciar acudiendo un día laborable, de invierno, por la mañana, privilegio al alcance de pocos. La mayoría de las veces esos lugares no están en las guías, ni en el Centro o la Parte Vieja, sino en barrios de trabajadores que nunca son visitados por turistas y en los que a veces un camarero amable pero discreto, casi siempre ya entrado en años, te saca un simple bocadillito de tortilla, pero ¡qué bocadillo! Mientras los parroquianos hablan tranquilamente, un almanaque de la Real y un reloj de cuco decoran la pared tras la cual la esposa del camarero cocina, como si fueran para ella, sencillos pero magníficos pintxos donostiarras de toda la vida, sin nombres estúpidos sin platos giratorios o aceitunas fosforescentes...
Asediados por la fritanga y la tontería, dos variantes de un mismo afán, el lucro a toda costa, los bares de pintxos de Donosti se retiran a los suburbios. Mis respetos a los pocos que aun aguantan en pleno centro. Algún día quisiera hablar de ellos.

domingo, 17 de enero de 2010

El vampiro de los pobres.

La enfermedad de Chagas fue descubierta hace ya un siglo por un médico brasileño que le dio nombre. Este mal, que afecta a un 80% de la población guaraní boliviana, se produce por la acción de la vinchuca, una especie de chinche de nombre científico Triatoma Infestans, que chupa la sangre de sus víctimas durante la noche, aplicando previamente un anestésico para evitar que la víctima se despierte. Este bicho en su estadio adulto adquiere el tamaño de una cucaracha y porta en su intestino un parásito que inocula tras la picadura y la succión de sangre. Este parásito se aloja preferentemente en el corazón causando enfermedad crónica y finalmente la muerte de unas 75.000 personas al año. La vinchuca es una especie endémica del Cono Sur, pero su dañina presencia se hace notar hasta en Méjico. La célebre cantautora Mercedes Sosa se cuenta entre sus víctimas.
Es importante remarcar que, a diferencia de las enfermedades transmitidas por mosquitos, el mal de Chagas es mucho más fácil de prevenir con medidas higiénicas elementales. Esta es la razón por la que la mayoría de las víctimas son gente muy pobre. Las vinchucas viven y se reproducen cómodamente entre las grietas de las casuchas de adobe, viviendas míseras en las que las familias viven hacinadas. Bastaría con erradicar el insecto o alejarlo de las zonas habitadas para terminar casi completamente con esta lacra. Sin embargo, la desidia o la oposición directa de los poderosos, empresarios y políticos a su servicio, han conseguido que algo tan sencillo siga sin llevarse a cabo. Los guaranís hablan con razón de un genocidio planificado que aspira a terminar con su nación. La enfermedad crónica impide trabajar y movilizarse a un colectivo que siempre ha resultado incómodo para los conquistadores españoles primero y los explotadores yanquis después.

Pero parece que la situación comienza a cambiar. Merced al gobierno de Evo Morales y a la elección de varios diputados guaranís, comienzan a adoptarse medidas para que no se pierda una generación entera de indígenas con las consecuencias vitales, culturales y sociales que esto conllevaría. La solución no es solo desinfectar las viviendas o construir unas nuevas. Esto solo constituiría un parche. La solución pasa por que la nación guaraní sea dueña al fín de sus innumerables recursos naturales y pueda gestionarlos, reinvertirlos y utilizarlos en su beneficio. Las repugnantes vinchucas, que atacan cobardemente a sus víctimas chupándoles la sangre mientras duermen, anestesiándolas, defecando en la herida y parasitando el corazón no son sino versiones en miniatura y delegadas de las auténticas vinchucas, los capitalistas. No hay mayor nido de triatoma infestans que Wall Street. Un chinche gigante chupa la sangre de un planeta aletargado y defeca en él, se ha alojado en su corazón y terminará por matarlo.
Menos mal que existen personas implicadas en el trabajo científico y médico orientados al bien de la humanidad y no a su explotación. Este es el caso de Pilar Mateo, una doctora en química de Valencia a la que el destino le puso enfrente del exterminio padecido por la población guaraní. Después de varias investigaciones in situ, ha descubierto una pintura insecticida que erradica e impide la reproducción de las vinchucas. Si un golpe de estado de la CIA no lo impide, esto podría significar el fin de este genocidio silencioso.
"El vampiro de los pobres" es un libro escrito por Charo González Casas en el que se narra la peripecia vital de esta mujer. Todos los beneficios recaudados por su venta serán destinados íntegramente a la lucha contra el mal de Chagas.

jueves, 14 de enero de 2010

Haití no es Cuba

De vez en cuando toca hablar de los países olvidados. Suele ocurrir cuando se produce una catástrofe natural o cuando algunos ciudadanos de dichos países, hartos de la explotación y la injerencia occidentales, atentan contra "nuestros intereses". Esta cantinela cínica y perversa se escuchó hace pocos meses hablando de Somalia, se escucha ahora hablando de Yemen y Mali y se escuchará por los siglos de los siglos, cada vez que Estados Unidos y sus lacayos sientan que su maquinaria de explotación y exterminio presenta alguna fisura.
Estados Unidos no está dispuesto a abandonar sus "intereses" a lo largo del mundo y cuando intuye que tal cosa puede suceder, adopta las medidas pertinentes. Es el modo habitual de actuar de la CIA: golpes de Estado, importación de la violencia, organización y subvención de protestas callejeras de una supuesta oposición al gobierno legítimo, bloqueo económico férreo y, si todo esto falla, invasión militar.
Podríamos hablar de Palestina, Sáhara Occidental, Honduras o Argelia pero hoy, merced al terremoto, hablaremos de Haití. Ahora nos toca a escuchar a infinidad de "periodistas" y tertulianos hablar de la pobreza de Haití, sin explicar que no hay pobreza, sólo hay robo. También nos hablan de la "inestabilidad" política, sin explicar que esa inestabilidad ha sido generada por los Estados Unidos, que no aceptan los resultados de las elecciones. Se habla igualmente de la "violencia", como si la violencia fuese algo así como una plaga bíblica surgida de la nada. Pero la violencia la han traído los paramilitares entrenados por USA, que no aceptan la voluntad popular. Nos cuentan que la violencia se produce entre dos grupos políticos. Y se equipara así a los paramilitares que masacran a la población y a los civiles que intentan defenderse.
¿Pero qué interés tiene Estados Unidos en masacrar Haití? Por un lado, un país que se muere de hambre tan cerca de USA es muy adecuado para lograr mano de obra barata, mano de obra capaz de trabajar por un plato de sopa. Y empresas tan entrañables como Disney o Mattel, la que fabrica juguetes para los niños de todo el mundo, encuentran muy rentable producir en este país. Por otro lado, Estados Unidos necesita un país destruído y con un gobierno títere, despojado totalmente de su soberanía, para asegurarse una base de operaciones segura en el Caribe. ¡Cuba y Venezuela están "a tiro", y nunca mejor dicho!
Todo esto es lo que los periodistas-basura y los tertulianos de voz cazallera y moral inexistente ocultan o, sencillamente, ignoran: repiten como una letanía que Haití es el país más pobre de América, como si esta situación fuese culpa de los haitianos o les hubiese tocado en una tómbola. Preguntarse el origen de la pobreza de un individuo o de un país es un principio ético y científico básico. Nadie se limita a hablar hoy día de una epidemia como algo venido de la divinidad. Pero en el 2010, en los sesudos artículos de los politólogos de la prensa de masas, se sigue hablando de la pobreza o de la inestabilidad política como de eventos fortuitos o venidos de una maldición. Uno de esos repugnantes telepredicadores yanquis, que hacen bueno a Rouco Varela, acaba de decir a sus fieles que la culpa de lo de Haití es de un pacto con Satanás.
Ahora, tras un terremoto que en un país en el que los seres humanos tengan valor por sí mismos, apenas habría causado unas pocas víctimas, los yanquis y los europeos mandamos una pizca de lo que robamos, para demostrar lo buenos que somos. Cuba y Venezuela llevan años ayudando a Haití, porque la lacra de Haití no son los terremotos o huracanes sino el imperialismo de Estados Unidos, y ese no dura unas cuantas horas, sino muchos años ya. Pero, claro, de esta ayuda tampoco se habla en los medios..
Yo no espero que lleguen limosnas a Haití. Espero que Obama no consiga en este país, de nuevo, lo que ya ha conseguido en Honduras y lo que pretende conseguir en Irán. Yo espero que un terremoto social recorra toda América y la minoría de gentuza que oprime a millones de seres humanos pague por sus crímenes.

Este documental de producción cubana narra la verdadera historia reciente de Haití, aunque solo llega hasta el 2005. En la actualidad, el país está gobernado por René Preval tras un proceso electoral democrático. Preval, fundador del Partido Esperanza, formó parte del partido Lavalase junto al sacerdote Aristide, que fue depuesto y secuestrado por Estados Unidos cuando ganó las elecciones que, según los planes de Bush, debería haber perdido. Preval había iniciado un tímido acercamiento a Chávez que quizá le hubiese valido otro golpe de estado organizado por Obama al estilo hondureño. El terremoto ha congelado la situación, aunque el suministro de ayuda humanitaria puede constituir también una buena oportunidad para los planes golpistas de Estados Unidos. Ya se sabe que los buitres acuden cuando hay carroña.




miércoles, 13 de enero de 2010

Croquetas de bacalao.

El bacalao es mi relleno de croquetas favorito. Pero, claro está, se pueden preparar con pollo, carne cocida, hongos, queso, verduras y, en general, casi cualquier ingrediente -también valen sobras- que tengamos por casa. Lo principal es conseguir una bechamel delicada, que no sepa a engrudo de harina. No es nada complicado con algunos truquillos. Vamos alla:

Ingredientes:
-1 litro de leche entera,
-150 gr de mantequilla,
-150 gr de harina,
-Sal,
-2 huevos
-Pan rallado
-Pimienta,
-Nuez moscada,
-250 gr de bacalao desmigado y desalado,
-2 chalotas,
-Perejil,
-Aceite de oliva.


Modo de elaboración:
Primero, vamos a preparar el bacalao. Lo desalamos y desmigamos -si viene ya desmigado de la tienda, mejor: encima suele ser más barato. Picamos las chalotas muy finas y las pochamos en aceite y mantequilla hasta que estén tiernas; entonces ponemos aquí el bacalao a sofreír, añadiendo pimienta y un poco de perejil muy picado. El bacalao desmigado se cocina muy pronto, a lo sumo en 5 minutos a fuego lento. Cuando esté cocinado lo reservamos teniendo cuidado de escurrir bien el aceite sobrante.
Y vamos ahora con la bechamel. Derretimos la mantequilla y después agregamos la harina. Para conseguirla sin grumos es imprescindible que no dejemos de remover la mezcla contínuamente. Cuando esté bien mezclada comenzamos a añadir la leche, poco a poco, sin dejar de remover. Llegará un momento en que la leche hierva y se formarán grumos enormes, pero es normal. Seguimos removiendo y añadiendo leche hasta obtener una mezcla cremosa y suelta. No hay que dejarla demasiado espesa, porque luego, al enfriarse, se endurecerá mucho. Al final añadimos sal, una pizca de nuez moscada y el bacalao y lo mezclamos bien. Ya tenemos preparada la masa.
Ahora la colocamos en un plato, cubriéndola con papel film para que no se produzca una costra, y lo guardamos en la nevera el tiempo suficiente para que se endurezca.
Una vez adquirida la consistencia deseada, amasamos las croquetas o bolas ayudándonos con una cuchara y las manos. En cuanto al rebozado, hay varias maneras de hacerlo. Pero para las croquetas nos interesa una capa resistente, que impida que se rompan mientras se fríen. Para ello, pasaremos las croquetas por pan rallado, huevo batido y, de nuevo, por pan rallado.
Solo nos queda freirlas en aceite abundante y muy caliente, dándoles la vuelta. Al sacarlas de la sartén, no os olvidéis depositarlas en un papel absorbente antes de presentarlas en el plato, para evitar que queden aceitosas.
Buen apetito.

lunes, 11 de enero de 2010

Munilla Invertido


Había una vez en Palencia un obispo llamado Munilla al que sus fieles tenían en gran estima: era un hombre sabio y valiente que curaba a los invertidos de su enfermedad, azotaba con el látigo a las malas mujeres que mataban a sus retoños e, incluso ocupándose de asuntos que ni siquiera eran propios de su cargo, velaba por la unidad de España con mayor dedicación y amor que la de muchos políticos que se llaman españoles.
Por desgracia, y a pesar de sus oraciones, la degradación del país en el que vivía y de la Iglesia a la que servía avanzaba cada día: desde que Leonardo Boff fuera elegido papa por una curia vaticana infiltrada de marxistas y enemigos de la verdadera Fe, el buen pastor Munilla había sido objeto de permanente censura y persecución, pues era de los pocos que aun se atrevía a predicar el Evangelio. Para colmo, la Conferencia Episcopal Española presidida por el franciscano Joxe Arregi, lo sometia a un intenso espionaje, sin duda siguiendo consignas directas del Gobierno de la República, que la financiaba con fondos públicos. Este gobierno, tras la ilegalización del PP por el juez de la Audiencia Nacional, Íñigo Iruin, estaba formado por la coalición de Batasuna y Partido Comunista de los Pueblos de España que, de esta forma, se habían hecho fraudulentamente con el poder.
Un día, cansado y ya anciano, el buen obispo Munilla, al que día sí día no los medios de comunicación tildaban de nazi, de intolerante y homófobo, debió pasar al retiro con gran pena de la feligresía y los curas palentinos que, como lo conocían, sabían que todo aquello eran calumnias. Entonces un párroco de Oiartzun, antiguo miembro de SEGI, para sorpresa e indignación de los palentinos, fue nombrado directamente por Leonardo Boff, el papa Lenin I, como sucesor en la sede de la diócesis palentina del buen Munilla. Para colmo de males este monseñor Uriarte había sido envíado por Joxe Arregi a la parroquia de San Miguel Arcángel de Aguilar de Campoo, desde la cual desobedecía sistemáticamente las indicaciones pastorales de su obispo y espiaba y enviaba informes a Madrid sobre párrocos considerados por él "peligrosos", especialmente los relacionados con el Opus Dei.
El día de la toma de posesión de Uriarte en la catedral de Palencia fue muy triste para los palentinos, la mayoría de los cuales prefirió no acudir al acto. Muchos de ellos se preguntaron, entristecidos, si merecía la pena acudir a una misa oficiada por un enemigo declarado de la Iglesia y de su nación. Sin embargo, y ante el vacío que preveian, Batasuna, los comunistas, la Conferencia Episcopal y el propio Uriarte se ocuparon en fletar decenas de autobuses desde las Herriko Tabernas de toda Euskadi. También acudieron miles de sarasas y desviadas, comunistas enarbolando sus banderas y, cómo no, toda la caterva de insidiosos enemigos de la Iglesia: allí estaban Jon Sobrino, que voló expresamente desde El Salvador para el acto, Pagola, Castillo, Tamayo... ¡hasta a Puente-Ojea se le vio comulgando! ¡Qué vergüenza!

Solo unos cuantos palentinos, obligados a situarse en un lateral sombrío de la catedral, con las banderas españolas y el himno de cristo Rey, se atrevieron a denunciar la injusticia, ante los insultos de todos aquellos que habían venido de fuera y la vigilancia de los efectivos de la Guardia Revolucionaria, armada hasta los dientes.

El buen Munilla, a pesar de todo, felicitó a Uriarte y le ofreció humildemente su ayuda, si es que la necesitaba.
En una librería situada a la sombra de la catedral palentina, se retiraron del escaparate los libros de aquel buen papa Ratzinger por miedo a las represalias de Uriarte y sus seguidores.
A partir de ese día, los cristianos volvieron a las catacumbas.

Más información, aquí.

sábado, 9 de enero de 2010

Hablando de los FIES.

Cuando una persona es condenada por el aparato judicial e ingresa en una cárcel, sea culpable o inocente, penetra en un espacio de impunidad y penumbra en el que la única ley es la autoridad que ejercen sus carceleros. Si a los "buenos ciudadanos" dotados de todos nuestros derechos constitucionales se nos trata como ganado en los aeropuertos, la sanidad pública o la banca ¿qué pensamos que puede sucederles a los presos tras esos muros de hormigón y de silencio no solo privativos de libertad, sino de casi cualquier otro derecho?
Los FIES (Ficheros de Internos de Especial Seguimiento) existen en las cárceles españolas desde 1991, época en la que gobernaba la supuesta izquierda socialista. En teoría, el régimen de internamiento carcelario contempla dos sistemas: el régimen cerrado y el de seguridad; pero, en la práctica, con los FIES, se dispone de un regimen más: un régimen de tortura alegal que constituye un método de aniquilamiento físico y psíquico para los presos. Existen cinco tipos de FIES divididos, básicamente, entre los que aislan para proteger y los que aislan para torturar.
Los primeros van dirigidos a los ladrones de guante blanco y miembros de los cuerpos y fuerzas de seguridad del estado para prevenir las posibles represalias por parte del resto de los reclusos. Los segundos suponen una forma de tortura sistemática y casi siempre se aplican a los presos combativos que se atreven a pensar por ellos mismos. Es obvio que en el primer grupo se incluyen violadores, chivatos, policías, estafadores glamourosos, asesinos a sueldo del estado y demas VIPs que gozan de un sistema carcelario pleno de privilegios y manga ancha y que el segundo engloba a los presos políticos y comunes que suponen una amenaza al sistema carcelario, no por su "peligrosidad" -como se pretende hacer creer- sino por su carácter de reclusos concienciados que intentan hacer valer sus derechos humanos, independientemente del delito que hayan cometido o por el que hayan sido condenados -que no siempre tienen por qué coincidir.
Por su especial gravedad, me centraré en el FIES 1, pues éste es el sistema más inhumano de todos. Los presos permanecen interminables periodos encerrados en celdas exiguas durante 20 horas al día, aislados totalmente del resto del mundo. Incluso durante las 4 horas de patio a las que tienen derecho, continúan sometidos a estrecho seguimiento mediante sistemas de grabación acústica y de vídeo, a pesar de lo cual en ningún momento se encuentran físicamente separados de sus carceleros. Las celdas en las que permanecen todo el resto del día suelen ser cubículos de hormigón y hierro: hasta la cama es de hormigón. Las puertas y ventanas están dotadas de un sistema que les impide tener contacto con el exterior aún a través de las rejas de ese reducto infamante. Los FIES 1 tienen derecho a un par de llamadas telefónicas semanales de 5 minutos de duración que pierden cuando se establece una comunicación con un visitante. Los vis a vis, una vez más incumpliendo las leyes, se conceden al antojo de los funcionarios de prisiones. La correspondencia personal suele ser revisada, censurada y, en muchas ocasiones, desviada o devuelta con el sello de "no se ha encontrado destinatario" ¿Quién vela por ti en estas condiciones propias de Guantánamo? ¿Quién te defenderá de las palizas y coacciones en este espacio de impunidad?
No sé si queda alguien en este momento que crea que la reclusión tiene como fin la reinserción del preso. La Constitución Española, cuyo nombre tanto se invoca para reprimir y apalizar y cuyo articulado se incumple con la connivencia de nuestros órganos supremos legislativos, que la "interpretan" hasta vaciarla de cualquier contenido normativo real, dice que "el fin de la pena privativa de libertad es la reeducación y la reinserción social." Me pregunto qué tipo de reeducación y de reinserción social cabe esperar de un FIES 1. Por increíble que parezca, los FIES de los que hablamos fueron declarados ilegales hace años según Autos de la AP 5ª Madrid 503/1998 de 6 de mayo y 92/1999 de 28 de enero.

A la vista está que existen dos tipos de justicia: la de los grandes estafadores que expolian millones de euros y se pasean en libertad por televisiones y revistas contándonos su triste historia y la del camello, ladrón o revolucionario que se pudre en la cárcel con condenas tan abusivas como injustas. El sistema carcelario, como la sociedad extramuros, premia el "buen comportamiento", es decir, la sumisión y el chivatazo y castiga la rebeldía y el pensamiento crítico. ¿Qué clase de personas son castigadas en las prisiones de un mundo malvado y corrupto? No "portarse bien",rebelarse, está muy castigado en las empresas, en los periódicos y hasta en las familias, pero en un FIES 1 el castigo suele ser definitivo: quien consigue salir, suele hacerlo destrozado siempre a nivel psíquico y casi siempre a nivel físico. Quizá convendría aclarar que los FIES surgen tras una serie de innumerables motines producidos en los ochenta en los que los presos, engañados ellos también por la propaganda del cambio democrático, intentan hacer valer el famoso artículo de la Sagrada Constitución y todos los derechos que, en teoría, ahora ya poseían. Y es que esos derechos eran incumplidos tan sistemáticamente como en época franquista.
Los FIES fue la forma que encontró el gobierno de Felipe González de "hacer valer la legalidad vigente" -entiéndase: no la legalidad muerta de los Códigos, sino la realmente vigente en el presidio.
La exitosa y previsiblemente premiada película "Celda 211", basada en la novela homónima, independientemente de algunos cobardes seguidismos ideológicos, refleja bien las condiciones vitales de estos presos en régimen de aislamiento. Encerrarte solo en una celda minúscula sin libros, papel y lápiz, radio o internet puede acabar volviéndote loco. Y, para los locos, nada como los sedantes y tranquilizantes y la droga que corre con más fluidez que en las calles para distraer, anestesiar y manipular aun más a los reclusos. Lo que me ha gustado de la peli es cómo enseña cuán delgada es la línea que separa a un "hombre de bien", es decir, del lado del sistema, y a un "criminal sin derechos". Cuán delgada y qué fácilmente puede ser cruzada si las circunstancias o el propio sistema así lo desean. En ocasiones es una cuestión ideológica -pues mucha gente se cree eso de que cualquier idea puede defenderse pacíficamente en este país. Otras, como en el film, es una experiencia personal.
Adjunto la entrevista realizada en 2001 a Laudelino Iglesias en la que el relato de su experiencia personal, nos parece el de un regresado del infierno, de un infierno que está a las afueras de nuestras ciudades y que financiamos con nuestros cívicos y constitucionales impuestos.

miércoles, 6 de enero de 2010

Albóndigas con patatas en salsa de Cabrales.

Esta receta es muy sabrosa y rápida de preparar. Si no encontramos queso de Cabrales, podemos sustituirlo por Roquefort, aunque, desde luego, no es lo mismo. El queso de Cabrales es un queso de tipo azul, de sabor y olor intensos.

Su nombre procede del precioso concejo de Asturias en el que se elabora. El auténtico queso de Cabrales se cura en las múltiples cuevas de los Picos de Europa, las mismas en las que a veces se encuentran pinturas rupestres de 15 ó 20.000 años de antigüedad. Suele conservarse y presentarse protegido con hojas de arce.

Ingredientes para 4 personas:
-1 kg de carne picada de ternera,
-5 patatas medianas,
-300 gr de queso de Cabrales o Roquefort,
-Leche,
-Nata,
-Sal,
-Aceite de oliva,
-Harina,
-Perejil,
-2 huevos,
-Albahaca,
-Nuez moscada.

Modo de elaboración:
Comenzaremos preparando las albóndigas. Para ello, mezclaremos con la carne cruda perejil muy picado, sal y dos huevos batidos hasta obtener una masa bien compacta. Acto seguido, formaremos bolas amasándolas con las manos, del temaño de nuestro gusto y después las pasamos por harina.
Cuando tengamos las albóndigas amasadas, las freiremos en aceite abundante y caliente. Después, las reservamos.
Ahora vamos con las patatas. Las pelamos y cortamos en forma de dados y las freímos aprovechando el mismo aceite en el que hemos frito las albóndigas. Aparte del ahorro, los restos de harina, proporcionarán a las patatas una especie de costra crujiente muy apetitosa. Cuando estén fritas, albóndigas y patatas, las colocamos sobre un papel de cocina para que pierdan el máximo de aceite posible. Salamos las patatas y las reservamos.
Llega por fín el momento de elaborar la salsa. En un cazo fundimos el queso con un poco de nata. Cuando esté caliente vamos añadiendo leche hasta conseguir la total disolución del queso y una textura cremosa. Si la salsa espesa demasiado, la corregimos con leche.
Cuando la salsa esé ya casi a punto, añadimos una pastilla de caldo de verdura disuelta en una cantidad de leche lo más reducida posible. Agregamos un poco albahaca nuez moscada. Lo más adecuado es añadir un pellizco de cada, añadiendo algo más de la última porque dulcifica el sabor fuerte del queso.
Solo nos queda introducir las albóndigas y las patatas en la salsa un par de minutos, remover con una cuchara de palo para que se empapen bien y ya tenemos nuestro plato ideal para niños y adolescentes eternos.
Buen provecho.

lunes, 4 de enero de 2010

Miss SinTecho

El mundo de las modelos es muy bonito y no digamos el de las misses. Está compuesto de cosméticos caros, trajes de alta costura y dietas hipocalóricas que consiguen otorgarles ese aire andrógino y desvaído que tanto gusta a los diseñadores de moda, en su mayoría gays. Bueno, también están las "agotadoras" sesiones de fotografía -ahora ya menos gracias al PhotoShop- y las apariciones en fiestas de revistas de moda, promociones de productos de perfumería, actos "solidarios", etc. Vamos, que apenas disponen de tiempo para relacionarse con esos empresarios tan maduros y selfmade que las pretenden, las invitan a "no-cenar" y a broncearse en sus yates. Sé que generalizar puede ser injusto, pero mis afirmaciones creo que pueden considerarse como estadísticamente correctas.
Ahora bien, ¿qué ocurre cuando a una de estas cabecitas enlacadas les da por pensar? Pues, por ejemplo, lo que ha ocurrido en Bélgica. Es cierto que, debido al revuelo mediático organizado, el certamen de Miss SinTecho no se va a repetir, pero creo que vale la pena referirme a esta noticia.
En efecto, la modelo belga Aline Duportail se puso a pensar cómo arreglar un poquito el mundo y tuvo la genial idea de recoger a varias indigentes de la calle y organizar su propio concurso de miss. Su madre, lejos de quitarle la idea de la cabeza o darle una bofetada para que espabilara, la secundó entusiastamente con el apoyo logístico de su asociación. En este tragicómico espectáculo participó también una red de tiemdas de segunda mano parecida a nuestra Traperos de Emaús, llamada Televil. También colaboraron económicamente diversos negocios locales -pequeños y grandes- que esponsorizaron la ocurrencia.
Lo mejor de todo es el premio a la ganadora: un año de alojamiento gratis.
Así que, las indigentes fueron aseadas, vestidas y maquilladas y desfilaron durante 5 veces hasta obtener su corona. Qué tiempos estos en los que la dignidad de una mujer vale lo que cuesta un año de alquiler. El concurso lo ganó una sintecho de 58 años que, imagino que a la tranquilidad de dormir caliente un año, sumó la vana ilusión de sentirse un ser normal e integrado en la sociedad aunque sea de esta forma circense.

Madre Coraje y su hija ya habían fomentado el año pasado otra iniciativa tan "original" como la elaboración de un calendario de sintecho desnudos, con una performance igualmente nudista por Bruselas, en la que lo épatant consistía en ver juntos el bello y joven cuerpo de la modelo junto a los viejos y maltratados de los sintecho.

Quedo a la espera de la próxima idea salvadora de este simpático dúo que, con los tiempos que corren, no me extrañaría que llegasen a presidentas del gobierno belga.
A todo esto, y viendo las fotos del solidario evento siempre, me he preguntado lo mismo: ¿por qué razón a una mujer fea no se le permite presentarse a un concurso de Miss pero a una modelo tontaina se le ofrece una tribuna para expresar sus profundos pensamientos e incluso escribir columnas en los diarios? Supongo que tiene que ver con los malos tiempos que corre la cultura en nuestro mundo, pero también con este problema radical: con un simple vistazo, divergencias subjetivas aparte, se sabe si alguien es guapo o no. Detectar la belleza o fealdad física es un acto casi inmediato, apto para cualquiera. Pero para apreciar la inteligencia es imprescindible ser inteligente. En fín, esto da para otro post. En el de hoy solo quiero hacer uso de mi paralelismo favorito para terminar. Imaginaos un concurso de Miss Auschwitz: la más guapa no será envíada a la cámara de gas hasta el próximo año. Qué hermosa iniciativa hubiera sido ¿verdad? No propongo lo de posar desnudos, porque he visto fotos de Auschwitz y, por lo visto, eso ya lo hicieron.